Edición Impresa

El gobierno impulsa una reforma más dura al Código Procesal Penal

La presidenta Cristina Kirchner lo enviará hoy al Congreso.  El proyecto de reforma busca “terminar con la puerta giratoria” en comisarías y contempla la reincidencia como agravante.

Miércoles 22 de Octubre de 2014

La presidenta Cristina Kirchner anunció anoche por cadena nacional el envío al Congreso del proyecto de ley de reforma del Código Procesal Penal que contempla la reincidencia para evitar excarcelaciones y la expulsión del país de extranjeros que cometan delitos.

En un mensaje grabado en su despacho, Cristina sostuvo que la reforma responde a una "demanda de todos los juristas y de la sociedad", y remarcó que el objetivo es "asegurar una administración de justicia más segura y que contemple la participación de las víctimas como controlador del proceso".

También aseguró que con esta iniciativa se apuntará a "terminar con la puerta giratoria" del delincuente que es detenido y sale en libertad inmediatamente, por lo que "se tendrá en cuenta la reincidencia" a la hora de establecer las penas de aquellas personas que hayan delinquido y que servirá para la prisión preventiva y no otorgar la libertad de quien aguarda un juicio.

"La sociedad se siente desprotegida", reconoció la presidenta al anunciar que hoy tomará estado parlamentario la iniciativa oficial.

De esta forma, el gobierno apostará a un giro respecto al proyecto del nuevo Código Penal elaborado por una comisión liderada por el juez de la Corte Eugenio Zafaroni e integrada por diputados oficialistas y de la oposición que aún no fue girado al Congreso y que no contemplaba la reincidencia como agravante.

Al justificar esto, la mandataria mencionó el caso del "motochorro" que fue grabado intentando asaltar a un extranjero en La Boca como ejemplo de casos que generan "conmoción en la sociedad", elemento contemplado para la prisión preventiva.

A su vez, adelantó que los extranjeros que sean "sorprendidos in fragati en la comisión de un delito van a ser expulsados" si su situación migratoria es irregular y "no van a poder reingresar al país en 15 años".

Al respecto, dijo es un "fenómeno creciente el de extranjeros que ingresan al país para delinquir" y remarcó que los argentinos "necesitan protección" ante estos casos, manifestándose así en línea con un mensaje que había pronunciado meses atrás el secretario de Seguridad, Sergio Berni.

La mandataria explicó que el espíritu del nuevo código que pretende sancionar el oficialismo es "acusatorio" por sobre el "inquisitorio" que —a su entender— rige el actual.

"El sistema acusatorio no es ninguna novedad, somos el único país que tiene un sistema mixto", argumentó al defender el modelo según el cual la investigación recae íntegramente en la figura del fiscal y no del juez.

Por otro lado, sostuvo que este Código se aplicará desde la implementación para "casos futuros" y que con el nuevo Código, "si los fiscales o los jueces no cumplen con los plazos van a tener sanciones graves y serán causal de Jury".

"Tengo un listado de más de 205 jueces y camaristas federales de todo el país pidiendo la reforma y el cambio del Código de Procedemientos Penales. También toda la academia, los juristas pedían este cambio. Y también la sociedad", insistió.

Agregó que, con la reforma, "las víctimas no serán meros querellantes sino que van a poder participar en el proceso junto al fiscal" y remarcó: "El objetivo final es que el ciudadano que tenga la certidumbre de que hay instrumentos legales que lo protegen y puedan reclamarle al juez y fiscal no están actuando como es debido. Y así el mal juez o mal fiscal, dejen de ser juez o fiscal".

En ese sentido, le reclamó a la oposición que acompañe la iniciativa en el Congreso por ser un instrumento "moderno y ágil".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario