Edición Impresa

El nuevo presidente iraní quiere "remover" a Israel

Posterioremente los medios del régimen islámico suavizaron sus afirmaciones. El clérigo Hassan Ruhani sucede a Ahmadineyad.   

Sábado 03 de Agosto de 2013

El presidente electo de Irán debutó en la escena pública con una peligrosa declaración sobre Israel. Dos días antes de su investidura como nuevo presidente de Irán, Hassan Ruhani dijo que “el régimen sionista es una herida que se ha instalado en el mundo musulmán durante años y necesita ser removida”, a la agencia de noticias Isna. Ante la reacción que causó esta declaración, que repite la línea dura del presidente saliente Mahmud Ahmadineyad, la prensa del régimen islámico retocó la declaración presidencial y entonces Ruhani apareció diciendo que la ocupación israelí de territorios palestinos había ocasionado una “herida” en el mundo musulmán. En cualquier caso, el régimen iraní y su liderazgo nunca llaman a Israel por su nombre propio, sino “régimen sionista”, lo que denota su desconocimiento de Israel como nación.

   Ante el revuelo creado por las declaraciones, el régimen de Teherán corrigió la afirmación presidencial. “Más temprano algunas agencias de noticias internas, incluyendo Isna, habían presentado al señor Ruhani diciendo que el régimen sionista es una herida en el cuerpo del mundo musulmán que necesita ser removida, y esto fue corregido”, dijo la propia agencia Isna. En su reporte revisado, la agencia publicó el comentario, presuntamente completo, de Ruhani emitido por el canal de televisión estatal Press TV, en el que el clérigo dice: “En nuestra región ha habido una herida durante años en el cuerpo del mundo musulmán bajo la sombra de la ocupación de la tierra sagrada de Palestina y la amada Al-Quds”. Esto, en verdad, no cambia demasiado la afirmación original. Dado que Irán no reconoce el derecho de Israel a existir, la “tierra sagrada de Palestina” incluye tácitamente no sólo los territorios ocupados de Cisjordania, sino a toda Israel. A su vez la “amada Al-Quds” es una referencia a la ciudad de Jerusalén. Ayer se cumplió el “día de Al-Quds” en Irán, una fecha instaurada por el ayatolá Khomeini. Ruhani, de turbante, participó de la marcha, en la que veían banderas de Israel tachadas y otras imáneges del mismo tenor.

   La primera versión de las declaraciones de Ruhani fue posteriormente rechazada por los medios estatales iraníes, que dijeron que algunas agencias de noticias no identificadas habían “distorsionado” las declaraciones de Ruhani. La aclaración pareció endeble, dado que Isna es una agencia estatal, dirigida por estudiantes del régimen islámico.

   El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tomó como buena la versión de Isna y declaró que mostraba que el supuesto moderado presidente elector iraní era tan hostil hacia Israel como Ahmadineyad, cuya negación del Holocausto y la descripción del Estado judío como un “tumor cancerígeno” desataron la condena internacional. Ahmadineyad llamó repetidamente durante sus dos presidencias a “barrer del mapa” a la “entidad sionista”.

   Gran parte de la comunidad internacional sostiene que Irán está buscando obtener fabricar armas nucleares. Israel lo ve como una amenaza a su existencia y se niega a descartar una acción militar preventiva.

   “La verdadera cara de Ruhani ha sido revelada antes de lo esperado. Incluso si se apurara a negar sus palabras, esto es lo que el hombre piensa y éste es el plan de acción del régimen iraní”, dijo Netanyahu en un comunicado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS