Edición Impresa

El movimiento comercial le dio pelea al paro

Hubo locales abiertos y funcionaron los taxis. Se registró movimiento de gente en el centro y en los barrios, pero fueron pocas las ventas.

Miércoles 01 de Abril de 2015

El paro de ayer modificó levemente la geografía cotidiana del micro y macrocentro rosarino. Con la gran mayoría de los comercios abiertos, lo mismo que bares y restaurantes, la zona céntrica se movió con el ritmo de un sábado a media mañana, aunque con menores ventas.

"Hay actividad normal, pero también hay menos gente", comentó el titular de un negocio en las peatonales y coincidió con el testimonio de un canillita.

La Asociación de Empleados de Comercio que nuclea a los mercantiles no adhirió al paro, aunque aclaró que impediría cualquier tipo de sanción para los empleados que "por una cuestión de fuerza mayor como es el paro del transporte", no pudieran llegar a sus trabajos.

En forma progresiva, durante la mañana de ayer, el centro de Rosario fue tomando el pulso cotidiano aunque con algunas áreas resentidas, esencialmente las vinculadas a las transacciones financieras, por la adhesión del gremio bancario a la medida de fuerza. La disponibilidad de taxis facilitó las cosas para quienes pudieron hacer frente a un desembolso mayor y trasladarse al centro para concretar otro tipo de trámites, como los que se realizan en organismos públicos nacionales o provinciales.

Por caso, abrieron normalmente sus puertas la Ansés, las delegaciones zonales de la Afip, la Administración Provincial de Impuestos (API) y organismos de control como Enress. También parecía el día ideal para hacer un trámite en Ansés, ya que el organismo estaba abierto desde primera hora de la mañana atendiendo a los turnos previamente otorgados. El número de personal destinado a la atención al público era ostensiblemente menor al habitual, pero también lo era la cantidad de personas que se llegaron al lugar.

La adhesión del Sindicato de Municipales de Rosario quedó expresada a través de las expresiones más tradicionales de transgresión. Los autos estacionados en lugares prohibidos y la invasión de carriles exclusivos y sendas peatonales se sumaron a los vendedores ambulantes que. Igual, paro de transporte mediante, la cantidad de manteros fue menor a la de otras ocasiones.

El normal funcionamiento de las estaciones de servicio facilitó el traslado de quienes cuentan con autos particulares, que ayer sobreabundaron.

En la peatonal Córdoba tampoco se vieron suspendidos los trabajos de refacción que lleva adelante la Empresa Provincial de la Energía, a través de contratistas. En este caso, los obreros no pertenecían al gremio de Luz y Fuerza sino a la Uocra, que no se sumó a la medida.

Las oficinas de la delegación IX del Pami tenían sus puertas abiertas al público pero era escasa la asistencia de afiliados. A pocos metros, en San Lorenzo y Sargento Cabral, la oficina de Aguas Santafesinas SA (Assa) estaban cerradas. En cambio, estaba abierto el Correo Argentino y algunas oficinas de cobranza de impuestos y pago rápido.

"Es difícil definirlo claramente, pero lo asemejo mucho a una mañana de sábado", relató la empleada de un estacionamiento del microcentro, quien reconoció que la actividad fue menor a un día hábil porque no trabajaron los bancos.

Los comercios vinculados a la gastronomía, como rotiserías o bares, experimentaron una merma en las ventas.

El gremio de peones de taxi y la mayoría de las asociaciones de patrones no se sumaron al paro, razón por la cual desde temprano muchas unidades recorrieron la ciudad. Incluso en las esquinas se presenciaron colas de autos vacíos a la espera del pasaje, que ayer no fue masivo. "Trabajamos normalmente, pero hay menos gente circulando", confesó una taxista.

"El panorama es de normalidad. Hay muchos taxis en las calles, pero poco trabajo. Calculamos que hay un 30 por ciento menos de actividad", afirmó José Iantosca, uno de los referentes de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar).

En las avenidas como Pellegrini, Francia, Avellaneda, Alberdi o Rondeau al norte y San Martín al sur, la actividad comercial se mantuvo sin demasiadas complicaciones, salvo en aquellos negocios en los cuales se redujo el personal por el paro del transporte. "Los comercios abrieron como todos los días y estimamos que las ventas estuvieron un 10 por ciento por debajo de lo habitual durante la mañana", estimó Juan Milito del Centro Unión Almaceneros, y aseguró que este es un comportamiento similar al que ocurre cuando no hay actividades en las escuelas. La actividad fue mermando por la tarde, debido a la menor afluencia de gente, y algunos locales cerraron incluso en forma anticipada.

Ante un cálido sol de otoño que hizo más que tentador salir a caminar, muchos los rosarinos llegaron al centro más a pasear que a comprar, se quejaban los vendedores.

En las cadenas de electrodomésticos los vendedores aprovecharon para ponerse al día y charlar entre ellos más que atender consultas, mientras que en otros comercios se pusieron hacer un poco de orden y limpiar ante la escasez de clientes. En el Paseo de Sigla, el movimiento en los bares era intenso. En la Plaza Pringles muchos aprovecharon para sentarse a descansar. También podían verse turistas eligiendo su próximo destino frente a un mapa de la ciudad.

Las esquinas vacías en los lugares donde funcionan las paradas del transporte urbano de pasajeros, la ausencia de actividad en las escuelas públicas —por la adhesión de Amsafé Rosario al paro— y también en algunos establecimientos privados eran una evidencia de que la normalidad del pulso urbano estaba alterada, pero no en la dimensión que se esperaba en función de la cantidad de gremios que adhirieron al paro.

Campañas. La campaña política no se detuvo. Los puestos callejeros de múltiples candidatos dieron el presente en las peatonales como en las últimas semanas y aprovecharon que los rosarinos caminaban más distendidos. También lo hizo el arbolito (casi un clásico) quien al ritmo de "compro, vendo", siguió ofreciendo dólar blue en el microcentro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario