Edición Impresa

El premio Nobel de Economía 2013, una lupa sobre los mercados

El máximo galardón de economía recayó sobre Eugene Fama, Lars Peter Hansen y Robert Shiller, por investigaciones vinculadas al valor de bonos y acciones en un mercado volátil...

Domingo 10 de Noviembre de 2013

El Premio Sveriges Riksbank en Economía —en memoria de Alfred Nobel— acaba de ser otorgado a Eugene F. Fama, Lars Peter Hansen y Robert J. Shiller por su contribución al análisis empírico de los precios de los activos. Los tres economistas, que trabajaron de forma independiente en las universidades de Chicago y Yale, han analizado el funcionamiento de los mercados financieros, mostrando que los precios de acciones y bonos se mueven de forma impredecible en el corto plazo, pero con una mayor previsibilidad en períodos más largos.

El comité del premio dijo que estos resultados demuestran que los mercados se mueven por una mezcla de cálculo racional y el comportamiento irracional. Eugene Fama, de la Universidad de Chicago, es el padre de la moderna teoría de los mercados eficientes. En la década de 1960, Fama estableció que los precios de los activos son muy difíciles de predecir en horizontes cortos porque éstos incorporan plenamente, de manera eficiente, toda la información disponible.

En consecuencia nadie puede establecer una estrategia para ganarle al mercado de manera permanente porque los precios de los activos, a corto plazo, se mueven aleatoriamente, aunque se puedan predecir en el largo plazo. Además, como el precio de una acción incorpora toda la información relevante de la que se dispone, si un activo se encarece mucho es porque tal debe ser su precio; no hay lugar para las llamadas "burbujas financieras".

La teoría de Fama contribuyó a la disminución de la regulación financiera. Estas teorías llevaron a la adopción de estrategias de inversión basadas en índices de acciones y otros activos financieros, en lugar de utilizar a un agente de bolsa avezado, ya que éste no puede predecir la evolución del mercado en el corto plazo. Esto revolucionó la forma de invertir para consumidores con niveles de ingreso no tan altos, ya que los índices se pueden comprar a precios más bajos. Es interesante señalar que parte del trabajo más reciente de Fama se ha concentrado en proveer evidencia en contra de su propia teoría de mercados eficientes, lo que puede aproximarlo al trabajo de Shiller.

Shiller, tal vez su crítico más influyente, estudió empíricamente y de manera muy minuciosa los precios de las casas y otros activos, detectando que éstos en numerosas ocasiones no estaban en equilibrio y que el comportamiento de estos mercados se ve muy influenciado por el error humano. Shiller fue uno de los economistas que predijo la crisis de 2008 en los Estados Unidos, y el creador del índice de precios Case-Shiller Home Price Index. La discusión ha ido más allá de lo académico, ya que la desregulación de los mercados financieros de 1980 se apoyaba en la tesis de mercados eficientes y, luego de la crisis de 2008, Schiller y otros proponentes de la economía conductual han abogado insistentemente por la regulación de los mercados financieros.

Pero si bien Shiller predijo la crisis de 2000 y fue uno de los primeros en insistir en que se estaba formando una burbuja inmobiliaria en Estados Unidos, no pudo definir el momento en que estallaría, abonando de este modo la hipótesis de Fama. Por su parte, el profesor Hansen desarrolló un procedimiento de análisis estadístico, llamado el "método generalizado de momentos", para probar los modelos de las expectativas racionales, que abarcan el modelo de mercados eficientes.

Estas técnicas permiten mejorar la estimación de modelos económicos y los análisis empíricos. Si bien el tema de estudio de Hansen no es tan popular como los trabajos de Shiller y Fama, sus contribuciones al análisis empírico de datos financieros han permitido probar empíricamente las teorías de estos dos últimos. Es por esto que, en cuanto al avance en economía, la contribución del profesor Hansen va de la mano de las teorías de Shiller y Fama. Sin duda un premio ecléctico que reúne dos visiones muy diferentes de los mercados financieros, pero que premia el rol de la teoría económica más allá de lo puramente académico.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario