Edición Impresa

El premio mayor fue la plata

La rosarina Cecilia Carranza Saroli fue subcampeona del mundo junto a Lange, un día después de obtener la plaza olímpica.

Lunes 22 de Septiembre de 2014

Noche española en Santander. Cecilia Carranza Saroli acomoda sus pertenencias. Horas antes culminó una actuación inolvidable en el Mundial de vela en compañía de Santiago Lange, con la obtención de la medalla de plata en la clase Nacra 17. Esta fue la máxima conquista de la rosarina de 27 años, un día después de otro logro significativo: la obtención de la plaza para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

"Estamos muy contentos. Cumplimos el objetivo, que era la plaza para que Argentina esté en los Juegos Olímpicos. Y aparte de eso, nos llevamos algo mucho más grande, el subcampeonato", declaró la navegante del Yacht Club.

El sábado, tras la 11ª regata, la dupla quedó en la 5º posición de la clasificación general, avanzando a la medal race entre los diez mejores barcos, justamente los que se aseguraron una plaza para los próximos Juegos Olímpicos. Si bien la clasificación no es para el deportista sino para el país, se supone que será para Carranza y Lange, responsables de esta conquista.

En la medal race, última regata de ayer, la pareja argentina ocupó la 4ª posición, por lo que terminó 2ª en la general, con 65 puntos, uno adelante de la dupla australiana de Jason Waterhouse y Lisa Darmanin, y a 27 de los campeones, los franceses Billy Besson y Marie Riou.

Este resultado adquiere relevancia debido a que hace pocos meses que navegan juntos. "Eramos conscientes de que estábamos por debajo del nivel de la flota, simplemente porque empezamos a navegar más tarde que ellos. Hay veces que por más que te entregues por completo, no alcanza. Pero pudimos estar a la altura de las circunstancias y correr un buen campeonato", dijo.

La rosarina dejó en claro que "el objetivo era buscar la plaza" para Río de Janeiro 2016, sabiendo que sería "un campeonato muy difícil", por lo que no prestaban atención más allá del día a día. "Sólo pensábamos en lo que debíamos hacer en cada momento. Por ejemplo, ayer (por el sábado) salimos al agua estando segundos en la general y habiendo planificado las tres regatas, sabiendo que tranquilamente podíamos perder la plaza olímpica", señaló.

Carranza contó que junto a Lange, de 52 años, cinco veces olímpico y doble medallista de bronce (Atenas 2004 y Beijing 2008), salieron a navegar la medal race asumiendo los mayores riesgos. "El objetivo ya estaba cumplido y entre quedar cuartos o séptimos era lo mismo. Entonces salimos a ganar para quedar en el podio. Desde lo previo hasta la competencia hicimos todo de la mejor forma para llevarnos el segundo puesto", aseguró la rosarina, quien remarcó que tal actuación fue "gracias a la experiencia de Santiago".

Más allá de la alegría por lo conseguido, la rosarina prefirió valorar otras cuestiones. "Cuando te entregas por completo al deseo que uno tiene, las cosas van llegando. Hoy disfruto navegar al lado de Santiago, una gran persona y un excelente navegante. El disfrute pasa por todo eso, más allá de los resultados", sostuvo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario