Edición Impresa

El Papa Francisco recibió a los seleccionados de Argentina e Italia

Más de dos mil años de protocolo eclesiástico quedaron ayer de lado por unos minutos cuando el Papa Francisco, el primer pontífice de origen sudamericano, recibió a las delegaciones de los seleccionados de Argentina e Italia...

Miércoles 14 de Agosto de 2013

Más de dos mil años de protocolo eclesiástico quedaron ayer de lado por unos minutos cuando el Papa Francisco, el primer pontífice de origen sudamericano, recibió a las delegaciones de los seleccionados de Argentina e Italia y vivió nuevamente la sensación de regodearse con el fútbol, como en casi toda su vida.

Con la sencillez de siempre, con su investidura tradicional blanca, pero sin los zapatos de protocolo sino con el calzado negro que usó durante muchos años, Francisco pidió por la salud del deporte y del fútbol en especial, y le solicitó a los dirigentes que defiendan al amateurismo para que "no se convierta en un negocio".

Así, los argentinos se ubicaron a su izquierda, con Lionel Messi como estandarte, prolijamente vestidos con traje oscuro, camisa blanca y corbatas celestes, y una conducta valorable.

Los italianos, ubicados a la derecha del Papa, miraban sorprendidos. Ellos se mostraron como caballeros e hicieron honor a Francisco como indican las buenas costumbres.

El presidente de la AFA, Julio Grondona, en un discurso sencillo pero emocionante, aseguró que "estos dirigentes que me acompañan y los integrantes de la selección representan también a miles jóvenes que mientras sueñan con su futuro, reciben de sus clubes salud, alimentación y educación".

"Santo Padre, le pedimos que bendiga al fútbol argentino para que los estadios vuelvan a ser como eran cuando usted despertaba a sus primeras emociones de hincha. Sólo queremos, Su Santidad, vivir la fiesta en familia, en paz, con respeto y hermandad", completó.

Tras las palabras de Grondona, llegó el discurso del Papa, medido, sin frases de compromiso, sino de inclusión social y de recuperación de los jóvenes y el deporte como fuente de generación de la vida.

Luego bendijo una planta de olivo entregada por Messi. La misma será plantada hoy en el estadio Olímpico para luego ser trasplantado en los jardines del Vaticano.

No faltó tampoco el presente que le entregó Grondona al Papa, un plato conmemorativo de la AFA y su relación con el Vaticano, como así también un cuadro y un carnet simbólico de parte de los directivos de San Lorenzo, el club de sus amores, en manos de Matías Lammens y Marcelo Tinelli, presidente y vice de la entidad de Boedo.

Hubo además un regalo especial de parte de Germán Lerche, presidente de Colón y jefe de selecciones nacionales, quien le obsequió un cuadro con la camiseta del seleccionado argentino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS