Edición Impresa

El gobierno de Obama se acerca peligrosamente a la cesación de pagos

La pulseada presupuestaria entre el presidente Barack Obama y la oposición republicana en el Congreso llegó a su punto máximo ayer: ninguna de las partes quiere ceder y Estados Unidos podría cerrar servicios públicos y caer en default. "Mi mensaje al Congreso es este: no bloqueen al gobierno, no bloqueen la economía, aprueben un presupuesto a tiempo, paguen nuestras deudas a tiempo", enfatizó Obama en una alocución en la Casa Blanca.

Sábado 28 de Septiembre de 2013

La pulseada presupuestaria entre el presidente Barack Obama y la oposición republicana en el Congreso llegó a su punto máximo ayer: ninguna de las partes quiere ceder y Estados Unidos podría cerrar servicios públicos y caer en default. "Mi mensaje al Congreso es este: no bloqueen al gobierno, no bloqueen la economía, aprueben un presupuesto a tiempo, paguen nuestras deudas a tiempo", enfatizó Obama en una alocución en la Casa Blanca.

La dura pulseada entre el presidente y el Partido Demócrata con la oposición republicana no da muestras de ceder cuando se acerca el plazo legal para que el Congreso apruebe un presupuesto 2013-2014 que permita al Estado federal seguir funcionando a pleno y evite que el país caiga en mora. "En los próximos tres días, los republicanos de la Cámara (de Representantes) deberán decidir si unirse al Senado y mantener al gobierno funcionando o bloquearlo porque no pueden obtener lo que quieren en algo que no tiene nada que ver con el déficit", dijo el mandatario. Los republicanos de la Cámara enviaron un proyecto de presupuesto al Senado con fuertes recortes en los fondos para la reforma de salud del presidente, y el Senado lo modificó, votó y aprobó ayer reponiendo esos fondos. Ahora el texto volverá a la Cámara baja, en donde hay pocas perspectivas de que la oposición lo apruebe. Más bien, la tónica es que sea nuevamente modificado y reenviado al Senado, lo cual podría agotar el tiempo para que Estados Unidos se dote de un presupuesto dentro de los marcos legales reglamentarios.

"El martes, 40 millones de norteamericanos podrán finalmente comprar seguros médicos de calidad y accesibles como cualquier otra persona", dijo Obama. "Eso está hecho" aunque el gobierno se vea bloqueado, subrayó al defender su reforma —conocida como "Obamacare"— que por ley determina la obligatoriedad de los seguros de salud y subsidia a quienes no pueden costearlo. En cambio, las dependencias públicas federales se aprestan a ordenar vacaciones forzadas sin sueldo para personal que labora en servicios considerados no esenciales a partir del martes primero de octubre. El Congreso tiene hasta el lunes a las 23 horas 59 minutos locales para aprobar un proyecto de ley común al Senado, controlado por los demócratas, y la Cámara de Representantes, bajo mando republicano.

El tope de endeudamiento. El Congreso también deberá pronunciarse en el mismo texto sobre el tope de endeudamiento legal del país, actualmente en 16,7 billones de dólares y ya superado (el Tesoro estableció medidas extraordinarias para financiar las necesidades de gasto público). El presidente advirtió que si ese monto no es elevado y el país entra en default por primera vez en su historia, tendría consecuencias "en todo el mundo". "Habría un frenazo económico con impactos no solo aquí, sino en todo el mundo", dijo. "En 2011, una batalla similar en el Congreso, con republicanos criticando el alto gasto público y pidiendo recortes, y los demócratas batallando por más fondos, llevó al país al borde del default.

La Cámara debería votar nuevamente hoy o mañana, pero el líder de la mayoría republicana, John Boehner, no dijo qué tipo de modificación harán específicamente sobre el proyecto. De no llegar a un acuerdo, además de servicios públicos cerrados, 1,4 millón de militares continuarán trabajando sin recibir temporalmente su paga. Obama en tanto dijo que la no aprobación de un presupuesto sería un palo en la rueda a una economía que "comienza a recuperarse".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario