Edición Impresa

El gobierno denuncia presión de fábricas de autos por los dólares

Para Kicillof y Giorgi, las terminales boicotean el Procreauto y suspenden personal para forzar al BCRA a darles divisas para girar a sus matrices.

Miércoles 10 de Septiembre de 2014

Los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Industria, Débora Giorgi, denunciaron que las terminales automotrices extorsionan al gobierno con suspensiones de personal para conseguir dólares y enviarlos a las casas matrices. En esa línea, insistieron en señalar que boicotean el plan Procreauto, al retacear la entrega de vehículos a las concesionarias. Precisamente, ambos funcionarios recibirán hoy a ejecutivos de las fábricas de autos para negociar los términos de la extensión del programa lanzado para incentivar la demanda de vehículos.
  Tras una primera reunión de tres horas que presidió el lunes la presidenta Cristina Fernández en la Casa Rosada, los funcionarios se encontrarán ahora con directivos de las empresas en el Palacio de Hacienda para ponerse de acuerdo en un marco general. Luego se establecerá un cronograma de reuniones por empresa, que aún no tiene fechas establecidas.
  En la previa, el ministro Kicillof volvió a denunciar que existió un “boicot en algunas concesionarias, impulsadas por fábricas  automotrices, contra el plan Procreauto”. La presidenta ya había denunciado que las empresas estaban “encanutando” los vehículos.
  El ministro mencionó que la Asociación de Concesionarios de Automóviles (Acara) denunció que Fiat les había pedido a las concesionarias que, por medio de una encuesta, dijeran que no querían continuar con el plan.
  Las terminales aducen problemas de compra de divisas para pagar autopartes al exterior, a la hora de justificar las dificultades de producción y entregas.
  Kicillof advirtió que las terminales extorsionan al gobierno con las suspensiones de personal para conseguir divisas para girarlas a sus casas matrices”.
  En sintonía, la ministra de Industria acusó a los empresarios del rubro automotriz de estar “especulando” para “seguir expoliando a la Argentina y sacar dólares”.
  Ambos funcionarios negaron que el gobierno adeuda 2.500 millones de dólares a las automotrices para pagar importaciones. Ese monto es el compromiso que tienen las filiales locales de girar a sus casas matrices, como parte de su “deuda comercial” y no financiera. Los dólares en cuestión, explicaron, representan el 10% de los 27.000 millones de dólares que mueve la industria en un año.
  La ministra aseveró que la excusa de las automotrices de que no tienen divisas para pagar las autopartes “es falso”, al precisar  que en lo que va del año, por sobre el pago de autopartes, “las terminales tuvieron 2.800 millones de dólares para pagar autos importados y hacer otros giros”.
  Por fuera del gobierno, el titular de la Asociación de Concesionarios Automotores (Acara), Abel Bomrad, aclaró que las concesionarias no están recibiendo el “aprovisionamiento necesario para la demanda que genera el Procreauto”, en línea con la denuncia que la presidenta realizó la semana pasada sobre la falta de unidades para la venta. “No tenemos el aprovisionamiento de fábricas necesario para acompañar la demanda que ha generado el plan Procreauto y ahí se produce el cortocircuito”, explicó .

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario