Edición Impresa

El régimen sirio desafía a la ONU y exige condiciones para un alto el fuego

El gobierno pide "garantías por escrito" de que la oposición pondrá fin a todo tipo de violencia. Esta demanda termina por hundir el esperado cese de las hostilidades previsto para mañana.

Lunes 09 de Abril de 2012

Damasco.- Siria demandó ayer "garantías por escrito" de que los insurgentes dejarán de combatir antes de retirar sus tropas de las ciudades bajo un plan de paz impulsado por Naciones Unidas. Esta exigencia termina por hundir la entrada en vigor del alto el fuego acordado por el presidente sirio, Bashar Assad, con el enviado especial de la ONU y la Liga Arabe, Kofi Annan. El esperado cese de las hostilidades estaba programado para mañana.

La escalada de la violencia en Siria ya había generado cuestionamientos sobre un alto el fuego. Activistas de la oposición dijeron que decenas de personas resultaron muertas o heridas ayer, cuando fuerzas leales al presidente Assad bombardearon una zona controlada por insurgentes cerca de la frontera con Turquía.

Kofi Annan -que busca poner fin a un conflicto que ha dejado más de 9.000 muertos en el último año- dijo que los últimos actos de violencia violaban las garantías otorgadas por él y que Damasco tenía que cumplir con sus promesas.

El acuerdo en el que medió Annan insta a Siria a comenzar mañana la retirada de sus tropas del interior y alrededor de las ciudades y poblaciones, para dar paso a una tregua que comenzaría 48 horas más tarde.

Aunque enfatizó que eso sucedería, el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores sirio, Jihad Makdissi, dijo ayer en un comunicado que Siria también quería garantías por escrito.

"Siria tiene un plan de retirada ya en vigor y que está siendo aplicado, pero completarlo y conseguir el objetivo principal definitivamente requeriría las garantías de la otra parte y de los que los apoyan para obedecer los términos de la calma", indicó. El funcionario también dijo que su país había solicitado garantías de que los gobiernos de Qatar, Arabia Saudita y Turquía detendrán la supuesta financiación a grupos armados.

"Atrocidades". Annan no hizo referencia de forma específica a las nuevas demandas sirias en un comunicado emitido desde su oficina en Ginebra. El ex secretario general de Naciones Unidas expresó su conmoción ante "el incremento de la violencia y las atrocidades". Ambas partes en el conflicto se han acusado mutuamente de intensificar los ataques en los días previos al inicio de la tregua.

"Conforme nos acercamos al plazo límite del martes 10 de abril, recuerdo al gobierno sirio la necesidad de aplicar totalmente sus compromisos y hacer hincapié en que la escalada actual de la violencia es inaceptable", declaró Annan.

Por su parte, el jefe del ejército Siria Libre (FSA, por sus siglas en inglés), Riad Asaad, aseguró ayer que "el régimen no implementará este plan (de paz). Este plan fracasará".

Asaad afirmó que a su grupo no se le había solicitado entregar garantías por escrito de que detendría sus ataques. "Nosotros hemos dado nuestra palabra de que si el régimen cumple con el plan entonces nosotros también lo haremos. Somos honestos", declaró. "Nadie nos ha pedido nada por escrito. Nadie discutió con nosotros la entrega de nuestras armas. Nunca entregaremos nuestras armas", señaló.

Compromiso con la fecha. El coronel Qassem Saad al Deen, portavoz del comando conjunto del FSA, aseguró que los rebeldes respetarían el plazo fijado para el plan de paz. "Nos comprometeremos con la fecha incluso si no retiran (las fuerzas), haremos un alto el fuego como le prometimos a la ONU", dijo Deen. "Pero si ellos (las fuerzas sirias) disparan, tomaremos las armas nuevamente y los combatiremos", agregó.

El portavoz rebelde también sostuvo que al menos 1.000 personas murieron durante los actos de violencia la última semana. La mayoría de las víctimas son civiles.

En tanto, decenas de personas murieron y resultaron heridas ayer cuando los tanques de Assad atacaron una zona en la provincia rebelde de Idlib, cerca de la frontera con Turquía, según dijeron activistas de la oposición. "El ejército está atacando Al Rouge con tanques y hay helicópteros lanzando cohetes en Al Bashiriya. Decenas de personas han caído muertas o heridas, pero no podemos llegar a ellos porque el bombardeo es muy intenso", dijo el activista Mahmud Ali a la agencia Reuters.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario