Edición Impresa

El jefe de las Naciones Unidas acusó a Assad de "crímenes contra la humanidad"

El secretario general Ban Ki-moon anticipó que el informe de los expertos "confirmará el uso de armas químicas" en Damasco. Se planea una nueva conferencia internacional.

Sábado 14 de Septiembre de 2013

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, acusó al presidente sirio, Bashar Assad, de haber "cometido numerosos crímenes contra la humanidad", al tiempo que Rusia y Estados Unidos proseguían sin resultados visibles sus negociaciones en Ginebra sobre el control internacional del arsenal químico sirio. Se espera que el informe de los especialistas de la ONU sobre el uso de armas químicas en un barrio de Damasco en agosto pasado se conozca en los próximos días.

En Nueva York, Ban Ki-moon adelantó que el informe de los expertos de la ONU confirmará "de manera concluyente la utilización de armas químicas" en Siria, aunque no atribuyó directamente la responsabilidad de su uso al régimen sirio. Sin embargo, acusó al presidente Assad de haber "cometido numerosos crímenes contra la humanidad" y dijo estar "convencido de que los responsables rendirán cuentas cuando todo haya acabado".

El informe.El informe de los expertos de la ONU que investigaron en el lugar de los hechos el uso de armas químicas el pasado 21 de agosto, en un distrito rebelde cerca de Damasco, se espera para el lunes, según adelantó Francia. El mandato de la misión no prevé que mencione a los responsables del ataque, pero se ha mencionado en diversos medios que sí podría hacerlo, apartir de pruebas recogidas en el terreno, como restos de cohetes y otros elementos. Se cree que el 21 de agosto se utilizó gas sarín contra el barrio de Al Goutha. El ataque fue perpetrado en horas de la madrugada, mientras la gente dormía, y causó la muerte de entre 500 y 1.400 civiles. Según EEUU, más de 400 niños murieron. Las imágenes y la información del brutal ataque químico causaron conmoción mundial, y una reacción que llevó a EEUU a amenazar con un bombardeo selectivo de las fuerzas de Assad.

En Ginebra, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, dijo estar determinado, junto a su homólogo ruso, Serguei Lavrov, a "trabajar juntos, empezando por la iniciativa sobre las armas químicas, con la esperanza de que nuestros esfuerzos traigan resultados y aporten paz y estabilidad a esta región". Pero luego de dos días de intensas negociaciones no llegaron a ningún avance concreto. Hoy ambos continuarán negociando, según la CNN. Y el Washington Post comentó que "hasta ahora, hay muy poca evidencia de que EEUU y Rusia hayan hecho progresos".

Ante este cuadro, "ambos acordamos reunirnos nuevamente en Nueva York, más o menos cuando se celebre la Asamblea General de la ONU, alrededor del día 28, para ver si es posible encontrar una fecha" para una futura conferencia de paz sobre Siria, señaló Kerry. Tras una reunión en la que participó también el emisario de Naciones Unidas y de la Liga Arabe para Siria, Lakhdar Brahimi, Lavrov reafirmó el compromiso de Rusia a favor de esta futura conferencia de paz. Llamó a "que todos los grupos de la sociedad siria sean representados. Las partes sirias deben llegar a un consentimiento mutuo sobre el órgano de gobierno de transición que dispondrá de toda la autoridad", insistió. Pero pese a estas palabras, no hubo en Ginebra un entendimiento concreto entre EEUU, que exige un calendario rápido y eficaz de entrega de las armas químicas sirias, y Rusia, que logró esta semana ese compromiso de parte de su aliado árabe. Brahimi está a cargo de la preparación de la conferencia internacional conocida como "Ginebra 2". Pero la realización de esa conferencia "dependerá obviamente de la capacidad para tener éxito aquí", advirtió Kerry.

La oposición. La Coalición Nacional de la oposición siria, reunida en Estambul para tratar de formar un gobierno provisional, consideró que las "promesas del régimen sirio" sobre sus armas químicas, "no son más que nuevas tentativas para engañar a la comunidad internacional e impedirle castigarlo por sus crímenes". A su vez, Francia planteó la necesidad de reforzar a los rebeldes que enfrentan a Assad. El presidente François Hollande y los jefes de las diplomacias saudita, jordana y emiratí se pusieron "de acuerdo sobre la necesidad de reforzar el apoyo internacional a la oposición democrática" siria, "para permitirle hacer frente a los ataques del régimen", anunció la presidencia francesa. Por el momento, Francia sólo entrega material no letal a la oposición, pero varios países del Golfo sí le entregan armas.

El jueves, el presidente sirio se comprometió a adherir a la Convención Internacional para la Prohibición de Armas Químicas, pero con condiciones: que EEUU resigne definitivamente una intervención militar y cese de dar armas a los rebeldes. Washington hasta ahora no habría provisto de armas a los rebeldes, sino ayuda "no letal", dado que no está convencida de los beneficios de un triunfo de este bando. El presidente ruso, Vladimir Putin, declaró ayer que esta decisión de Siria es un "paso importante" hacia una solución de la crisis en el país.

Molestia de Turquía.Muchos actores regionales ven en el anuncio ruso-sirio una mera búsqueda de tiempo para evitar un ataque de EEUU. El premier de Turquía, Tayyip Erdogan, declaró que dudaba que Assad cumpla su promesa de entregar las armas químicas, acusándolo de estar ganando tiempo para nuevas "masacres". Turquía defiende una intervención militar. "El régimen de Assad no ha cumplido ninguna de sus promesas, ha ganado tiempo para nuevas masacres y continúa haciéndolo", declaró Erdogan. "Dudamos de que las promesas sobre armas químicas se cumplan", agregó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS