Edición Impresa

El gobierno en Turquía reprimió protestas con violencia

Las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos y utilizaron carros lanzaaguas contra los manifestantes en la calle comercial Istiklal Caddesi, que lleva hacia la plaza de Taksim.

Domingo 01 de Junio de 2014

La policía turca reprimió con violencia a manifestantes que trataban de reunirse en Estambul para recordar el primer aniversario del inicio de las protestas nacionales contra el gobierno del primer ministro Recep Tayyip Erdogan. Este había advertido que no permitiría manifestaciones.

   Las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos y utilizaron carros lanzaaguas contra los manifestantes en la calle comercial Istiklal Caddesi, que lleva hacia la plaza de Taksim, epicentro de las manifestaciones el año pasado. Policías de civil golpearon y detuvieron a numerosos jóvenes. Los manifestantes marchaban hasta ese momento de manera totalmente pacífica. Las autoridades habían bloqueado el acceso a la plaza Taksim y al adyacente parque Gezi. Las autoridades desplegaron 25.000 policías y 50 carros lanzaagua para evitar que los manifestantes se acercaran a la zona de la plaza. Pese a esto, algunos pocos cientos se reunieron en la calle Istiklal Caddesi y exigieron la dimisión del gobierno a través de altavoces. La emisora CNN-Turk informó de la detención de más de 30 personas, pero posteriormente hubo más arrestos. En la capital, Ankara, también se reprimió a los manifestantes.

   El primer ministro Erdogan había advertido que no permitiría manifestaciones y amenazó con una dura intervención, alegando que las fuerzas de seguridad tenían “instrucciones precisas” para impedirlas. Su gobierno ha ido virando hacia una posición cada vez más autoritaria, lo que provocó la ola de protestas de hace un año. Erdogan condenó el llamado a la manifestación. Un año después de las protestas en el parque Gezi, los manifestantes quieren causar “nuevos muertos y nuevo dolor”, aseguró el primer ministro islamista. El violento desmantelamiento de un campamento de protesta en el parque Gezi el 31 de mayo del año pasado dio inicio a una ola de manifestaciones en todo el país contra el gobierno conservador islámico de Erdogan. Al menos siete personas murieron en los enfrentamientos. Tras unos meses de auge, el movimiento se fue reduciendo aunque cada tanto se producen rebrotes que la policía reprime con dureza.

   Por otra parte, un equipo de la CNN fue detenido mientras grababa en vivo desde la plaza Taksim. La policía confirmó la detención y dijo que un periodista fue interrogado en relación con sus documentos. “La policía turca liberó al equipo de CNN después de media hora. Un oficial se disculpó por otro que me dio un rodillazo cuando era detenido”, escribió el corresponsal Ivan Watson en Twitter.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario