Edición Impresa

El jefe de la Unión Industrial pidió corregir la política económica

Héctor Méndez advirtió que si el gobierno no revisa su estrategia va a perder las elecciones. Pidió "bajar el nivel de alteración".

Martes 20 de Agosto de 2013

El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, le reclamó a al gobierno "bajar el nivel de alteración y ponerse a trabajar" para hacerle "correcciones" a la política dirigida al sector. Caso contrario, advirtió, "tendrán menos votos" en las elecciones legislativas de octubre.

El titular de central fabril marcó la cancha en las horas previas al acto que encabezará la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en Santa Cruz, en el que se adjudicará la ejecución de las obras de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic.

A la ceremonia fueron invitadas corporaciones empresarias y sindicales que hasta hace poco expresaron cierta afinidad con el gobierno. La movida forma parte de la convocatoria realizada por la jefa del Estado la semana pasada, para debatir el futuro del modelo económico con "los dueños de la pelota". Esto es, con los dirigentes sectoriales que estarían detrás de los candidatos opositores que fueron votados en las primarias del domingo anterior.

La central fabril, cuyo presidente anterior integra la lista de candidatos a diputados que encabeza Sergio Massa, confirmó su asistencia, con una agenda de reclamos que revela en cierta medida el distanciamiento con el gobierno. Incluirán en la agenda las trabas a la importación de insumos y bienes de capital, la devaluación, el costo laboral y las restricciones en el mercado cambiario.

"Los empresarios necesitan trabajar", expresó ayer Méndez, quien se quejó porque "hay una enorme presión fiscal" y "los empresarios no dan más".

"El mismo titular de la Afip, Ricardo Echegaray dijo que no hay más de dónde sacar, no hay que ponerse colorado por estos temas, sino hablarlos", planteó Méndez, en una entrevista radial.

Méndez celebró como una "buena noticia" que el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, haya dicho que puede haber correcciones en la política industrial y señaló que "la argentina no fabrica de todo, como ningún país fabrica de todo".

"Si se hacen las correcciones, tendrán más votos, y sino, tendrán menos votos", evaluó Méndez, apuntó que el sector industrial tiene "muchos problemas".

Fantasmas. "Nos dicen desde las empresas que no tenemos insumos, reintegros, y que nos pueden intervenir en cualquier momento", dijo Méndez.

Se lamentó porque "hay demoras de 180 días en el ingreso de importaciones y los resultados son graves para el país si no se pueden ingresar insumos, cosas que son necesarias para el giro de la industria".

En el mismo sentido, sostuvo que "habría que concentrarse más en el día a día, en lo que necesitan las empresas, los trabajadores".

El titular de la entidad que reúne al sector industrial se quejó de la relación entre el salario de los trabajadores y la capacidad económica de las empresas.

"Compare los salarios de Argentina con otros países. No hay empresa que pueda funcionar si no tiene una relación laboral óptima", expresó sobre ese aspecto.

Ferrer y los desequilibrios

El economista Aldo Ferrer, fundador del Plan Fénix, advirtió que la conducción económica debe resolver “problemas estructurales” y “desequilibrios macroeconómicos”.

No obstante, advirtió que el gobierno mantiene un apoyo electoral “significativo” en base a sus “logros relevantes” en cuanto a la economía.

Ferrer “llamó a consolidar un modelo nacional que tiene que resolver problemas estructurales fundamentales como el energético o el déficit en el comercio exterior de manufacturas”.

Al referirse a los desequilibrios, juzgó que “hay una situación muy tensa en las finanzas públicas por la política de subsidios destinados a contener la inflación”. Por otro lado, se refirió a las “tensiones con los precios internos y con el tipo de cambio”. Dijo que “hay que evitar que los costos suban más que la paridad nominal y sostener espacios de rentabilidad”.

Campaña contra Ganancias

El sindicato Municipal de Rosario, junto a la Asociación de Trabajadores de la Sanidad de Rosario y el sur provincial (Atsa Rosario), lanzaron una campaña de afiches y volanteadas en la ciudad en rechazo a la aplicación del impuesto a las ganancias sobre salario. Bajo el lema “El salario no es ganancia”, denuncian que la falta de actualización del mínimo no imponible “hace que los trabajadores paguemos un impuesto injusto”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS