Edición Impresa

El referéndum independentista escocés también se libra entre las celebridades

En el lado del “sí” está James Bond y del “no” está Harry Potter. El ex agente 007 Sean Connery ha sido desde hace años un nacionalista escocés, pero desde su casa en Bahamas.

Domingo 14 de Septiembre de 2014

El referéndum de Escocia también se libra entre los famosos La corriente independentista en Escocia ha llevado a opiniones encontradas. En el lado del “sí” está James Bond y del “no” está Harry Potter. El ex agente 007 Sean Connery ha sido desde hace años un nacionalista escocés, pero desde su casa en Bahamas. Este año apoyó la iniciativa, señalando que el pueblo de Escocia es el “mejor guardián de su propio futuro”. “Como muchos escoceses en el extranjero, estoy deseando regresar a una Escocia independiente. Emocionalmente, nunca me he marchado”, comentó el actor de 76 años. En la otra esquina está J.K. Rowling, quien creó a su joven mago desde Edimburgo. Cuando dijo que la independencia podría ser “un gran error histórico” y apoyó su opinión con un millón de libras esterlinas (1,6 millón de dólares) para la campaña por el “no”, le hizo sentir un frío parecido al de los Dementores a los proindependentistas. “Mis dudas en abrazar la independencia no tienen que ver con la falta de fe en el admirable pueblo de Escocia y sus logros. Lo que ocurre es que cuanto más escucho a los partidarios del “sí”, más me preocupa la minimización e incluso la negación de los riesgos que rodean la independencia”.

   Connery y Rowling son algunas de las múltiples estrellas que han expresado públicamente su postura sobre la independencia antes del referéndum del 18 de septiembre, aunque según expertos su influencia en el resultado puede ser limitada.

   Entre las celebridades independentistas están los miembros de la banda Franz Ferdinand y el autor de “Trainspotting” Irvine Welsh, quien dijo con humor que “la Unión (británica) es la forma en la que la naturaleza impidió que los escoceses de apoderaran del mundo”.

   Gerard Butler también se manifestó por la secesión. “No veo ninguna razón por la cual Escocia no deba ser independiente”, dijo. Alan Cumming, quien interpreta al experto en relaciones públicas Eli Gold en “The Good Wife”, viajó de sus funciones en Broadway en “Cabaret” esta semana para apoyar la campaña independentista. “Es un momento histórico. Tenemos la oportunidad de definir nuestro propio destino con nuestras manos”, dijo Cumming.

   Otras estrellas han dicho que Escocia y el resto del Reino Unido están, según las palabras de la campaña contra la independencia, “mejor juntos”. El actor Mike Myers, que encarna al superagente británico Austin Powers y presta su voz a Shrek, el ogro escocés de los dibujos animados, dijo querer que Escocia siga en el Reino Unido. El actor canadiense, de padres ingleses, dijo: “Amo Escocia, espero que sigan siendo parte del Reino Unido. Y si no, seguiré amándolos”.

   La cantante Susan Boyle dijo que votará por el “no”: “Hemos podido mantener nuestro orgullo escocés siendo parte de Gran Bretaña”. El ex técnico del Manchester United Alex Ferguson, el entrenador más exitoso de Gran Bretaña, dijo que los escoceses como él que viven en Inglaterra “no viven en un país extranjero, simplemente estamos en otra parte de lo que es la familia del Reino Unido”.

   El sociólogo Ellis Cashmore, autor del libro “Celebrity Culture”, apuntó que las opiniones de los famosos tendrán un impacto nulo en el resultado del referendo, que según sondeos estará demasiado reñido. “Las celebridades son más efectivas para influir en la gente cuando el tema central no es muy importante”, dijo al citar las campañas de Bono de U2 y Chris Martin de Coldplay para crear consciencia sobre el hambre y los conflictos en los países en desarrollo.

   Más allá de la lista de celebridades, la campaña ha expuesto la división cultural entre Escocia y Gran Bretaña. La idea de una nueva nación, libre de la sombra de Inglaterra, tiene mucho atractivo entre los artistas y la independencia tiene un gran apoyo, aunque no unánime, entre la comunidad creativa de Escocia. Más de 1.300 escritores escoceses, músicos y artistas firmaron una carta sosteniendo que la independencia liberará la fuerza creativa. “Estamos votando que sí porque imaginamosdo un mejor país. Ahora queremos construirlo”.

   En los círculos artísticos e intelectuales de Gran Bretaña, el patriotismo ha sido considerado anticuado desde hace mucho. Pero la idea de la separación ha despertado el afecto por el Reino Unido, constituido por Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte. La campaña de “quedémonos juntos” y ha sumado a numerosas estrellas como Mick Jagger, Paul McCartney, Simon Cowell, Judi Dench, Helena Bonham Carter y Patrick Stewart, quienes firmaron una carta abierta y afirman “que lo que nos une es mucho más fuerte que lo que nos divide”. David Bowie —un inglés que vive en Nueva York— tuvo una idea similar al enviar un mensaje en los premios musicales Brit: “Scotland, quédense con nosotros”. Y la actriz londinense Emma Thomson se preguntó con escepticismo, “¿por qué molestarse en crear una nueva frontera?”. También hay quien se guardaron su opinión. El tenista Andy Murray y el escritor Ian Rankin rechazaron decir a quién apoyan.
El referéndum independentista escocés también se libra entre las celebridades

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario