Edición Impresa

El municipio apura la incorporación de la videovigilancia para la emisión de multas

A un año de su creación, la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana. La dependencia ya encaró los primeros contactos en el Concejo. En los próximos meses sumará agentes y vehículos.  

Martes 18 de Noviembre de 2014

La Municipalidad y la provincia unificarán sus sistemas de videoseguridad para optimizar la vigilancia en corredores viales, paseos, calles y espacios públicos. Al monitoreo con domos la Intendencia quiere darle un uso adicional: el secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo, adelantó ayer que una vez homologados los sistemas se avanzará en el Concejo para que esos equipos sirvan también para sancionar las infracciones. "No nos interesa la multa sino que el ciudadano cumpla con las normas, que sepa que sus infracciones son registradas", aclaró el funcionario, que comparó: "Un aparato que registra imágenes las 24 horas en 300 metros a la redonda equivale a la labor de 20 agentes de la dependencia".

Precisamente, la secretaría cumple hoy un año de vida y lo celebra con un dato: en esta etapa triplicó la remisión de vehículos al corralón, si se compara con todo lo hecho en 2013, (ver infografía).

Un déficit refiere a la circulación en moto de bebés y niños colgados de los brazos de sus padres. "Hay que seguir trabajando, hacemos campañas de concientización vial en todas las escuelas. Los adultos minimizan el riesgo de llevar sus hijos en moto y después ocurren las desgracias", se lamentó Seghezzo.

A futuro, la secretaría tendrá cambios: se sumarán 63 nuevos agentes a las áreas de control (había incorporado 37 desde febrero pasado), que surgirán de un concurso entre los empleados municipales. Y está previsto que para los primeros meses del año próximo se agreguen 16 coches y 24 motos, junto a otras tres grúas.

Tras repasar los números de los operativos, vehículos controlados y comercios inspeccionados, además de recordar que bajaron los accidentes de tránsito y los lesionados en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca), Seghezzo recordó los cursos de capacitación realizados por el personal a su cargo. Y se detuvo en otro de los objetivos anunciados en noviembre del año pasado, cuando se hizo cargo de la repartición.

"Pensar en que debe existir un agente detrás de cada rosarino no cierra para ninguna ciudad. Por eso, todos los sistemas electrónicos de detección de faltas son importantes, contribuyen a la transparencia y promueven el cumplimiento de las normas. Tenemos que avanzar en solicitar al Concejo el uso del sistema de videovigilancia para que se labren actas a los infractores", ahondó Seghezzo.

De inmediato, en la charla con La Capital surgió la crítica por el afán recaudatorio que podría tener esa incorporación a las áreas de control. "No es con ese fin. Realizar una infracción de transito es una elección y lo que queremos es que los ciudadanos cumplan con las normas. Si no hay infracción, mucho mejor. Existe respeto por el otro, por las normas y, entonces, no hay actas ni tardíos arrepentimientos luego de un siniestro vial grave. La multa sirve como factor educativo e incorporar la videovigilancia sería un gran paso que antes deberá aprobar el palacio Vasallo", enfatizó.

Entre la Intendencia y algunos bloques del cuerpo ya se produjeron los primeros contactos para consensuar esa aprobación. "Antes de fin de año vamos a integrar las imágenes de las cámaras municipales con las del Ministerio de Seguridad de la provincia. El próximo paso será el de poder labrar multas", aseguró.

Para argumentar a favor de esa iniciativa, Seghezzo diferenció la labor del recurso humano disponible de la tecnología con la que cuenta la ciudad.

"Un agente municipal está para pedir documentación de un vehículo, ordenar un corte de tránsito o concretar los controles de alcoholemia, pero hay situaciones como la doble fila, el avance sobre la senda peatonal, el cruce de los semáforos en rojo, el ingreso en moto por las bicisendas o el exceso de velocidad que las cámaras nos permitirían captar. Queremos que los rosarinos sepan que los estamos mirando y, de ese modo, que mejoren su comportamiento vial", detalló.

El funcionario apostó a lo que definió como “un cambio cultural para que la sociedad cumpla las normas: si uno respeta y no transgrede, también contribuye a marcar otra energía en la ciudad”.

Otro de los proyectos en vías de licitación pasa por el montaje de una cámara en la cubierta de un móvil municipal con el fin de recorrer las calles, visualizar infracciones y emitir las multas correspondientes. “Es otra muestra de que la tecnología multiplica el control”, insistió.

Otro de punto clave evaluado por el funcionario es la fiscalización de boliches, bares y confiterías nocturnas: 6.134 actas de constatación de irregularidades en el año de gestión. “Los empresarios van tomando conciencia de que tienen que cumplir con las normas, pero se desligan del entorno del local. Y Lo que ocurre a la salida de los boliches es consecuencia directa de la actividad”, dijo.

También aludió al conflicto con los bares culturales, con los que se montó una mesa de diálogo que finalmente dio como fruto el decreto que promueve las agendas culturales en esos espacios.

“Vieron la necesidad de cumplir la normativa y pidieron una instancia de mediación previa con los vecinos, algo que construye dialogo y mejora la convivencia. Ahora, si la cultura under implica estar abierto con música hasta las 8 de un viernes, la verdad es que deben respetar las normas y no molestar a los vecinos”, enfatizó .

Luego dejó abierta la opción de avanzar con algunos concejales en la modificación de la ordenanza que regula la noche, al subrayar la puesta en marcha de horarios y días diferenciales para menores y mayores de edad. En el caso de los bares con amenización musical, imponerles horario de cierre nocturno para que no caigan en la tergiversación de rubro y se transformen en un after hour.

“Con los cuidacoches estamos en un hueco normativo que hay que abordar desde múltiples aristas”, concluyó Seghezzo.

Secretaría descentralizada

Tras las reiteradas denuncias por vandalismo, destrozos y violencia en torno al Centro Cultural Roberto Fontanarrosa (plaza Montenegro, San Luis y San Martín), se montará en el lugar una nueva base operativa de la Guardia Urbana Municipal (GUM). En 2015, Control y Convivencia Ciudadana comenzará un proceso de descentralización con dos nuevas bases: una en el oeste y otra en el noroeste.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario