Edición Impresa

El jazz, una música "democrática" que a partir de hoy celebra su día

La Unesco y Herbie Hancock impulsaron el festejo por primera vez en su larga historia. Treinta y tres países, incluidos Argentina y Uruguay, adhirieron a la celebración.

Lunes 30 de Abril de 2012

El primer Día Internacional del Jazz se celebrará hoy, y todos los 30 de abril, alrededor del mundo. Con este reconocimiento se decidió recordar un género que pasó de la marginalidad de sus origenes a ser considerado "un tesoro nacional" por parte del Congreso de los Estados Unidos. Ahora, además, la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia y la Cultura (Unesco) decidió impulsar "las virtudes del jazz como instrumento educativo y como fuerza de paz, de diálogo y cooperación entre los pueblos".

Esta celebración, que surgió como una propuesta del pianista Herbie Hancock, comenzó en París y tendrá su celebración central hoy en la sala de la Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York.

Esta noche, Hancock, embajador de buena voluntad de la Unesco, ex integrante del quinteto de Miles Davis y uno de los referentes del género, actuará junto a figuras de proyección internacional y local como Tony Bennet, Esperanza Spalding y Wynton Marsalis, además de Dee Dee Bridgewater y Diane Reeves. El encuentro tendrá entre sus anfitriones a Michael Douglas, Morgan Freeman y Quincy Jones, pero sus protagonistas serán sobre todo los músicos negros de Estados Unidos, descendientes de esclavos, y de Africa, fuente del jazz.

El origen. La idea de la celebración comenzó a gestarse durante la Conferencia General de la Unesco de noviembre pasado, cuando la comunidad internacional finalmente proclamó el 30 de abril como el Día del Jazz, en respuesta a la idea impulsada por Hancock.

En el sitio oficial de la Unesco se afirma que "esta jornada tiene como objetivo sensibilizar al público sobre las virtudes de la música jazz como herramienta educativa y como motor para la paz, la unidad, el diálogo y el refuerzo de la cooperación entre los pueblos".

También se explica que entre las razones para decisión de instituir el Día Internacional del Jazz, se consideró que "gobiernos, organizaciones de la sociedad civil, instituciones educativas y ciudadanos ya implicados en la promoción de la música jazz aprovecharán esta oportunidad para fomentar la idea de que no se trata tan sólo de un estilo de música, sino de que el jazz contribuye también a la construcción de sociedades más inclusivas, fomenta la igualdad de género, promueve la innovación artística, la improvisación, nuevas formas de expresión y la integración de músicas tradicionales en las formas musicales modernas, estimula el diálogo intercultural y facilita la integración de jóvenes provenientes de medios marginados".

Raíces. En tanto, la directora general de la Unesco, Irina Bokova, mencionó entre los argumentos que "a lo largo de su historia el jazz ha sido una fuerza de transformación social positiva y sigue siéndolo hoy. Esta música, cuyas raíces se remontan a la esclavitud, constituye una expresión apasionada contra todas las formas de opresión. Habla un lenguaje de la libertad que es comprensible por todas las culturas".

El mensaje y la fecha convocó a 73 artistas sólo en Estados Unidos y logró unir a esponsores de todo el mundo, desde Latinoamérica hasta Rusia en una lista que incluye sitios e instituciones tan distantes como el Ministerio de Cultura de Azerbaiyan, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irak, los gobiernos de Brasil, Rusia, Noruega, y Suiza; el Instituto Goethe, el Instituto Polaco de París, el Festival de Jazz de Montreaux, el Museo Smithsonian de Estados Unidos, la Oficina de Turismo de Alemania y por supuesto, Blue Note, el legendario club de jazz de Greenwich Village, en Nueva York.

La fecha, cuya celebración en Argentina incluyó actividades en la Escuela de Música de La Plata, es celebrada en 33 países, a lo largo y ancho del mundo, desde Suecia a los Emiratos Arabes y desde Cuba a Japón, en lugares como Armenia, Australia, Bélgica, Canadá, República Dominicana, Italia, Líbano, Malasia, Montenegro y Omán, entre otros. Tal como lo dijo la directora de la Unesto, "el jazz habla un lenguaje de la libertad que es comprensible por todas las culturas".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario