Edición Impresa

El gobierno salió a negar un acuerdo con la UTA

Jueves 28 de Agosto de 2014

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, desmintió ayer enérgicamente que el gobierno haya acordado un incremento de subsidios con la Unión Tranviarios Automotor (UTA) a cambio de que no adhiera al paro nacional de hoy, y calificó esas versiones de "operaciones" lanzadas por el sindicalismo opositor y medios de comunicación.

"Quiero desmentir esas operaciones que vinculan" la decisión de la UTA de no adherir a la huelga con un acuerdo con la Casa Rosada, aseguró Capitanich, quien aprovechó para felicitar al titular de ese sindicato, Roberto Fernández, por haber tomado lo que calificó de una "decisión autónoma" de no apoyar la protesta.

En su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno, el funcionario aclaró que "el subsidio al transporte no es a la Unión Tranviarios Automotor ni a las empresas, es a los usuarios, para que paguen una tarifa menor y así mejorar su poder adquisitivo", y añadió que ese beneficio se enmarca en una "política de Estado y es un mecanismo transparente".

En consecuencia, recalcó que "no hubo ni acuerdo" con ese gremio "ni con los empresarios" respecto a un subsidio "porque eso es una política de Estado, que tiene un sistema de control y fiscalización".

Incluso, dijo "felicitar" al titular de UTA "porque a pesar de las presiones, han tomado una decisión autónoma" e instó a "garantizar que los trabajadores puedan trasladarse a todos sus lugares de trabajo" pese a la protesta.

En ese sentido, advirtió que "lo que no se puede hacer, como hacen muchos sindicalistas opositores, es organizar piquetes para obstaculizar el tránsito, en una actitud totalitaria", como deslizó Hugo Moyano que ocurriría en varios accesos a la Capital Federal.

Capitanich también aseguró que el paro es "de naturaleza política" y "tiene un objetivo de carácter opositor", para lo cual reclamó que se respete "la conciencia de cada trabajador" para concurrir o no a cumplir con sus labores.

Además, dijo que en el sector opositor de la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA), que adhiere a la medida, "existen sindicalistas que son usurpadores de cargo porque no los ostentan legítimamente", aunque sin nombrar a su líder, Pablo Micheli.

Los más ganadores. Capitanich dijo luego que "los (gremios) que más han ganado, los que más han logrado, los que más han incrementado el número de trabajadores son los más pertinaces opositores".

"Los que hoy reclaman y los que constituyen la cara visible y generan una política reactiva contra el gobierno, en definitiva, fueron los más beneficiados", subrayó.

El jefe de ministros sostuvo que el gremio de Camioneros "prácticamente ha triplicado el número de afiliados y ha aumentado más del 30 por ciento el salario real tomando el peor y más adverso índice al gobierno". "Ellos crecieron porque hubo un crecimiento en la actividad económica, hubo crecimiento del empleo, crecimiento del transporte, hubo un crecimiento en el número de camiones, de transportistas y de afiliados", resaltó.

También le apuntó al gremio de los ferroviarios: "No hubo en los últimos 30 años de democracia un gobierno que invirtiese más" y recordó que se inyectaron "4 mil millones de dólares".

En tanto, apuntó a los bancarios e indicó que "el sistema financiero ha tenido un incremento en el número de trabajadores y afiliados".

También hubo "un mecanismo de salvataje para la obra social de los bancarios, un mecanismo de mejoramiento sustancial del salario y algunos bancos incluso financian la cuota parte del impuesto a las ganancias por el cuál se quejan", agregó Capitanich.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario