Edición Impresa

El nacionalismo catalán lanza un ultimátum al gobierno español

Desafío soberanista en Cataluña. Reforzada por la consulta informal del domingo, la coalición CiU exigió a Rajoy que convoque a un referendo obligatorio y legal.  

Martes 11 de Noviembre de 2014

Tras la consulta sobre la independencia que el domingo se celebró en Cataluña desafiando el veto del Estado español, el gobierno catalán exigió en términos perentorios al gobierno de España que abra una negociación. El partido CiU del jefe del gobierno catalán Artur Mas dio al gobierno español de Mariano Rajoy "dos semanas" para abrir una negociación. Si no ocurre, son "más que probables" unas elecciones catalanas en clave plebiscitaria sobre la independencia. En pocas palabras, el gobierno catalán y su partido le lanzaron un ultimátum al gobierno central de Madrid. La lectura hecha por los principales diarios españoles y catalanes es que la consulta, que convocó a más de dos millones de votantes sobre un padrón de algo más de seis, fue un éxito para Mas y su coalición nacionalista. Rajoy se mantuvo ayer en total silencio.

Superada la prueba de las urnas, en los próximo días Mas enviará una carta al jefe del gobierno español reclamandole un "referéndum definitivo". O sea, uno que sea legal y tenga fuerza de obligatoriedad. El líder catalán se siente legitimado ahora más que nunca para negociar con Madrid la celebración de un referéndum vinculante sobre el futuro de Cataluña, algo que el jefe del Ejecutivo español ha rechazado siempre argumentando que se sitúa fuera de la Constitución española.

Las dos lecturas. El domingo, algo más de 2,3 millones de personas (un tercio de las llamadas a hacerlo) metieron su voto en las urnas de cartón dispuestas en Cataluña pese a que la cita estaba legalmente suspendida por el Tribunal Constitucional. Lo importante no era tanto el resultado (más del 80 por ciento de los votos fueron a favor de la independencia), ya que estaba claro que los contrarios a la consulta y la secesión no iban a participar, sino la participación.

El gobierno de Rajoy pone el acento en que dos tercios de los catalanes decidieron no participar en el "simulacro de consulta". Mas, por otro lado, tiene su frente interno. Se está viendo presionado por el partido radical nacionalista Esquerra Republicana (ERC). Esta es la segunda fuerza del Parlamento catalán, y reclamó ayer "elecciones constituyentes. No podemos perder ni un segundo más", manifestó su número dos, Marta Rovira. Cataluña "está preparada para dar el salto definitivo", arengó. Situada en las encuestas por delante de la formación de Mas, la coalición CiU, ERC rechaza una candidatura unitaria con esta formación, pero deja abierta la puerta a pactar después de los comicios un gobierno de "concentración". ERC da por "agotada" la vía del diálogo para pactar con el gobierno español un referéndum como el que celebró Escocia. "Estamos preparados para constituirnos como un nuevo Estado y conseguir la independencia", lanzó Rovira.

Reclamo del PSOE. El día posteriror a la consulta, Rajoy estuvo desaparecido, sin hacer valoración pública alguna sobre la consultad del domingo, pero también sin responder a las críticas de quienes le recriminan no haber actuado para evitar una votación que el Constitucional había dejado fuera de la ley. Sólo su ministro de Justicia, Rafael Catalá, calificó el domingo de "simulacro inútil y estéril" la votación, ilegalizada por el Tribunal Constitucional a pedido del Ejecutivo. Quien sí se pronunció ayer fue el líder de la oposición española, el socialista Pedro Sánchez, que urgió a Rajoy a reformar la Constitución para ofrecer a Cataluña un "encaje federal dentro de España" y frenar así el auge independentista. "Cataluña ha convertido la reforma constitucional en urgente", dijo desde Barcelona, donde un día después de la consulta se reunió con los socialistas catalanes.

Análisis de la prensa. La prensa española hizo su análisis del resultado de las urnas. Para el diario El País, de Madrid, "Artur Mas logró la imagen que buscaba en la votación no oficial. Las colas en los centros electorales, la ausencia de incidentes y las urnas llenas con más dos millones de votos hicieron que la Generalitat calificara de «éxito total» la jornada". Por esto, "el resultado permitió al presidente de la Generalitat recuperar la iniciativa política frente a Esquerra Republicana y lanzar a Mariano Rajoy la petición de negociar una «consulta definitiva»". El diario La Vanguardia, de Barcelona, destacó por su lado que tanto la consulta como la serie de movilizaciones previas fueron realizadas en un marco de total paz y tranquilidad. "No hay antecedentes recientes en la Europa democrática" de una movilización similar. "Ignorar o minimizar esa realidad sería un grave error. De una vez por todas, el gobierno de España debería tomar nota de la envergadura de la movilización social catalana y abrir una fase de sincero diálogo con propuestas operativas", reclama el diario de Barcelona.

Frente internacional. Entretanto, el gobierno catalán situó ayer en el frente internacional uno de sus objetivos tras el "9-N". "Hay una batalla por ganar, que es la batalla internacional, la de los Estados", manifestó su portavoz, Francesc Homs. Fue una manera de admitir que a nivel europeo el nacionalismo catalán está hoy aislado, y cuenta sólo con los apoyos de otros nacionalismos europeos. La Unión Europea ha dicho siempre que una Cataluña independiente quedaría fuera automáticamente de ese club de 28 naciones. Perdería además el acceso al euro, y solo podría ingresar con el respaldo unánime de sus socios, entre ellos, España. El voto unánime es condición ineludible para ingresar a la Unión Europea. La pérdida del status de miembro de la UE pesó fuertemente en el reciente referendo escocés.

Angela Merkel volvió a manifestar, a través de un portavoz, que el tema catalán es un "asunto interno" de España. El vocero recordó que la canciller alemana dijo en agosto, durante su última visita a España, que lo que Rajoy defiende "tiene mucha lógica". El primer ministro británico, David Cameron, que se enfrentó hace poco a la posibilidad de la secesión de Escocia, expresó por su parte apoyo a la "unidad" de España. El referendo escocés es visto como el modelo a seguir por los nacionalistas catalanes moderados.

La fiscalía alista una denuncia

La Fiscalía Superior de Cataluña prepara una querella que se presentaría en cuestión de horas ante el Tribunal Superior de Justicia catalán (TSJC) por hechos supuestamente delictivos cometidos durante la consulta del domingo, según fuentes judiciales que cita ayer el diario La Vanguardia.A raíz de la investigación llevada a cabo el domingo y de las distintas denuncias presentadas “las bases de la querella son jurídicamente muy sólidas”, dijeron las fuentes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario