Política

El raid mediático de Macri presiona al ala dialoguista de Cambiemos y le dio un respiro al gobierno

La reaparición pública del ex presidente genera interrogantes sobre su futuro político y el de su coalición. El oficialismo busca recuperar la agenda

Domingo 18 de Octubre de 2020

El raid mediático que comenzó Mauricio Macri tras el banderazo del lunes generó efectos tanto en la oposición como en el oficialismo. La administración de Alberto Fernández sigue corriendo de atrás a la realidad pero la reaparición del ex presidente le dio un respiro. Al menos provisorio, hasta el relanzamiento de ayer en la sede de la CGT.

Como viene sucediendo desde hace varios meses, la protesta opositora sigue religiosamente el calendario de feriados. También se sostienen consignas variopintas, que convergen en la crítica al gobierno nacional.

Sin embargo, algunos especialistas encontraron algunas novedades. Por ejemplo, que Elisa Carrió se haya despegado de la movida. “Está marcando el riesgo de que estas marchas sean para Juntos por el Cambio una suerte de calentar el agua para que el mate se lo tomen otros, la antipolítica y la derecha pura y dura”, señala el consultor Gustavo Marangoni.

En este marco, el momento que eligió Macri para volver a escena —con una serie de entrevistas bastante amigables— no parece casual.

“Macri volvió peor”, sostiene Paula Canelo, directora del Centro de Investigación para los Trabajadores, Conicet-Umet. “Se advierte una clara pérdida del élan (aura política) que supo tener en 2015 y hasta 2017 por lo menos, y que recuperó un poco en lo que él recuerda en la entrevista con Morales Solá como las ‘30 marchas’ de la campaña 2019 —dijo la también investigadora del Conicet—. Del estilo de Macri persisten por lo menos tres elementos: la ajenidad sobre las consecuencias de su acción, en parte un atributo de su pertenencia de clase, la ortopedia moral como solución a los problemas de una sociedad ‘desviada’ por el populismo; postularse como un objeto aspiracional para la sociedad”.

Para el politólogo Lucio Guberman, el ex mandatario profundizó la línea que venía sosteniendo, basada en contraposiciones: entre la luz y la oscuridad, la racionalidad y la irracionalidad. “Macri dinamita todos los puentes y vuelve a una convicción del establishment más gorila, que el problema argentino es el peronismo”, indica el consultor.

Según Marangoni el ex jefe de gobierno porteño conserva un capital no desdeñable: sigue representando simbólicamente a los sectores antioficialistas más duros. “En ese sentido, tiene enfrente una travesía similar a la de Cristina entre 2016 y 2017, apostando fuerte al fracaso de lo que está en curso y buscando que sin él no se pueda”, compara el director de la consultora M&R Asociados.

Halcones y palomas

La pregunta es si la reaparición del ex jefe de Estado complica la situación en Juntos por el Cambio, donde duros y blandos sostienen una tensa convivencia.

Los halcones buscan capitalizar el malestar creciente con el gobierno. Las palomas, explotar la gestión de la crisis y corporizar la demanda mayoritaria de liderazgos moderados.

El consultor Carlos Fara evalúa que Macri está tratando de volver en un rol más ecuménico, pero es notorio que le tira la posición confrontativa. “Se combinan tres elementos —observa el titular de Carlos Fara & asociados—. Primero, lo atacan, él se defiende, y es lógico que se vuelva más halcón que paloma. En segundo lugar, están las situaciones judiciales, que forman parte de la cuestión política. Y en tercer lugar, es lógico que para cobrar protagonismo él endureciera su discurso; no puede volver sólo como un ex presidente que hace declaraciones”.

Por el contrario, para Canelo la vuelta de Macri y los banderazos no sólo no complican los planes del otro ala de la oposición, sino que los favorecen. De todos modos, advierte, para las elecciones falta mucho. “Esa oposición se organizará, probablemente, recién cuándo vea cómo le va al gobierno con la pandemia y la economía”, afirma la también docente de la UBA.

¿Y el gobierno, qué? Desde el lunes Fernández y su gabinete entraron en el golpe por golpe. Igual que un boxeador que cree enfrentar al oponente ideal. Sin embargo, la táctica de oposición de la oposición es un recurso que, eventualmente, se agota.

 “A Macri no le resultó —recuerda Fara—. Más allá de que tengas una línea discursiva confrontativa contra tu oposición, tarde o temprano la gente te evalúa como gobierno”.

En cambio, para Guberman la calificación de oposición de la oposición es excesiva, pero sí ve al gobierno demasiado atento a la agenda de los grandes medios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que en su opinión son “la vanguardia de la oposición”.

“El gobierno sale a contestar en lugar de instalar una agenda propia, en buena medida porque ha entrado en una meseta —alerta el profesor de la UNR—. Todavía no resuelve para dónde ir con la economía, no termina de ver la salida de la pandemia y aparecen un montón de cuestiones de la vida social que el gobierno corre de atrás”.

Canelo plantea que el gobierno debería coordinar mejor las políticas sanitaria, económica y educativa. Pero sobre todo, confrontar un poco más en forma selectiva y estratégica con ciertos sectores. “El 7 por ciento de aumento para los estatales es una vergüenza y una demostración de los límites de la moderación —cuestiona la investigadora—. Es no querer, o no poder, meterse con los grupos de mayores ingresos, lo que hace recaer el costo de la crisis sobre los sectores de menores ingresos. En una crisis se puede avanzar en una redistribución más progresiva del ingreso”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS