Edición Impresa

“El hip hop es unión”, aseguró Pabliko de Purple House

El Festival Internacional de Hip Hop tendrá lugar hoy, a partir de las 14, en el Predio Ferial de la Ex -Sociedad Rural (Oroño y 27 de febrero), con entrada libre y gratuita.

Domingo 10 de Agosto de 2014

Desde su origen en Estados Unidos a finales de los años 60 en las comunidades afroamericanas y latinoamericanas de barrios populares neoyorquinos como Bronx, Queens y Brooklyn, el hip hop, un estilo más de vida que musical, se extendió en el mundo entero generando un movimiento revolucionario. El hip hop profesa la hermandad a través de sus cuatro pilares; el rap, el DJ, el breakdance y el graffiti. En Rosario, este género suena más fuerte que nunca y su poder de convocatoria -que no entiende fronteras- permite realizar encuentros como el Festival Internacional de Hip Hop, que tendrá lugar hoy, a partir de las 14, en el Predio Ferial de la Ex -Sociedad Rural (Oroño y 27 de febrero), con entrada libre y gratuita.

   Con el apoyo de la Secretaría de Cultura, la tercera edición de este festival contará con más de cien artistas entre los que se destacan Séptimo Fragmento, los reyes del hardcore rap chileno, Juli, el famoso MC de España que deleitará con sus rimas, el porteño Frescolate que fue el primer campeón mundial argentino de freestyle y los reconocidos rosarinos Purple House. Además, subirán al escenario artistas locales y porteños como Shuly, Libre Unidad, Green & Roxs y La técnica del hip hop, el grupo rde Empalme Graneros del cual formaba parte el joven asesinado Ariel “Chuki” Avila.

   El maestro de ceremonia, en la jerga rapera llamado MC, será el reconocido Pabliko de Purple House. “Siempre buscamos una vuelta de tuerca distinta; el primero que hicimos fue un festival solidario a beneficio de unas escuelas de mi barrio. Después, laburando con los talleres de hip hop en los barrios, nos dimos cuenta que los chicos no tienen un mango para pagar una entrada a un festival con artistas de la talla de Séptimo Fragmento, Frescolate y todos los que vienen de distintos lugares del mundo. Por este motivo, desde el año pasado, propusimos hacerlo con entrada gratuita por medio de la Secretaría de Cultura. Así, una vez al año, los chicos pueden tener un día para disfrutar de esta cultura con baile, djs, graffiti y rap, con artistas de renombre que le dan calidad al evento”, destacó Pabliko, líder de Purple House y organizador del evento.

   Escenario dialogó con los artistas locales que participan en este festival que marca tendencia. La cultura del hip hop abre sus puertas e invita a conocerla en profundidad. Pabliko, Séptimo Fragmento y Frescolate dialogaron hablaron acerca del significado de un festival gratuito de esta magnitud en Argentina, describieron cómo es la visión de un rapero, sus inspiraciones a la hora de componer. y hablaron sobre el alcance social que tiene este género. Tres visiones, tres estilos, tres formas de samplear y rapear.

   —¿Cómo va a ser su presentación en el Festival?

  Séptimo Fragmento: voy a presentar exclusiva en Argentina mi nuevo disco “Rap pa’ Grande 2”, que sale a la venta a fines de agosto. El show dura alrededor de una hora e incluye una variedad de temas románticos, hardcore bien duros y temas de calle. Como soy solista, en el escenario me va a acompañar Frescolate, el campeón de freestyle, para mí es uno de los mejores raperos de Argentina.

Frescolate: voy a presentar mi último disco “RAP” y voy a acompañar a Séptimo Fragmento.

   Pabliko: además de ser el organizador del Festival, vamos a estar tocando con Purple House.

   —¿Qué significa para Rosario este tipo de movida gratuita y con artistas de tan alto nivel?

   Pabliko: gracias a Dios tenemos el sustento de la Secretaría de Cultura para poder hacer este proyecto gratuito. Para mí es un orgullo llevar adelante un evento de esta magnitud porque es el más grande de Santa Fe. Esto es pelear desde hace 19 años con el hip hop. Además de tener uno de los más renombrados grupos de rap, nos gusta la organización, darles una mano a los chicos que recién empiezan y organizar talleres para enseñar; son muchos proyectos dentro de uno.

   Séptimo Fragmento: es espectacular que sea gratis. Es muy bueno que el gobierno apoye a la cultura del hip hop.

   Frescolate: tenemos una mala reputación y hay que limpiarla. En ese sentido, estos eventos sirven para que la gente de afuera escuche las letras y se dé cuenta que no estamos jugando, estamos haciendo las cosas en serio. En Argentina hace falta una evolución con respecto a lo musical. Hoy en día, producir un disco es muy caro, cuesta mucho bancarse todo uno mismo, pero este tipo de eventos sirven para mostrar la música.

   —El rapero tiene apariencia de chico rebelde, malo y enojado. ¿Es realmente así?

   Frescolate: la cultura de Hollywood mancha la imagen del rapero. La imagen que uno da hacia afuera puede ser esa, pero no es así. El hip hop es cultura y unión. Es un arte que se creó en Estados Unidos a partir de gente que no tenía recursos para pagar estudios de canto, baile o pintura. O sea que el hip hop es algo muy positivo.

   Séptimo Fragmento: (risas) a mí siempre me dicen que estoy enojado, que tengo cara de maleante, pero cuando conversan conmigo me dicen “no eres nada que ver a lo que yo pensaba”. La gente juzga por la capa y no por el contenido. El hardcore rap es un derivado donde las cosas se dicen realmente como son. También hay canciones de amor, claro, pero son historias de amor fuertísimas.

   Pabliko: parece de afuera, pero no es así. Hay cosas que con los años van cambiando. Es como si fuera que el hip hop tiene más rebeldía y actitud arriba del escenario que otros géneros. Eso se acrecienta arriba del escenario porque la mayoría de los raperos son solistas y están acompañados sólo por el dj, entonces el cantante tiene que hacer todo un show porque la única arma que tiene es el micrófono, y tiene que agitar el doble de que si tuviera a varios músicos atrás.

   —¿El hip hop sigue siendo música de protesta o de carácter contestatario como en sus inicios?

Séptimo Fragmento: en Chile, el hip hop se sigue viviendo como era en los noventa en Estados Unidos, sigue siendo música de protesta, de combate. En mis letras hablo de historias personales, de problemas de amor y soledad, de las carencias de mi barrio. No voy a protestar en contra de Pinochet si no lo viví. Por eso me centro en las cosas cotidianas; en mi barrio veo droga, gente que tiene problemas con el alcohol. El hip hop es un desahogo para sacar el resentimiento, los traumas y los problemas. Prefiero que en vez de que los niños y adolescentes se pierdan en la calle, roben y se prostituyan, se vuelquen a la música y escriban lo que les pasa.

   Frescolate: cuando empecé hacía canciones graciosas, con rimas ingeniosas y con estribillos bailables. Hoy trato de buscar otros temas; por ejemplo, en mi último disco hay una canción para mi mamá, otra para Michael Jackson, otra para el breakdance. Si quiero hablar de sexo, drogas o insultar, lo hago sin problemas. A veces las malas palabras son las que mejor expresan el sentimiento de uno. Si te matan a un familiar, vas a putear.

   Pabliko: dentro del hip hop hay muchas ramas, por eso cada uno hace lo que más le gusta y nadie tiene la verdad. Hay chicos que hablan de que fueron a una fiesta y la pasaron bien, otros del abuso policial, otros de que les robaron. Es un estilo muy abierto, hay un montón de sub géneros dentro del género. Con Purple House podemos escribir sobre cualquier cosa y mezclar cualquier ritmo dentro de la estructura del hip hop y nos vamos a sentir cómodos igual porque, si ésto fuera una facultad de hip hop, nosotros aprobamos todas las materias (risas). Cuando uno crece, te cambia el punto de vista de las cosas. Cuando era más chico, hice 200 temas para la policía, pero hoy en día escribo más sobre estados de ánimo. Hace poco hicimos un tema con Pablo Pino, de Cielo Razzo, donde contamos cosas de la vida. Me siento cómodo contando ese estilo de cosas, a esta altura me siento más liberado a la hora de escribir; por eso Purple House es una banda abierta, no tenemos un límite a la hora de escribir.

   —Es un género ligado a lo social, donde predomina la denuncia de situaciones conflictivas relacionadas con el narcotráfico, por ejemplo, como el contexto que rodeó la muerte de Ariel “Chuky” Avila en Empalme Graneros.

   Frescolate: conocí la historia a través de programa de Lanata (“Periodismo para todos”). Cuando me enteré no podía creer que haya pasado algo así, es muy triste.

   Séptimo: nosotros también hacemos canciones sobre la droga en mi barrio. Hace algunos años escribí una canción sobre una tragedia familiar y resulta que un tiempo después recibí un mail de un chico dándome las gracias porque lo ayudó a evitar una tragedia. Mi tema le sirvió como ejemplo de lo que le puso haber pasado a él. Cuando era chico me porté mal y estuve mucho en la calle, cometí errores. Las nuevas generaciones están muy confundidas y hay que orientarlas. Hay muchos chicos que creen que la vida es droga y rock & roll, que hay que andar en la calle, pero son etapas. Cuando mis padres se separaron quedé en el aire, viví con mis tíos y abuelos, dejé mis estudios y me refugié en la música, como una especie de escape, porque cuando uno es pequeño, la calle te atrapa. Si yo hago las cosas bien en la vida, voy a recibir cosas buenas, y si hago buena música y doy buenos consejos, voy a yudar a que la gente haga cosas buenas. Mis canciones tienen palabras fuertes pero no insultos gratuitos hacia otra persona. Porque el rap es poesía.

   Pabliko: su grupo (La técnica del hip hop) va a realizar la primera presentación oficial sin Ariel en este Festival. Va a ser algo muy especial para nosotros, porque los vimos desde chicos tocar en los recitales. Y es muy importante que la gente vea que siguen adelante, y que el hip hop no tiene nada que ver con lo que le pasó a Ariel, sino que es una cultura de unión, de pertenencia, de lucha e inclusión social para los pibes y que siempre deja un mensaje positivo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario