Edición Impresa

El Hospital de Niños Zona Norte

El lunes 26 se publicó en este diario una iniciativa del diputado Jorge Henn para incorporar en los centros de salud de la provincia espacios lúdicos para que niños y adolescentes reciban información sobre los tratamientos a los que serán sometidos

Domingo 02 de Julio de 2017

El lunes 26 se publicó en este diario una iniciativa del diputado Jorge Henn para incorporar en los centros de salud de la provincia espacios lúdicos para que niños y adolescentes reciban información sobre los tratamientos a los que serán sometidos. Para ello toma como modelo la experiencia que se hace en el Hospital de Niños Zona Norte de Rosario desde hace años. Si bien nada se puede opinar en contra de la iniciativa, nos parece que no es la prioridad que en estos momentos debería llamar la atención de todos quienes dirigen la salud pública, provincial y municipal en Rosario. El hospital, que se toma como inspiración en el proyecto, está pasando uno de sus peores momentos. Todos sabemos que en esta época del año se agudizan los casos de cuadros respiratorios, pero lejos de fortalecerse las medidas para una mejor atención y efectiva resolución de los problemas, se descansa sobre la responsabilidad y compromiso de los médicos de las guardias que se ven atosigados con 250 a 300 pacientes por día. Es humanamente imposible que tres o cuatro profesionales den respuesta a esa cantidad de pacientes, a los que no pueden internar aunque lo necesiten porque no hay camas ni provisión de oxígeno suficientes. La disyuntiva a la que se enfrenta un médico que no duerme, come mal, está exigido y estresado, además de maltratado por los familiares, cansados de esperar o temerosos de lo que pueda pasar con su niño las 24 horas de la guardia, es si "interna" en una camilla dentro de la guardia o en un pasillo, o si rechaza al paciente. ¿Quién puede asegurar que en esas condiciones un ser humano (el médico) esté exento de equivocarse? ¿Por qué asiste tanta gente a una guardia hospitalaria que debería ser para los casos urgentes? ¿Qué pasa con los centros de salud que deben recibir y resolver los casos y sólo derivar aquellos complicados al hospital? ¿Por qué la población no va a los centros de salud? ¿No le dan respuesta? ¿Están cerrados? ¿No tienen pediatras? Estas preguntas son las que deberían responder quienes están a cargo de toda la estructura de salud, provincial o municipal, empezando por la dirección del Hospital de Niños Zona Norte. ¿Saben las autoridades lo que pasa? ¿Puede ser que entre tantos expertos no se dé un solo paso para solucionar un problema que como primera medida exige hacerse presente en el hospital para ver cómo se trabaja? ¿Es justo que la vida de nuestros niños sea responsabilidad exclusiva del profesional médico y enfermeros sin más medios que su compromiso y amor por lo que hacen? Las soluciones deben llegar antes y no esperar a que pase algo que pueda ser irreversible.

María Cristina Rímoli

DNI: 5.448.901


Argentina, país vertiginoso

Vivimos en un país fluido, pasamos el día a día, no se puede programar qué sucederá la próxima semana. Esto hace que seamos una población preparada en términos económico financieros. Un argentino no necesita ser experto en economía para saber que es la cláusula Rufo, un swap, lebac, etcétera. Hemos atravesado varias crisis económicas, de modo que un ciudadano común, para poder subsistir, además de concentrarse en su trabajo, deba estar pendiente de la evolución de la macro economía. Por otra parte, hay elecciones promedio cada dos años, nos pasamos prácticamente en campaña política, hecho que ocasiona desgaste y "gastos", sin dar solución por ejemplo a la falta de agua en el norte y a necesidades urgentes. De manera que, hasta el 22 de octubre nos marearán con la oratoria referente a "bosques verdes" por el lado del oficialismo y a "que estamos en 2002" por parte de la oposición. Y la realidad indica que no estamos ni en una cosa ni en la otra. Este escenario, me recuerda esta frase: "Nunca se miente tanto como antes de una elección, durante una guerra o después de una cacería"

Guillermo A. Pizzo

DNI: 16.249.761


El sentido común ausente

La nota sobre las inexplicables bromas al 911 deja al desnudo la insensatez de un grupo de nuestra sociedad. Cuesta creer que alguien pierda su tiempo en hacer este tipo de daño, pero si quisieran pueden ser individualizados, solo que acá todo vale y no hay castigo para nadie. Lo que más debe preocupar es que estos personajes, si tienen edad para emitir un voto, harán uso de su derecho con la misma irresponsabilidad. En cuanto a la página siguiente del diario, donde se refiere a los 300 policías y gendarmes movilizados para "la boda del año", así también a la lavada de cara de toda la zona donde será la megafiesta deja también al desnudo la falta de sentido común de otro sector de la sociedad, en este caso de quienes nos gobiernan. Esto me trajo a la memoria lo que sucedía, hace varios años, en la fábrica textil Estexa, cuando veíamos que los jardineros ponían en valor las adyacencias y las paredes enmohecidas las blanqueaban era porque el dueño de la textil anunciaba su visita. No hay duda que la estupidez humana es atemporal.

Inés Sánchez Almeyra

DNI: 5.088.545


Soñando por un mundo mejor

Durante este siglo la temperatura aumentará cuatro grados centígrados, la agricultura desaparecerá en muchas partes del mundo provocando hambruna mundial, el nivel de los mares aumentará 18 y 59 centímetros, y con el derretimiento de los polos se agregarán entre 10 y 20 centímetros adicionales. Las islas Malvinas podrían desaparecer. nunca se ha vivido algo así en cuatro millones de años. Los integrantes de sexto grado de la escuela primaria Domingo Faustino Sarmiento Nº 642 de la localidad de Los Cardos estamos convencidos de que todavía hay una oportunidad de hacer algo, salvar a nuestro planeta y, en consecuencia, a nosotros mismos. Todos nos merecemos un mundo limpio y ambientable. Reciclar ciertas cosas que consumimos, conservar el agua y la energía son tareas fáciles, pero que no estamos habituados a realizar. ¿Y si tomamos conciencia y empezamos a actuar? Es sólo nuestra responsabilidad.

Alumnos de 6º grado, Escuela Sarmiento

Docente Marcela Compagnucci

DNI: 20.601.556


Sobre poda y prioridades

Cada vez que intentamos que Parques y Paseos de Rosario se haga cargo de poda de árboles gigantescos, que ademas de causar estragos en tormentas fuertes, tapan luminarias, crean inseguridad y algunas ramas el peatón debe sortearlas, nos contestan que no tienen presupuesto, y por otra parte ahora quieren hacerse cargo del mantenimiento de los plantines en las nuevas paradas de colectivos. ¿Qué le pasa a nuestra intendenta? ¿Estamos en condiciones de semejante presupuesto en mantenimiento en plantines, y además mal elegidos? Hay prioridades. Los árboles gigantescos deben estar controlados y no actuar sólo luego de accidentes a veces fatales. Sentido común, por favor. Es el dinero de los rosarinos.

DNI: 6.730.168


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS