Edición Impresa

El primer Goya de José Sacristán incluye un guiño hacia Rosario

El actor español ganó como mejor actor por "El muerto y ser feliz". La película de Rebollo fue filmada en la ciudad y con actores locales. "Blancanieves" fue la reina de la noche al obtener 10 estatuillas.  

Lunes 18 de Febrero de 2013

"Blancanieves", con 10 estatuillas, se convirtió anoche en la gran triunfadora de los premios Goya del cine español en una ceremonia plagada de protestas contra la política del gobierno. Pese a que "Infancia clandestina" no obtuvo el premio como mejor película iberoamericana, al menos José Sacristán salvó el honor argentino e incluso rosarino, ya que se llevó el primer Goya de su carrera como mejor actor por la película "El muerto y ser feliz", que fue filmada en varias ciudades europeas y americanas, entre las que se destacan locaciones de esta ciudad y con actores locales.

La "Blancanieves" flamenca, muda, y en blanco y negro de Pablo Berger obtuvo 10 de los 18 galardones a los que había sido nominada, entre ellos los de mejor película y mejor actriz, que se llevó Maribel Verdú como una malvada madrastra.

"Todos habéis hecho esta película posible", dijo Berger al recoger el galardón a la mejor película, un filme arriesgado que trasladó el cuento de los hermanos Grimm al sur de España en los años 20, con ambiente taurino y lleno de mantillas y palmas flamencas.

"Somos una industria y como somos una industria tenemos que seguir haciendo películas", reivindicó el director en el Auditorio Príncipe Felipe de Madrid. "Viva el cine libre", dijo al finalizar una gala que estuvo marcada por las críticas a los recortes del gobierno de Mariano Rajoy.

Blancanieves es el segundo largometraje de Berger (Bilbao, 1963), cineasta y publicista cuya formación pasó por la Universidad de Nueva York, donde después dio clases de dirección en la New York Film Academy.

La película de Berger se llevó además el Goya al mejor vestuario, que cayó en manos de Paco Delgado, quien también está nominado al Oscar de vestuario por su trabajo en "Los Miserables". "Ya sabéis que este año estoy nominado a varios premios. Pero de todos, éste es el que más ilusión me hacía recibir", dijo Delgado.

Berger, sin embargo, no pudo redondear la noche con el Goya a mejor director, que fue a parar a Juan Antonio Bayona, por "Lo imposible". El drama del tsunami que arrasó el sudeste asiático, protagonizado por Ewan McGregor y Naomi Watts, conquistó cinco premios Goya.

Con una alegría desbordante y en medio de una prolongada ovación, José Sacristán se llevó el Goya como mejor actor por la película de Javier Rebollo "El muerto y ser feliz". El filme, que ahonda en el viaje errático de un hombre que vive al límite los últimos días de su vida, le dio al actor de 75 el primer Goya de su carrera. "Hay que pelear muchísimo para hacer películas tan libres como esta", dijo alzando la estatuilla, en alusión al filme de Rebollo.

"Me siento parte de esta nueva generación de cineastas y agradezco especialmente a los españoles y argentinos por su entrega en esta película", destacó el actor madrileño que se impuso, en el único rubro que competía "El muerto y ser feliz", al francés Jean Rochefort, al malagueño Antonio de la Torre y al hispano-mexicano Daniel Giménez Cacho.

Javier Bardem, se llevó el sexto Goya de su carrera, aunque el primero como productor del documental "Hijos de las nubes, la última colonia", que analiza la situación del Sahara Occidental, la ex colonia española en el norte de Africa y actualmente territorio de Marruecos. El actor español había recibido cinco premios Goya hasta la fecha: cuatro como mejor actor protagonista y uno como mejor secundario. Su último galardón como intérprete fue por su papel en "Biutiful", de Alejandro González Iñárritu.

Sin Goya. Cuando se acercaban las 21, los televisores de la Argentina estaban expectantes por la participación de "Infancia clandestina", protagonizada por Natalia Oreiro, que competía por mejor filme iberoamericano. Sin embargo, el premio se lo llevó la producción cubana "Juan de los muertos", que se estrenó en España en enero, y que se impuso a la producción argentina de Benjamín Avila, a la paraguaya "7 cajas" y la mexicana "Después de Lucía".

"Han abierto una puerta para el cine independiente cubano que nadie va a poder cerrar", manifestó, emocionadísimo, el director Alejandro Brugués, al recoger en el escenario del Auditorio Príncipe Felipe el galardón de manos de la actriz Marta Etura y la cineasta Judith Colell, vicepresidentas ambas de la Academia del Cine español.

La gala de la 27ª edición de los Goya en el Centro de Congresos Príncipe Felipe de Madrid se inició con un aluvión de críticas a la política del gobierno conservador. Enrique González Macho, presidente de la Academia española de Cine, censuró con dureza la política cultural del gobierno en presencia del ministro de Cultura, José Ignacio Wert. González Macho consideró que la subida del 8 al 21 por ciento en el IVA de la Cultura está amenazando la supervivencia del sector por la falta de consumo y exigió una rectificación. El gobierno justificó la subida general del IVA hace medio año por la necesidad de incrementar la recaudación para combatir el déficit público.

Entre otras distinciones de importancia, "Blancanieves" ganó como mejor guión original y actriz revelación (Macarena García"; "Las aventuras de Tadeo Jones" obtuvo el galardón por mejor guión adaptado y película de animación, mientras que Julián Villagrán ganó por mejor actuación de reparto en "Grupo 7".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS