Edición Impresa

El gobierno intervino el ferrocarril Belgrano Cargas

El gobierno dispuso ayer la intervención del Ferrocarril Belgrano Cargas por el término de 90 días y nombró a Carlos Zarlenga al frente de la conducción transitoria.

Viernes 26 de Octubre de 2012

El gobierno dispuso ayer la intervención del Ferrocarril Belgrano Cargas por el término de 90 días y nombró a Carlos Zarlenga al frente de la conducción transitoria.

El Belgrano Cargas es el ferrocarril que cuenta con la red más extensa del país, aunque sólo un porcentaje de esa infraestructura está en operaciones. A través de la resolución 585/2012, el Ministerio del Interior y Transporte determinó la intervención administrativa de la empresa Sociedad Operadora de Emergencia Sociedad Anónima (Soesa).

El ferrocarril estaba manejado por una sociedad en la cual participaban los grupos Macri y Roggio, la empresa Emepa y los sindicatos La Fraternidad, Unión Ferroviaria y Camioneros.

El Ministerio ordenó al interventor Carlos Zarlenga "verificar en forma continua y permanente la gestión" de la operadora, por lo cual deberá remitir a la cartera que encabeza Florencio Randazzo, dentro de 30 días, "el estado de situación en que se encuentra la gestión, debiendo mensualmente realizar una actualización".

El Belgrano Cargas fue concesionado por decreto en septiembre de 1999 y en abril de 2006 se declaró en estado de emergencia la prestación de ese servicio ferroviario.

En junio de 2006 se celebró un contrato entre el Estado Nacional, la empresa Belgrano Cargas SA y la Sociedad Operadora de Emergencia SA, para la operación de los servicios incluidos en la concesión.

Además, en octubre de 2008, el gobierno dispuso, por decreto, el "inicio del proceso de terminación del contrato de concesión", decisión a la que ahora se sumó la intervención, según recordó el Poder Ejecutivo en la resolución.

El Estado nacional justificó la decisión de intervenir el servicio proque e objetivo es "recuperar y desarrollar la infraestructura ferroviaria y garantizar el acceso a los servicios de transporte".

Para el Ministerio, la intervención del Belgrano Cargas permitirá "evaluar el nivel de cumplimiento de las obligaciones a cargo de las partes, conciliando las cuentas, la totalidad de los pasivos y activos, el inventario patrimonial de bienes muebles e inmuebles y toda cuestión vinculada con la terminación del contrato".

La decisión de intervenir el ferrocarril trajo aparejado el desplazamiento de un consorcio liderado por el empresario Franco Macri del control de la línea y la posibilidad de que el Estado finalmente se quede con su operación de manera definitiva.

Cambios. El Belgrano pertenecía a una sociedad de emergencia formada en un 80 por ciento por los grupos Macri (ShiMa), Roggio (BRT-Benito Roggio Transportes) y Romero (Emepa) y en un 20 por ciento por los gremios La Fraternidad, Unión Ferroviaria y Camioneros.

Macr,i junto a su socio Carlo Capelli en ShiMa, tenía el 51 por ciento de la sociedad de emergencia. Inicialmente también estaba asociada una firma china que se retiró. Pero, según fuentes oficiales, en los últimos tiempos se había desatado "una puja entre los distintos integrantes desde que se formó esta sociedad a la fuerza para reemplazar al Belgrano Cargas que era de la Unión Ferroviaria".

Ante esa situación, el gobierno ya había trabado la toma de decisiones por parte de Macri con una resolución oficial que obligó al directorio a tomar cualquier decisión por unaminidad.

El Belgrano Cargas tiene casi ocho mil kilómetros de vías y pasa por 14 provincias, pero nunca funcionó bien y da pérdidas al igual que los trenes de pasajeros. Este ferrocarril necesitaba de un subsidio, que desde julio pasado fue de 9 millones de pesos mensuales.

El principal objetivo de la intervención por 90 días será realizar una auditoría. Luego, existen tres posibilidades: que pase directamente al Estado, a la Operadora Ferroviaria del Estado (Sofse); que se haga una empresa mixta, para lo cual Gabriel Romero sería el que tendría más posibilidades de integrar el consorcio; o que se cree una nueva sociedad del Estado pero con actores renovados.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario