Edición Impresa

El incremento de las tarifas pone en jaque a las cooperativas eléctricas

La situación ya generó encuentros con legisladores y algunas acciones dentro de los municipios, lo cual ya genera tensión en algunas localidades. Analizan posibles salidas.

Sábado 02 de Abril de 2016

Definitivamente, la medida del gobierno nacional de retirar abruptamente los subsidios a las tarifas de electricidad hizo que las mismas triplicaran —o más— su valor. Las repercusiones se reflejaron rápidamente en las boletas que llegan a los usuarios con importes que alarman y ponen en peligro no sólo las economías familiares, sino también la subsistencia de algunos comercios, pequeñas industrias y cooperativas, que proveen del servicio a muchas localidades de la provincia. Los incrementos afectan seriamente también las finanzas y las relaciones que las cooperativas proveedoras mantienen con la comunidad, al punto que en algunas localidades como Villa Gobernador Gálvez y Venado Tuerto ya hubo inconvenientes, movilizaciones y hasta situaciones de tensión.

   Ante los abruptos incrementos los ánimos se han ido caldeando y, desde la Gobernación, Miguel Lifschitz señaló que “la Empresa Provincial de la Energía (EPE) es una distribuidora de energía del Servicio Interconectado Nacional (SIN) y con la medida del gobierno nacional de aumentar la energía mayorista no hay otra (opción)que trasladar a las tarifas ese aumento, y esto está ocurriendo no sólo en Santa Fe, sino en todo el país”. Y añadió: “Los aumentos de la EPE en Santa Fe son menores que en otras jurisdicciones”. La empresa provincial señala que para un consumo bimestral de 400 kilovatios, la suba significará 53,50 pesos más por mes, mientras que para una tarifa de jubilado, con un consumo de 200 kilovatios bimestral, el incremento será de 13,80 pesos por mes.

   La EPE abastece a más de 1.250.000 clientes en 295 localidades de la provincia, en un área de 114.799 kilómetros cuadrados, además opera la mayor extensión de líneas de alta, media y baja tensión del país, con una densidad promedio de 11 clientes por kilómetro cuadrado.

Con legisladores. En este contexto, representantes de entidades del sur de Santa Fe se reunieron recientemente con senadores provinciales justicialistas. Cooperativistas de comunas como J.B. Molina, Ibarlucea y Acebal, integrantes de la Federación de Cooperativas de Energía, mantuvieron esta semana en la sede Rosario del bloque del Partido Justicialista un encuentro con los senadores departamentales Armando Traferri (San Lorenzo), Rubén Pirola (Las Colonias) y Danilo Capitani (San Jerónimo).

   Sobre la crudeza con que se implementan los incrementos y su magnitud, Traferri señaló que “el gobierno provincial debe entender que estas cuestiones deben hacerse de manera gradual; no se pueden hacer de la noche a la mañana porque la verdad es que nos van a generar mucho desempleo, mucha gente que no va a poder pagar el servicio porque ante montos así no alcanza con restringirse en el consumo de la energía”. Y agregó: “Estamos muy preocupados con este tema y desde el Senado estamos haciendo las acciones que podemos, porque tampoco depende de nosotros, para que se reflexione y se analice el cuadro tarifario y un aumento gradual”.

   En opinión de Traferri, la magnitud del aumento pone en jaque la posibilidad de pago de las facturas y el modo de seguir pagando las subsiguientes. “Claro que existen herramientas para atajar esta sacudida económica hasta acomodar nuestros gastos, como son los planes de pago, pero si nos metemos en un plan de pago con la primera factura ¿cómo se supone que pagaremos las siguientes, con otro plan de pago a mayor plazo?”, se preguntó.

   También, respecto a las cooperativas, el grupo de legisladores justicialistas pretende que el gobierno provincial “utilice herramientas en beneficio de todos los santafesinos y que no se genere un vaciamiento económico en las cooperativas, teniendo en cuenta que llevan invirtiendo muchísimo dinero en mejorar la calidad de la prestación, en recursos humanos y demás para lograr la competitividad necesaria”.

En Villa G. Gálvez. En Villa Gobernador Gálvez, los reclamos contra los aumentos provocaron la movilización hasta la cooperativa y una protesta hasta con quema de neumáticos frente a la entidad que ofrece el servicio. Incluso, al cierre de esta edición, vecinos y entidades se juntaban en la Plaza a la Madre para peticionar que queden sin efecto los incrementos tarifarios.

Pero también tuvieron eco en el Concejo. El edil Carlos Dolce presentó un proyecto por el que se declaró "de interés social y comunitario para la ciudad el tratamiento y la aprobación del expediente 30.882 de la Cámara de Diputados, en el que los legisladores Silvia Augsburger y Rubén Giustiniani piden que se dejen sin efecto los aumentos en la tarifas de energía eléctrica dispuestos por el gobierno provincial desde el 1º de febrero pasado". Y que a cambio, y para contrarrestar el incremento que la EPE debe afrontar ante el mercado mayorista eléctrico, propusieron gestionar ante el gobierno nacional que se compense la deuda que la Nación tiene con la provincia de Santa Fe en concepto de devolución del 15 por ciento de coparticipación, imputándolo al pago de la compra de energía.

Las salidas posibles. Sergio Javier Perucca preside la cooperativa de María Teresa, en el departamento General López, pero también la Federación de Cooperativas Eléctricas (Fescoe) de la provincia, una de las dos entidades madre del sector _la otra es la seccional santafesina de la Federación Argentina de Cooperativas Eléctricas (Face)_ y que aglutina a 33 cooperativas de todo el territorio santafesino.

El dirigente recordó que en la región se plantean diversas salidas posibles a la situación. "Por ejemplo, en Venado Tuerto la política intercedió en el tema y el Concejo emitió una ordenanza que prohibió a la cooperativa trasladar el aumento. Esta se negó a acatar y largó igualmente la facturación a la calle con el aumento, una situación que por la magnitud de esa ciudad repercute en otras localidades de la región. A las cooperativas no les queda otra alternativa que trasladar el aumento, porque si no, se funden", advirtió.

Para Perucca, una alternativa para bajar el costo es prestar otros servicios. "En nuestra cooperativa tenemos sala velatoria, servicios sociales, estamos haciendo las cloacas, vendemos telefonía celular; todos esos servicios intentan, con una pequeña ganancia, subsidiar la pérdida que genera el sector eléctrico que en una entidad chica como la nuestra representa el 70 por ciento de la cooperativa".

El dirigente vaticinó que "se viene una situación igual con el gas, y entonces las cooperativas van a tener un problema muy grande para el cobro. Si aumento y me quedan debiendo, tengo que cortar el servicio y si lo hago se generan situaciones muy difíciles de sobrellevar", remató.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario