Edición Impresa

El peso de la historia no dio margen y los Pumas cayeron otra vez con los All Blacks

Otra vez Los Pumas fueron detrás de la historia. Otra vez buscaron un éxito tan ansiado como esquivo. Otra vez salieron a la cancha con la firme convicción de poder doblegar a Nueva Zelanda

Domingo 29 de Septiembre de 2013

Otra vez Los Pumas fueron detrás de la historia. Otra vez buscaron un éxito tan ansiado como esquivo. Otra vez salieron a la cancha con la firme convicción de poder doblegar a Nueva Zelanda. Otra vez intentaron marcar a fuego un mojón en el universo ovalado. Pero otra vez el final fue el mismo. La moneda cayó para el lado del mejor equipo del mundo. Fue 33 a 15 en el estadio Ciudad de La Plata por la 5° fecha del Rugby Championship. Y justificado por el desarrollo. Aunque soslayar que el equipo de Tati Phelan cumplió un correcto papel sería, por lo menos, inapropiado. Y no es hablar de una derrota digna. Todo lo contrario. Hoy caer en ese lugar común sería apelar en un discurso liviano y errado coyunturalmente, ya que el objetivo del elenco albiceleste para el duelo de ayer era ganar. El perder por poco ante las principales potencias de este deporte ya es parte del pasado.

El desenlace fue el esperado. Aunque dentro de los pronósticos existía un espacio, muy pequeño, para el triunfo argentino. Y el comienzo del partido les hizo un guiño a las esperanzas albicelestes.
El dueño de casa tiró sobre la cancha argumentos sólidos para levantar la bandera de protagonista. Lo hizo con una sólida defensa que rápidamente le dio el control de la pelota. Cuando la tuvo, la controló y fue para adelante con criterio y agresividad. Así, con un evidente dominio en la posesión, jugó en campo contrario y se puso adelante en el marcador. Aunque nunca pudo sacar una diferencia considerable.
El desarrollo del partido era golpe por golpe. Con un equipo argentino jugando en gran nivel. Y con los hombres de negro flaqueando en algunos aspectos donde no suelen mostrar la más mínima debilidad. Pero con eso le alcanzó a la visita para irse al vestuario arriba en el marcador por 11-9.

De la cancha emergían un sinfín de interrogantes. Pero el que mayor peso específico tenía era saber si Los Pumas podrían mantener ese gran nivel durante el segundo capítulo. Era el quid de la cuestión.
La respuesta no tardó en llegar. Como era de esperarse, los All Blacks corrigieron algunos detalles y las grietas de su juego desaparecieron. Y del otro lado de la cancha, la empresa se hizo cuesta arriba.
La defensa argentina comenzó a ser permeable. En un abrir y cerrar de ojos, apareció en escena la marea negra. Cuando todavía faltaba media hora todo parecía indicar que la persiana ya estaba baja. Y así fue. La jerarquía del mejor equipo del mundo pesó y el final fue el esperado.

Así Los Pumas quedaron a mitad de camino. No pudieron con los All Blacks. Una vez más. Y tampoco lograron su primer triunfo en el RCH. El equipo de Phelan ya mira hacia Rosario. Ahí tendrá su chance de hacerlo el próximo sábado ante Australia en el Gigante de Arroyito. La sensación es que tienen chances de lograrlo. Pero para eso deberán jugar su mejor rugby. El que mostraron en el arranque del partido de ayer.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS