Edición Impresa

El régimen sirio cometió una brutal masacre contra mujeres y niños

Fuerzas leales al gobierno de Bashar Assad asesinaron a 57 civiles en la castigada ciudad de Homs. La oposición pidió una intervención militar internacional “urgente” para frenar la violencia en el país.

Martes 13 de Marzo de 2012

Beirut/Damasco.- Decenas de civiles fueron asesinados a sangre fría en la ciudad siria de Homs, en una nueva masacre cometida por el régimen del presidente Bashar Assad. Según denunciaron activistas de la oposición, las fuerzas de seguridad sirias mataron a 57 personas, la mayoría mujeres y niños, en la central provincia de Homs.

"La mayoría de los cadáveres tenían signos de tortura, algunos fueron quemados vivos y otros masacrados con cuchillos", dijo el activista Omar Homsi. De acuerdo a la información, eran 28 mujeres, 23 niños y seis hombres. Tras conocerse la noticia, el opositor Consejo Nacional Sirio reclamó ayer una intervención militar internacional "urgente" para frenar la violencia en el país.

La matanza tuvo lugar en el barrio de Karam al Zeitun, objetivo de fuertes ataques de artillería en la tarde-noche del domingo, ya que rebeldes del opositor Ejército Libre de Siria se ocultan en el área.

La prensa estatal siria, que por lo general ignora las denuncias de los activistas, confirmó las muertes de los civiles, pero las atribuyó a "terroristas armados", como suele llamar a quienes se encuentran detrás de los levantamientos en contra del gobierno de Assad.

Chicos degollados. Un trabajador médico en Homs, que realiza sus tareas en el barrio rebelde de Khalidiya, dijo que muchas de las víctimas fueron apuñaladas con cuchillos y parecía que algunas mujeres habían sido violadas.

"Recibimos los cuerpos en dos tandas. Intentamos ver si había sobrevivientes pero estaban todos muertos", dijo el trabajador, quien dijo llamarse Yazan. "Vi dos mujeres que fueron violadas, una tenía unos 12 ó 13 años. Estaba cubierta de sangre y sin ropa interior. Una de las mujeres había sido estrangulada, tenía moretones en su cuello. Algunos de los cuerpos que vi, en particular los niños, estaban degollados", añadió.

Disparos en la noche. Activistas contactados en Homs acusaron a milicianos alauíes leales a Assad -llamados "shabbiha"- de llevar adelante las matanzas protegidos por las fuerzas militares sirias.

Waleed Fares, un activista del distrito Khalidiya de Homs, que está a cerca de un kilómetro de Karam al Zeitun, contó que entre 30 y 40 tanques llegaron a ese barrio el domingo por la noche. "Sabemos que cuatro familias fueron asesinadas por los shabbiha", indicó a la agencia Reuters vía Skype, agregando que las víctimas pertenecían a la mayoría musulmana sunita de Siria. "Esto está tranquilo ahora, pero estuve escuchando disparos toda la noche", agregó.

Las restricciones del gobierno sirio hacen muy difícil la verificación de los reportes de las autoridades y sus oponentes desde que el levantamiento contra el presidente Assad comenzó hace un año.

Homs es la ciudad siria más asolada por la violencia desde el inicio de la revuelta. Diversos sectores de Homs, como Karam al Zeitun -donde fueron asesinados los civiles- eran controlados por los rebeldes, pero a principios de este mes fueron recuperados por las fuerzas del gobierno.

Mientras la violencia no cesa, el opositor Consejo Nacional Sirio emitió ayer un comunicado reclamando "una urgente intervención militar internacional y árabe en Siria". También llamó al Consejo de Seguridad de la ONU a una reunión de emergencia tras conocerse la noticia de las muertes en Homs (ver aparte). "Llamamos a la ONU a mantener un encuentro de emergencia de inmediato. Es una masacre que está documentada con nombres e identidades", dijo Walid al Buni, miembro del Consejo. "La comunidad internacional no puede seguir callada", afirmó.

Por su parte, Rami Abdul Rahman, líder del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con base en Londres, pidió la formación de un comité de la ONU para investigar la violencia en Homs.

Más muertes. La oposición siria también aseguró ayer que otros 24 civiles murieron durante la noche del domingo cuando intentaban abandonar la ciudad de Idlib.

En la ciudad rebelde de Derá, en el sur, un coche bomba activado fuera de una escuela de niñas causó la muerte de una alumna y heridas a otras 25, dijo el activista de la oposición Maher Abdelhaq, agregando que estudiantes del colegio habían participado en protestas contra Assad.

Estas muertes se conocen después de que el enviado especial de la ONU y la Liga Arabe, Kofi Annan, visitara Damasco y se reuniera con Assad. Los observadores señalaron que Annan no logró vencer la negativa del régimen y la oposición para iniciar conversaciones. La ONU asegura que en lo que va del conflicto han muerto más de 7.500 personas, entre ellas 500 niños.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario