Edición Impresa

El ministro Rossi entregó copias de las actas secretas de la dictadura a la OEA

Se hallaron recientemente en una caja fuerte del subsuelo de la sede de la Fuerza Aérea. Revelan el pensamiento y los planes de los genocidas.

Miércoles 17 de Septiembre de 2014

Enviado Especial.- Treinta y cinco años después de haber investigado la represión de la dictadura en la Argentina, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) de la OEA recibió ayer de manos del ministro de Defensa, Agustín Rossi, las actas secretas de la junta militar donde consta cómo decidieron, entre otras cosas, el destino de miles de personas que aún permanecen desaparecidas.

En 1979 la Cidh había enviado una misión al país para recoger denuncias sobre las gravísimas violaciones a los derechos humanos y produjo un extenso informe (ver aparte) que ejerció presión política internacional sobre el gobierno militar.

Hoy, la información y documentación sobre lo que ocurrió en esa época toma el camino inverso y viaja a Estados Unidos a través de un archivo digital con 280 actas de las transcripciones de las reuniones del alto mando castrense entre 1976 y 1983.

Las actas de la dictadura fueron halladas en octubre del año pasado en el subsuelo del Edificio Cóndor de la Fuerza Aérea y, una vez clasificadas y digitalizadas, comenzaron a ser entregadas como testimonio histórico sobre la filosofía y el programa genocida de los militares.

Copias de esa documentación se vienen distribuyendo en centros de estudios, universidades y diversas instituciones del país y también del extranjero, como en Barcelona y México.

Rossi, acompañado por Nilda Garré, embajadora argentina ante la OEA, le entregó esa documentación al secretario ejecutivo de la Cidh, Emilio Alvarez Icaza. El ministro revalorizó el hallazgo de esa documentación porque "además de ser inéditas —dijo— tienen un valor testimonial enorme".

Rossi destacó que fue el propio jefe de la Fuerza Aérea quien informó sobre la existencia de las actas, por lo que hay expectativas de que pueda encontrarse más material. En ese sentido, el Ministerio de Defensa requirió de todas los organismos bajo su jurisdicción que intensifiquen la búsqueda de ese tipo de documentación.

En el transcurso del encuentro en la sede de la OEA, el titular de la cartera de Defensa puso énfasis en el "reconocimiento internacional de la política de derechos humanos de la Argentina", donde la "Justicia federal ha sido la encargada de enjuiciar a los represores y condenarlos a penas que purgan en cárceles comunes".

También en ese sentido se pronunció Alvarez Icaza, quien calificó el hallazgo como "un hecho histórico con el que se va armando la verdad de un pasado doloroso y un presente con justicia".

Después de la entrega de las actas, el ministro de Defensa se reunió con el secretario general de la OEA, José Insulza, a quien también le ofreció detalles sobre su contenido.

La agenda. La actividad del ministro en la capital norteamericana también incluyó ayer una charla en la Universidad George Washington sobre "Derechos humanos e integración latinoamericana". La gira continuará hoy en Austin, Texas, donde Rossi expondrá sobre "Defensa, eje articulador de la integración latinoamericana en la universidad local.

En Sudáfrica

El requerimiento del Ministerio de Defensa para que todas las dependencias militares busquen archivos e información sobre la dictadura comienza a dar frutos. En la agregaduría militar argentina en Sudáfrica se encontró un video de propaganda de la dictadura. Está siendo traducido y digitalizado y pronto se lo dará a conocer públicamente. Por esa dependencia pasaron, entre otros, los represores Chamorro y Astiz.

La histórica misión de la Cidh que visitó el país en 1979

Una misión especial de la Cidh de la OEA visitó el país entre el 6 y el 20 de septiembre de 1979 para recoger testimonios y elaborar un informe sobre las denuncias de violaciones a los derechos humanos.

Durante esos pocos días, los representantes de la comisión recogieron más de cinco mil denuncias, se entrevistaron con los integrantes de la junta militar y también viajaron al interior del país para hablar con familiares de las víctimas y jefes militares. En Rosario, entrevistaron al comandante del II Cuerpo de Ejército Luciano Jáuregui, quien años más tarde fue imputado por 15 privaciones ilegítimas de la libertad, tormentos y 12 homicidios.

Antes de partir, la Cidh le entregó a Videla un informe preliminar con recomendaciones, que no aceptó. El trabajo definitivo se presentó en diciembre de 1979 y obviamente la dictadura se encargó de que no tuviera difusión.

El informe de la Cidh fue el antecedente inmediato del elaborado por la Conadep donde se detalló la magnitud de los crímenes cometidos por la dictadura.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario