Edición Impresa

El impuesto a los vehículos de alta gama impactará sobre 120 modelos

Nueva etapa. La cámara de concesionarios criticó el proyecto que recibió media sanción de Diputados. Buscan reducir la importación de autos y motos de alta gama, embarcaciones y aeronaves deportivas.

Viernes 29 de Noviembre de 2013

De convertirse en ley el impuesto interno a los vehículos de lujo serían alcanzados por la medida 120 modelos —370 versiones— de los 220 que existen en la Argentina, si se suman los mercados de autos, utilitarios y pickups. Así se desprende del informe dado a conocer ayer por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara).

Según el análisis de la entidad, el impuesto abarcaría al 55 por ciento de los vehículos en alguna de sus versiones. Prácticamente, abarca a la totalidad de las marcas: Alfa Romeo, Audio, BMW, Chevrolet, Citroën, Dogde, Ferrari, Ford, Honda, Hyundai, Jaguar, Jeep, Kia, Land Rover, Maserati, Mercedes Benz, Mini, Mitsubishi, Nissan, Peugeot, Porsche, Renault, Subaru, Toyota, Volkswagen y Volvo. No serían alcanzadas marcas como Fiat.

La Cámara de Diputados aprobó en la madrugada de ayer y giró al Senado el proyecto que aumenta los impuestos internos para autos y motos de alta gama, embarcaciones y aeronaves deportivas, con alícuotas que alcanzan el 50 por ciento.

De esta forma, el texto fue enviado al Senado, que tiene previsto darle la sanción definitiva antes del recambio legislativo del próximo 10 de diciembre.

El titular de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja, Roberto Feletti, defendió el proyecto y dijo que la suba del impuesto "afecta al 20 por ciento de la industria automotriz".

El proyecto modifica la ley 24.674 y sus modificatorias de impuestos internos. El texto establece una alícuota del 30 por ciento sobre los vehículos concebidos para el transporte de personas (excluidos los autobuses, colectivos) los preparados para acampar y los chasis con motor y motores para los vehículos precedentes, cuyo precio sin impuestos sea entre $170.000 a $ 210.000. Y para los que superan los $ 210.000 la alícuota será del 50 por ciento.

Para la entidad que agrupa a las concesionarias, el impuesto abarcaría entre el 8 y 9 por ciento de los patentamientos de automóviles. Unos 56.000 patentamientos hubieran estado alcanzados este año, "y el 15 por ciento de la facturación del sector", apuntó la organización.

Efecto inflación. Con una proyección de una inflación en 2014 del 20 por ciento, el impuesto treparía a 148 modelos y 534 versiones. "Entrarían modelos fabricados en el país (C4, Focus, 308, 408, Fluence, SW4), Mercosur y México. Serían el 68 por ciento del total de modelos y representaría entre el 23 y 24 por ciento de los patentamientos —unas 152 mil unidades— y el 27 por ciento de la facturación de los automóviles.

A partir de la vigencia de la norma en el mercado dejarán de existir los segmentos de precios finales entre 239 mil y 312 mil pesos y entre 385 mil y 505.500 pesos.

Las marcas Alfa Romeo, Audi, BMW, Chrysler, Dogde, Ferrari, Jaguar, Land Rover, Mini, Porsche, Subaru y Volvo, tendrían alcanzados a todos sus modelos por el impuesto. En el caso de Chevrolet, Ford, y Renault se verían afectados el 1 por ciento de sus modelos, en torno al el 3 por ciento en el caso de Peugeot y Citroën. El resto de las marcas se verían afectados entre un 10 y 70 por ciento.

Acara señaló en el informe que "si bien el sector avala la preservación de las reservas, creemos que la medida no es la más adecuada". Prevén una reducción mínima del 50 por ciento en las ventas de los vehículos afectados.

Según estimaciones de la entidad, si se calcula un valor FOB promedio de 30 mil dólares por unidad, el Estado se ahorraría en divisas el próximo año 810 millones de dólares, pero dejaría de recaudar 1.010 millones en concepto de impuestos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS