Edición Impresa

El primer clásico del Tata Martino ante Real Madrid como "El Míster" del Barcelona

El conjunto catalán donde juegan Lio Messi y Mascherano le ganó el derby a Real Madrid 2 a 1 en el Camp Nou, con goles de Neymar y Alexis Sánchez. Descontó sobre la hora Jesé.

Domingo 27 de Octubre de 2013

Tarde gris. Nubes plomizas revoloteaban por el Camp Nou. El metro descargaba cada tres minutos una marea humana. Una marea de color azul y granate. El estadio empezaba a poblarse. Impactaba. Imponía: 90 mil personas no dejaban espacio a las especulaciones. Hasta que llega el momento de jugar. El momento de verse las caras. Del enfrentamiento mas esperado. El momento de mostrar las cartas. De ver las apuestas. Y hay morbo. Martino sólo hace un cambio en el inicio. Pero Ancelotti se complica. Mucho. Pone a Bale. Modifica el mediocampo, y retoca la defensa. Y en ese juego táctico que se llama fútbol, ganó el Tata. Porque el fútbol es mas simple cuando juegan los que más saben. Y Barcelona, en esa tarde gris, plomiza y bochornosa que ayer tuvo el Camp Nou, desplegó su licenciatura en calidad táctica y derrotó al Madrid 2 a 1.

El Tata saltó al campo tranquilo. Como se había mostrado en la conferencia previa al partido. Tenía el equipo armado desde días antes. Y se notó. Neymar por izquierda. Messi por derecha. Y como siempre en la creación un tal Andrés Iniesta secundado por Xavi y Cesc. Y eso fue suficiente para que Barcelona ganara la batalla táctica del primer tiempo. Porque en ese juego colectivo, en el que Messi estuvo ausente, apareció Neymar. Brilló el brasileño. No sólo marcó el primer gol, sino que fue el hombre más importante de su equipo. El Madrid sólo lo intentó con Cristiano. Y si bien Cristiano es mucho, anoche estuvo lejos de su nivel: fue empuje y nada más.

Ancelotti no tardó en darse cuenta de que en la primera parte había regalado el partido. De que su apuesta en poner a Sergio Ramos en el medio y a Bale de delantero centro (a pesar de que intentara rotar) le había salido muy mal. Y no tardó en rectificar. Dicen que es de sabios. Pero ayer fue demasiado tarde. En la segunda parte movió el banco. Puso a Illarramendi y a Benzema. Subió líneas y el Madrid estuvo ceca. Lo tuvo Cristiano y Benzema reventó el travesaño. No le alcanzó. Porque Barcelona estaba expectante. Inspirado con Neymar y a pesar de un alicaído Messi mantuvo siempre el espíritu táctico e individual para manejar el encuentro.

Pero entró Alexis. El jugador que Martino supo recuperar mató el partido: gran vaselina desde afuera del área que hizo parecer un enano al estilizado Diego López. Gran gol para cerrar un partido que podía complicarse pero que supo controlar. A pesar del descuento sobre la hora de Jesé.

Gran triunfo de Barcelona. Gran victoria de Martino en su primer clásico. Gran triunfo de un equipo que le sacó 6 puntos a su gran rival. Anoche Catalunya durmió feliz. Y su entrenador se empezó a meter en el corazón de la gente y a ganar el terreno en el debate sobre cuestiones tácticas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS