Edición Impresa

El funeral del nazi Priebke no se hará en una iglesia católica

Los funerales del ex capitán SS Erich Priebke, condenado a cadena perpetua por su participación en la masacre de las Fosas Ardeatinas y quien murió el viernes a los 100 años.

Domingo 13 de Octubre de 2013

Los funerales del ex capitán SS Erich Priebke, condenado a cadena perpetua por su participación en la masacre de las Fosas Ardeatinas y quien murió el viernes a los 100 años, no se celebrarán en un templo católico, pese al anuncio en sentido contrario de su abogado. “La ceremonia tendrá lugar el martes”, había afirmado Paolo Giachini, en una de las muchas iglesias de la capital italiana, sin dar más detalles. Pero pocas horas después la Vicaría de Roma, a cargo de todas las iglesias católicas de la capital italiana, denegó tajantemente esa posibilidad. De esta forma anoche no quedaba claro dónde sería velado y luego sepultado el criminal nazi.

   Erich Priebke, condenado en 1998 en Italia a cadena perpetua por su responsabilidad directa en la masacre de las Fosas Ardeatinas, en la que sus tropas asesinaron a 335 civiles italianos en marzo de 1944 en Roma, cumplía condena desde 1999 en arresto domiciliario por motivos de salud. Vivía desde entonces en el departamento de su abogado Giachini. Este había anunciado el viernes que el criminal de guerra nazi sería enterrado junto a su esposa en Bariloche,Argentina, donde se refugió después de la guerra. Pero el gobierno argentino anunció de inmediato que se negaba a recibir el cuerpo del criminal nazi.

   Durante su juicio, Priebke no expresó ningún remordimiento. En agosto de 1996 afirmó haber sido forzado a participar en la masacre porque “la orden vino directamente de Hitler, en Berlín”. Detenido en Argentina en mayo de 1994 y extraditado a Italia, donde resultó condenado en dos instancias de juicio.

En Argentina. La muerte del capitán de las SS nazis sigue teniendo repercusiones en Argentina. El cineasta de Bariloche Carlos Echeverría, autor de la película “Pacto de silencio”, centrada en el caso Priebke en esa ciudad, expresó que el criminal nazi “hizo una completa banalización de los crímenes del nazismo”. “Lejos de arrepentirse y de expresar alguna crítica al régimen nazi, lo reivindicó, y con sus memorias fue creando una suerte de nazilandia. El contaba que como oficial de la Gestapo visitó los campos de concentración de Mauthausen y Dachau, y jamás expresó algo crítico sobre eso”, afirmó Echeverría. Priebke “se jactaba de haber conocido a un ciclista famoso en un campo de concentración de Austria, decía que estaba allí por homosexual, y justificaba su secuestro y reclusión. Los 50 años que pasaron desde el Holocausto, con toda la información y la conciencia, no significaron nada para él”, concluyó Echeverría.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS