Edición Impresa

El juez Beltramone inspeccionó el Gigante y levantó la clausura

Tal como se preveía, Rosario Central podrá jugar de local el próximo domingo frente a Douglas Haig ya que el juez Javier Beltramone levantó ayer la clausura del estadio, que había dictado después de los incidentes que se suscitaron en el partido ante Independiente Rivadavia de Mendoza.

Miércoles 17 de Octubre de 2012

Tal como se preveía, Rosario Central podrá jugar de local el próximo domingo frente a Douglas Haig ya que el juez Javier Beltramone levantó ayer la clausura del estadio, que había dictado después de los incidentes que se suscitaron en el partido ante Independiente Rivadavia de Mendoza. Fue la resolución que tomó el magistrado de instrucción de la 9ª nominación después de observar detenidamente la colocación y correcto funcionamiento de las siete cámaras, cuatro más de las solicitadas.

En total fueron siete cámaras las que se instalaron. Cuatro de ellas en el punto más conflictivo, la zona mixta que une ambos vestuarios, donde se produjeron los incidentes. Además se colocaron dos en el playón de estacionamiento y la restante en el camping, lindero a la pileta. En la sala contigua a la intendencia del club se montó el centro de monitoreo de las mismas. Allí cumplirá funciones gente designada por el club conjuntamente con personal policial.

"En lo particular y como tribunal estoy más que conforme por el trabajo realizado porque se instalaron más cámaras de las solicitadas. Todo lo que es la parte interna de comunicación entre los dos equipos de fútbol van a estar siendo monitoreados de manera permanente", argumentó el juez Beltramone ni bien terminó la recorrida por el interior del club junto al presidente canalla Norberto Speciale. De la inspección también participaron el jefe de órden público, inspector Daniel Corvellini, el jefe de inspecciones Sergio Santallana, el jefe de inspección zonal, comisario Guillermo Morgans, y el jede de la seccional novena Claudio Centurión.

Minutos antes de las 18 ya estaban todas las autoridades del club de la policía esperando a Beltramone, quien llegó unos 20 minutos más tarde de lo previsto. Speciale lo recibió en el playón de estacionamiento, donde comenzó la supervisión de las obras. De allí se fueron hacia el interior, a las zona de los vestuarios. Una vez cumplido ese paso el juez argumentó las razones de su decisión. "Todo este tema se resolvió favorablemente. Se instalaron más cámaras de las que fueron solicitadas y por eso se determinó levantar la clausura", dijo. El siguiente paso fue "la notificación a la AFA y al Coprosede", agregó. Pero en realidad el Coprosede como tal ya no existe más, ahora es Aprovide, un ente de seguridad que tiene injerencia sólo en provincia de Buenos Aires, ni siquiera en Capital Federal, mucho menos en Rosario.

Además señaló que "no" considera necesario "obras complementarias. Aspiramos a que la gente sepa que está siendo filmada y pretendemos que los controles sean lo más efectivos posibles".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario