Edición Impresa

El Hogar Español recibió la Medalla de Oro a la Emigración

La distinción fue entregada por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social de ese país. El espacio lleva 40 años de trabajo.

Miércoles 15 de Abril de 2015

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España premió con la Medalla de Oro a la Emigración al Hogar Español, un espacio de más de 6 hectáreas en la zona sudoeste de la ciudad que desde hace más de cuatro décadas alberga a españoles, descendientes de españoles y también argentinos de la tercera edad. Empezó a funcionar con apenas ocho habitaciones, cuando dependía de la Sociedad Española de Socorros Mutuos y actualmente tiene 38 cuartos, que empiezan a ser remodelados, y con capacidad para más de 76 personas, además de pileta climatizada, comedor, sala de computación y una huerta en la que trabajan los vecinos del barrio. "El olor a la tierra ausente hizo que se construyeran a lo largo y ancho del país instituciones como ésta, que pretendían mantener viva esa España lejana", señaló el presidente del hogar, Gerardo Hernández Illanes, utilizando la misma frase de Miguel de Unamuno que aparece en el reverso de la medalla recibida.

El embajador español, Estanislao De Grandes Pascual; el flamante cónsul en la ciudad, Alfonso Palazón Español; el director general de Migraciones de España, Alberto Miras Portugal, y el presidente de la entidad presidieron el acto que se hizo en el mismo comedor del espacio, donde también estuvo la intendenta Mónica Fein.

La Medalla de Honor de la Emigración es una distinción que entrega desde 1970 el Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España y que busca premiar personas o entidades públicas o privadas, por la realización de servicios eminentes a emigrantes o a la propia España. Tiene tres categorías: oro, plata y bronce, y ayer el Hogar Español recibió la máxima premiación.

Cuatro décadas. La Sociedad Española de Socorros Mutuos de Rosario, la más antigua del país y la segunda de América latina, fue la que decidió en 1971 crear el hogar con la idea de albergar a los residentes españoles de la tercera edad. "En ese momento había cerrado lo que se llamaba «la continuación», que era un espacio que tenía para los mayores el Hospital Español, por lo que entonces surgía esta necesidad", recordó Hernández Illanes.

Así, comenzó a gestarse el proyecto. Y el primer aporte fue del gobierno nacional argentino, que donó las 6,6 hectáreas donde aún funciona el hogar y que tienen su ingreso en la esquina de Avellaneda y Uriburu. La construcción del primer edificio llevó una década y abrió en 1981, con las primeras ocho habitaciones para los residentes.

Ya separada de la Sociedad Española de Socorros Mutuos, se convirtió en una entidad autónoma que se mantuvo con fondos propios hasta 2002, cuando comenzó a recibir ayuda del gobierno de la península ibérica. Incluso en 2004, a través de aportes de España, construyó una pileta climatizada para actividades de rehabilitación y recreación de los residentes.

Precedidas por un enorme y cuidado parque, actualmente tiene 38 habitaciones, 8 especialmente equipadas para personas dependientes, e inició un proceso de reforma de los cuartos que se llevará adelante con fondos propios y con aportes del gobierno de la provincia. Además, mantiene un convenio con la Municipalidad a partir del cual funciona en 2 de sus 6 hectáreas una huerta que es trabajada por los vecinos del barrio, que producen anualmente 60 toneladas de verdura orgánica.

"Se mejoró mucho, se hizo un quincho donde los residentes pueden estar con sus familias y ahora vamos a instalar juegos infantiles para los nietos, y ya funciona una sala de computación donde muchos residentes toman clase", explicó el presidente del espacio, que alberga 76 personas (un 60 por ciento argentinos y un 40 por ciento con nacionalidad española) y que tiene una copiosa lista de espera.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario