Edición Impresa

El kirchnerismo y sus aliados llevan el acuerdo con Irán al Congreso

Juicio por el atentado a la Amia. El oficialismo no prevé contratiempos para aprobar el memorándum. La oposición se abroquelará en un frente común para rechazarlo.

Domingo 10 de Febrero de 2013

El Congreso calienta los motores para empezar a rodar el próximo miércoles, durante dos semanas, y en sesiones extraordinarias convocadas por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El pasado 27 de enero, el kirchnerismo volvió a sorprender con un acuerdo firmado con Irán que permitiría interrogar a iraníes vinculados a los atentados a la Amia —en su tierra—, y así acercarse a la posibilidad de esclarecimiento del atentado político más cruento de la historia nacional.

El tratado, para que tenga validez, necesitará refrendarse por los congresos de los dos países. En la Argentina, el oficialismo se encamina, otra vez, a una aprobación con fuerzas propias y el sector aliado más directo. Mientras que el conjunto de la oposición mediática y política (en ese orden temporal), y las organizaciones Amia y Daia, ya se manifestaron en contra.

El próximo miércoles, el canciller Héctor Timerman irá al Senado a un plenario de comisiones de Asuntos Constitucionales, Relaciones Exteriores y Justicia, donde se abrirá el primer debate por la aprobación o no del acuerdo firmado con Irán.

Carta jugada. El convenio se abre a la discusión por sí o por no, aunque no a modificaciones ni reelaboraciones. Por lo tanto, las posiciones opositoras en este debut de año electoral ya están jugadas: todos votarán en contra. En el kirchnerismo no parecen desesperarse por el rechazo opositor y de las organizaciones judías.

En las seis semanas de verano de 2013 ya transcurridas, la oposición empieza a percibir que el paso del tiempo sin hechos salientes le juega en contra. Los hechos de mayor relevancia política y mediática —de una buena temporada de consumo turístico desplegado en todo el territorio nacional—, fueron los silbidos a Amado Boudou en San Lorenzo (Santa Fe) y los insultos a Axel en un barco clase turista y con dos niños en sus brazos.

Ahora, dar la batalla contra el acuerdo con Irán, ya no en los medios, directamente en el Congreso y seguir una línea pro Estado de Israel —que es la línea que finalmente prima en las organizaciones judías de la Argentina—, no representa una novedad política. Qué mejor que hacer antikirchnerismo asociándolo a la gran amenaza mundial, Irán. El cuco Irán viene siendo construido por Estados Unidos e Israel, y ya constituye un paradigma del mal para la prensa mayoritaria y dominante de la Argentina.

La oposición política, con pequeños matices, abonará esa línea argumental en las próximas semanas, en el Congreso. Hay una decisión tomada.

La comunidad judía argentina, que supo ganar una enorme representación en los medios de comunicación, de todos modos no excede las 250 mil personas en todo el país. Además, con mayoría en sectores medios y medios altos, se trata de una franja politizada e inelástica a la hora de migrar sus preferencias electorales a favor o contra el kirchnerismo o la oposición.

Expectativas. En el kirchnerismo valoran que el debate entre al Congreso, aunque no tienen ninguna expectativa de convencer a opositores ni sectores duros anti K de la comunidad.

El peronismo kirchnerista, en su variante populista de izquierda democrática, registra la importancia del cuarto de millón de judíos que viven en la Argentina, aunque también registra, con igual apego, a otras comunidades culturales, religiosas o nacionales, como los más de dos millones de paraguayos, bolivianos, uruguayos y peruanos, entre los que puede haber, como no, representantes de la comunidad judía.

Al cabo, el poder se constituye pragmáticamente, se mantiene, o se pierde, con los votos. Y los votos se suman de uno: judío, árabe, paraguayo, argentino. Siempre que tenga documento habilitado para votar.

El intento del oficialismo será lograr la ratificación del acuerdo con Irán, en ambas Cámaras, antes de que la presidenta abra las sesiones ordinarias del año en curso, el 1º de marzo próximo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS