Edición Impresa

El municipio proyecta la construcción de nueve edificios frente al Estadio de Hockey

La Municipalidad suscribió un convenio con la Cooperativa de Viviendas Rosario y urbanizará 220 lotes para sectores medios. El proyecto ya fue enviado al Concejo para su aprobación.

Sábado 25 de Octubre de 2014

La ciudad crece y se expande hacia el noroeste. La Intendencia suscribió un convenio con la Cooperativa de Viviendas Rosario para urbanizar 220 lotes de 300 metros cuadrados cada uno en un predio de casi 14 hectáreas, destinado a viviendas para sectores medios a metros del Estadio Mundialista de Hockey. El anteproyecto ya fue remitido al Concejo Municipal para su aprobación y contiene dos elementos destacados: se podrán construir 9 edificios de hasta 5 pisos sobre la avenida Calasanz y el desarrollador deberá concretar toda la infraestructura urbana, incluida una plaza de 2 hectáreas con forestación, mobiliario y hasta pista de skate.

El futuro Parque Habitacional Calasanz (delimitado por San José de Calasanz, calle 1659, Edmundo Rivero y Francisco Plano) estará destinado a la construcción de viviendas individuales y colectivas para sectores medios.

Sobre una superficie de casi 14 hectáreas, de las cuales se urbanizarán algo más de nueve, el complejo estará destinado a viviendas individuales, con 220 lotes de 300 metros cuadrados cada uno, y un sector para lotes de viviendas colectivas, donde se podrán construir en 9 lotes, edificios de no más de 17 metros de altura (planta baja y cinco pisos) sobre la avenida Calasanz, los que tendrán una ocupación de suelo del 20 por ciento.

"Nos interesa promover esta clase de gestiones porque sabemos que son inversiones destinadas a sectores medios; franja de la sociedad con mayor posibilidad de acceso a crédito y menor respuesta para obtenerlo. Es muy positivo alentar estos emprendimientos porque se hacen no desde la perspectiva inmobiliaria sino a realizar viviendas para un segmento de la sociedad con alta demanda habitacional", relfexionó el secretario de Planeamiento municipal Pablo Barese.

Justamente el funcionario equiparó los usos urbanos permitidos en el convenio urbanístico al fideicomiso de Bauen en el barrio Los Pasos, justo en diagonal a este futuro proyecto. "No son edificios entre medianeras, sino lotes grandes con baja ocupación de suelo, y que tendrá un espacio público con juegos infantiles, senderos, mobiliario y hasta pista de skate en un área que estará lindera al barrio Floresta", puntualizó Barese.

El proyecto se enmarca en el mecanismo de concertación público-privado que el municipio rubricó con la Cooperativa de Viviendas Rosario, lo que ofrece en el lugar un valor de lote por debajo del mercado. Además, como política de planificación urbana, permitirá controlar el crecimiento y desarrollo con un incremento de la densidad en la periferia.

Como rasgo saliente, la cooperativa deberá ejecutar un sistema de regulación de caudales efluentes y reservorios para almacenamiento transitorio del agua, desagües cloacales y pluviales, el alumbrado público y el pavimento, entre otras cuestiones.

También tiene la obligatoriedad de dar continuidad al sistema vial jerárquico y a las colectoras barriales. Además, el urbanizador deberá aportar una compensación económica al municipio, que está expresada en valor de metros cuadrados equivalente al pavimento asfáltico.

Esta contribución estará destinada a obras de mejoramiento y de saneamiento del barrio Floresta (Calasanz, calle 1659, Rivero y Miglierini), a fin de proporcionar similares condiciones viales a aquellos trazados a ejecutar por el urbanizador.

El plazo fijado para la ejecución de las obras correspondientes a trazados oficiales y el espacio público, como el cumplimiento de las mejoras para el barrio Floresta, está previsto en cinco años a partir de la aprobación del proyecto por parte del Concejo.

Inversión en suelo. La Cooperativa de Vivienda Rosario tiene 25 años de trayectoria en la ciudad y la región, con más de 20 mil asociados.

A cada asociado se le ofrecen planes de vivienda en pesos para construir diferentes tipologías de casas. No se trata de un loteo, sino que, una vez que la unidad está preadjudicada, la cooperativa propone diferentes tierras de su propiedad para entregar llave en mano con la vivienda terminada.

Por ello, la invesión en tierra ha llevado a comprar lotes en Funes, Arroyo Seco, Villa Constitución y San Nicolás. En el caso de Calasanz, la cooperativa tiene como antecedente inmediato las 85 casas ya construidas frente al predio recientemente adquirido para su urbanización.

"Es una zona muy buscada donde la ciudad se puede extender hacia allí. Los 5 pisos se dieron porque a futuro el municipio plantea ampliar la red cloacal y sanitaria, lo que hace que el sector a futuro sea muy bueno", indicó a LaCapital el presidente de Cooperativa de Vivienda Rosario, Miguel Soto.

Según el directivo, hacer la infraestructura del predio llevará "un mínimo de dos años. Es una inversión en tierra para las futuras casas de los asociados".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario