Edición Impresa

El gremio de los taxistas advierte que mañana habrá un servicio “muy reducido”

“La realidad es que entre los propios titulares hay mucho temor a que en los festejos terminen dañados los autos, con lo cual la mayoría seguramente no saldrá a la calle”, explicaron.

Sábado 12 de Julio de 2014

Mañana, tras la final del Mundial el servicio de taxis será “muy reducido”. Así lo vaticinó el titular del Sindicato de Peones, Horacio Boix. “La realidad es que entre los propios titulares hay mucho temor a que en los festejos terminen dañados los autos, con lo cual la mayoría seguramente no saldrá a la calle”, explicó el dirigente gremial. Desde una de las cámaras de dueños de chapas, Mario Cesca aclaró que no han adoptado “ninguna decisión de cortar el servicio”, pero reconoció que si la situación “se desborda, seguramente muchos no trabajarán para evitar poner en riesgo el coche y su propia integridad física”.
  Los festejos del miércoles, cuando Argentina venció por penales a Holanda en la semifinal dejaron su huella entre los taxistas. Ese día, aseguraron, prácticamente no hubo presencia policial y se registraron numerosos incidentes en la vía pública en medio de la marea humana que salió a celebrar el pase a la final.

   En ese marco, los taxistas proyectan que el servicio que se brindará mañana al atardecer será “muy reducido” a lo largo y a lo ancho de la ciudad. “Imagínese que si un día normal estamos expuestos a robos y agresiones, una noche con miles y miles de personas en la calle, imposibles de controlar, todo puede pasar y hay mucho temor en el sector”, planteó Boix.

   Para el titular del Sindicato de Peones “cuando se produce un festejo tan multitudinario no faltan los inadaptados de siempre que rompen cosas, agreden y roban. La policía y las fuerzas federales tal vez puedan contener lo que pasa cerca del Monumento, pero en el resto de la ciudad la situación va a estar complicada”.

   Según Boix, la menor cantidad de taxis que habrá en circulación mañana “se va a dar fundamentalmente porque muchos titulares de licencias no quieren arriesgarse a que el auto termine dañado, golpeado, con los vidrios rotos como pasó el miércoles. Y los choferes tememos por nuestra integridad física”.

   Boix aclaró que si bien el taxi es un servicio público que debe prestarse los 365 días del año, con diferentes modalidades, “nadie puede obligarnos a que nos expongamos a situaciones de violencia. La verdad es que nadie garantiza nuestra seguridad y así es difícil trabajar”.

   El dirigente gremial estimó además que la situación será similar “en el transporte urbano. Seguramente habrá menos colectivos circulando y tomarán recaudos para no ser asaltados y agredidos”.

   Desde la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti), Mario Cesca señaló que entre los propietarios de licencias “no hubo ningún acuerdo para interrumpir el servicio” mañana, pero admitió que hay preocupación.

   “Lo que pasó el miércoles después del partido con Holanda fue muy complicado. Había muchísima gente en la calle y casi no había policías con lo cual estuvimos muy expuestos a robos, agresiones y hechos de inseguridad. Y la verdad es que hasta ahora nadie nos llamó para hablarnos de medidas preventivas para el domingo”.

   Cesca no descartó que “si el panorama se dificultad muchos colegas no salgan o guarden el auto. No queremos alarmar a la gente y esperamos que todo transcurra en paz. Iremos viendo cómo va todo antes de tomar una determinación”.

   La secretaria de Servicios Públicos, Clara García, dijo a La Capital que en el municipio esperan que “se preste un servicio adecuado tras el partido, teniendo en cuenta que habrá un refuerzo en los patrullajes y medidas preventivas de seguridad según anunció la provincia en coordinación las fuerzas federales y la Intendencia”.

   La funcionaria advirtió que la presencia en las calles será masiva “y que es difícil dar cobertura a tamaña demanda” desde el servicio de taxis y colectivos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS