Edición Impresa

El histórico edificio Lavardén fue transformado y reabre en agosto

Mudaron viejas oficinas del Estado y ahora sólo habrá espacios del Ministerio de Cultura. El proyecto nació en 2006. Un centro cultural en un palacio con 50 ámbitos diferentes.

Sábado 28 de Julio de 2012

"El espectáculo, el ocio, la imagen, la música, el juego, el teatro, la danza, la palabra, el pensamiento, la posibilidad de estudiar, la vida". Así sintetizó la ministra de Cultura de la provincia, María de los Angeles Chiqui González, el proyecto que desde el 8 de agosto próximo transformará el viejo edificio Lavardén (Mendoza y Sarmiento) en la llamada Plataforma Lavardén, un centro cultural con talleres, capacitaciones, muestras, bailes, espacios de encuentro y más.

La mudanza de otras oficinas provinciales permitió que Cultura se hiciera cargo del antiguo edificio y, a través de obras de infraestructura, se recuperaron más de 40 espacios y cinco nuevas salas, además del tradicional teatro. Con la reformulación total del palacio volverán a brillar los viejos y señoriales salones de 1927, cuando se inauguró allí la sede de la Federación Agraria y su hotel.

El proyecto de trasladar oficinas de los ministerios de Desarrollo Social, Gobierno y Producción a la sede de Gobierno, que ya es una realidad, tiene varios años, e incluso en 2006, durante la gestión de Jorge Obeid como gobernador, el entonces secretario de Cultura de la provincia, Jorge Llonch, impulsó la idea de convertir el edificio de Mendoza y Sarmiento en una Ciudad Cultural. Después de tanto tiempo, la propuesta tomó forma definitivamente.

A partir de las obras de infraestructura, el inmueble recuperó enormes salas y salones donde antes había oficinas. La desocupación pudo concretarse paulatinamente y ahora el proyecto cultural se pondrá en marcha con la fuerte impronta de Chiqui González.

Las obras comenzaron hace ya tres años, se recuperaron los techos, se cambió la instalación eléctrica y la red de gas, además de impermeabilizarse los sótanos que hasta hace poco tiempo se inundaban. La inversión alcanzó poco más de 1,2 millones de pesos. "No es una erogación onerosa, fue pulmón y más pulmón", afirmó la secretaria de Cultura.

El enorme subsuelo es uno de los principales espacios. Allí, funcionará un taller textil y de fabricación de vestuario, uno de carpintería y otro de herrería, que se utilizarán para capacitación y de producción destinadas a obras de teatro y proyectos del ministerio; mientras que otro sector será utilizado como espacio de experimentación y espectáculos, conciertos y artes urbanas.

La vedete en la planta baja, además del techo circular pintado por Angel Guido, es el Salón de las Miradas, un enorme ámbito que se destinará fundamentalmente a muestras, pero que, al mismo tiempo, puede ser escenario de conferencias, clínicas y seminarios.

Las propuestas lúdicas y de "ocio cultural", como las llamó el director de Proyectos Estratégicos del ministerio, Gerardo Agudo, estarán en el primer piso. La Galería de los Roperos invitará a atravesar las puertas de antiguos armarios. Habrá una sala de lectura, una de almohadas con dispositivos de audio para escuchar música, cuentos y relatos por sus autores, un espacio audiovisual, una sastrería teatral, una sala de rompecabezas, un club de barrio con cancha de bochas, sapo y metegol incluidos, y la estrella será un salón de paredes rojas con una carrousel en el centro.

"Los cuartos crecientes", en el segundo piso, reunirá sitios de ensayo, capacitación, charlas y debates; mientras que en el tercero y cuarto pisos funcionarán las oficinas del ministerio.

El último piso escondió hasta hace poco otra de las joyas del edificio diseñado por el arquitecto Juan Durand y construido por la Compañía Candia, el salón comedor del viejo hotel de la Federación Agraria. "Lo llamamos El Gran Salón, es un espacio señorial que ahora utilizaremos para conciertos, bailes y eventos", señaló la ministra de Cultura.

La terraza, con dos glorietas, un gran reloj y la enorme cúpula, también son parte de la recuperación, aunque su esplendor llegará con la primavera. Así lo adelantó la funcionaria y señaló que "la idea es realizar actividades de verano, encuentros y espectáculos al aire libre en pleno centro rosarino".

El debut

Durante la inauguración del reformulado edificio, el 8 de agosto, a las 18.30, se realizará una recorrida general y específicamente en el llamado Salón de las Miradas, de la planta baja. Allí se exhibirá una muestra en homenaje Héctor Germán Oesterheld y la historieta argentina en el marco de una nueva edición de “Crack, Bang, Boom”, el encuentro de historietistas, dibujantes y editores, que comienza en la segunda semana de marzo. “En cada piso y en los diferentes espacios habrá una muestra de lo que queremos que allí suceda, pero la verdadera estrella será el edificio”, afirmó la ministra de Cultura, Chiqui González.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario