Edición Impresa

El gobierno abrirá importaciones de productos cuyos precios aumenten

El gobierno recurrirá a la importación selectiva de productos para garantizar una oferta a precios razonables en las góndolas de los supermercados. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo...

Jueves 09 de Enero de 2014

El gobierno recurrirá a la importación selectiva de productos para garantizar una oferta a precios razonables en las góndolas de los supermercados. El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, dijo ayer que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner instruyó al ministro de Economía, Axel Kicillof, para que propicie la compra de tomates de Brasil, con el fin de contrarrestar las subas del producto local.

Productores y comerciantes locales de tomates hicieron público su rechazo a la propuesta porque los "sepultará" al no poder competir con los precios del país vecino.

El jefe de ministros anticipó que la política de importación se llevará adelante "con todos aquellos bienes que experimenten problemas de oferta estacional o que puedan afectar el nivel de precios del programa de Precios Cuidados".

Capitanich puso el ejemplo del tomate, porque es el producto que está en la mira. "Se estima que en los próximos 10 días, por problemas climáticos, podría haber una reducción de la oferta y, en consecuencia, un incremento de precios", dijo. La importación del producto oficiaría, argumentó, como un colchón para evitar bruscas subas.

Los productores de tomates se le fueron encima. La Federación Económica de Mendoza aseguró que la importación de tomates dañará a productores y comerciantes. Adolfo Trípodi, advirtió que el gobierno "sepultará definitivamente a los productores" con esa medida.

"El productor ha sido afectado por las heladas y el gobierno incorpora una competencia importada", se quejó y denunció que la decisión gubernamental es "inequitativa" porque beneficiará a consumidores pero perjudicará a productores.

José Soto, productor de tomates de la localidad correntina de Santa Lucía, consideró que es una "idea desquiciada" que podría poner en jaque a los productores locales. Según dijo el productor, la medida oficial "va a destruir" a los productores locales.

El titular de la UCR y senador por Mendoza, Ernesto Sanz, se alzó como la voz de la oposición. Dejó por un momento su preocupación constante por la inflación y se ubicó del lado de la oferta a subir los precios. Dijo que importar de Brasil "va en total detrimento del productor local".

"La decisión de importar tomates de Brasil también la tomó el ex presidente Carlos Menem en los noventa y destruyó la producción local", dijo.

El senador señaló que "el gobierno sabe muy bien que no puede mantener el kilo de tomate a 10,50 pesos para respetar el acuerdo de precios, por eso piensa habilitar la importación de tomates brasileños".

Sanz denunció que "faltan políticas económicas serias", y consideró que "para lograr un valor razonable, lo que habría que hacer es invertir para reducir los costos de transporte, analizar a fondo la cadena y ver quién se lleva la mayor parte de la renta".

El presidente de la Asociación de Horticultores de La Plata, Alberto Pate, también rechazó el anuncio. "El productor de tomate está perdiendo dinero", dijo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS