Edición Impresa

El nuevo servicio y el desafío del factor tiempo

A la hora de hablar de los tiempos que insumirá el viaje de Rosario a Buenos Aires, el ministro de Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, pide que no haya mala intención en el tratamiento del tema...

Miércoles 01 de Abril de 2015

A la hora de hablar de los tiempos que insumirá el viaje de Rosario a Buenos Aires, el ministro de Transporte de la Nación, Florencio Randazzo, pide que no haya mala intención en el tratamiento del tema por parte de la prensa; menos aún, operaciones para denostar el esfuerzo de reconstrucción ferroviaria. Ya lo sufrió con la puesta en marcha del servicio de Buenos Aires a Córdoba, el pasado 9 de marzo. Un tren que se desplaza por vías aún en muy mal estado de Rosario a Córdoba, y que tarda unas 19 horas para cubrir los 700 kilómetros: la prensa opositora fustigó comparándolo con los tiempos que tardaban las máquinas a vapor a fines del siglo XIX. El esfuerzo y la inversión sin precedentes que viene realizando el Gobierno nacional en materia ferroviaria están fuera de discusión. Sin embargo, los resultados óptimos no se encontrarán en tiempos tan cortos. Randazzo ratificó ayer a La Capital que tanto las vías como los nuevos trenes estarán preparados para correr hasta 160 kilómetros por hora. Y que en julio próximo estará todo listo para apretar el acelerador. Sin embargo, la alta velocidad está rodeada de muchos factores de riesgo que tendrán que ser convenientemente disipados en los próximos meses. Señalización, pasos a nivel, hábitos y controles municipales para evitar accidentes. El tren confortable, seguro y puntual que llegue a Retiro en menos de cuatro horas constituirá un paso adelante extraordinario para los rosarinos. El desafío de ajustar los detalles hasta conseguirlo queda planteado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario