Edición Impresa

El gobierno sigue de cerca a las policías de Córdoba y Entre Ríos por posibles paros

La Casa Rosada advirtió que realiza un monitoreo ante posibles medidas de fuerza de los efectivos provinciales. En Córdoba hay tranquilidad desde que llegó Gendarmería.  

Sábado 18 de Enero de 2014

El gobierno nacional advirtió que existe un "monitoreo de Córdoba y Entre Ríos" ante posibles autoacuartelamientos de las fuerzas policiales y aseguró que no hay información sobre el eventual retorno de las protestas de las fuerzas de seguridad en otras provincias.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, resaltó que "ha habido una acción coordinada y la situación está debidamente resuelta" en Córdoba. En ese contexto, el secretario de Seguridad, Sergio Berni, viajó ayer a Gualeguaychú para supervisar los operativos que se implementaron ante las amenazas de integrantes de la policía provincial, que se transformaron en una reducida movilización.

El secretario de Seguridad mantuvo una reunión con autoridades de la Prefectura Naval Argentina (PNA) y la Gendarmería Nacional, además de jefes de la policía provincial. El funcionario kirchnerista pidió a los jefes de las fuerzas de seguridad que garanticen el libre tránsito por la ruta nacional 14, donde se realizaron las protestas.

El jefe de ministros, por su parte, resaltó las acciones conjuntas de la Casa Rosada con el gobernador cordobés José de la Sota para evitar nuevos desmanes y aclaró que "no tiene ninguna información respecto a otras provincias".

Capitanich remarcó que "está debidamente resuelta" la situación con la policía de Córdoba a raíz de la "acción coordinada" entre Nación y provincia y luego de que se denunciaran intentos para promover una nueva revuelta entre los uniformados de ese distrito.

"Hubo una acción decidida por la presidenta (Cristina Fernández), con la presencia en Córdoba del secretario de Seguridad (Sergio Berni) y (el gobernador) José Manuel de la Sota", detalló Capitanich. En tanto, De la Sota aclaró que no hay incumplimiento en el acuerdo firmado con policías durante el conflicto de diciembre, y advirtió que quien "proteste de cualquier manera y abandone a la sociedad" será "echado de la fuerza".

"Se terminó el hecho de que cualquiera cree que siendo policía puede protestar de cualquier manera y abandonar a la sociedad a los ladrones. El que piense eso, que se prepare para ser echado de la fuerza", sentenció el gobernador.

Al respecto, el gobierno nacional dispuso el jueves el envío a Córdoba de "mil efectivos de las fuerzas federales" y advirtió que "no va a permitir la extorsión por parte de algunos sectores de la policía".

La decisión de la Casa Rosada se produjo ante la detención en Córdoba de 17 personas, entre ellos 16 policías y una ex agente y esposa de un efectivo, por su participación en el autoacuartelamiento de la fuerza provincial, que derivó en saqueos generalizados en la capital provincial.

En Entre Ríos un grupo de efectivos de la policía volvió ayer a movilizarse en la ruta nacional 14 en los accesos de Concordia y Gualeguaychú, para reclamar por mejoras laborales y salariales.

Fuentes oficiales señalaron que en Entre Ríos no se reforzó la seguridad con gendarmes, como sí ocurrió en Córdoba. Los policías entrerrianos que participaron de la movilización aclararon que no se trató de un cese de tareas ya que solo participaron efectivos de franco y familiares. El principal reclamo del personal de la fuerza fue que se respete el acuerdo salarial de diciembre pasado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS