Edición Impresa

El fracaso de películas millonarias exige un nuevo orden en la industria

Las productoras de Hollywood ante una realidad evidente. "El llanero solitario" fue un desastre en la taquilla, al igual que "Titanes del Pacífico". "Iron Man 3", entre las excepciones.

Lunes 29 de Julio de 2013

La sucesión de fracasos de taquilla que sufrieron en menos de dos meses varias superproducciones de Hollywood pone en duda el sentido de las decisiones de los grandes estudios, que ruedan películas de más de 150 millones de dólares a expensas de filmes menos caros pero más rentables.

La taquilla estadounidense ha sido mortal para muchas películas en las que los estudios habían depositado grandes esperanzas. Y vaya aquí un pequeño resumen de este derrotero.

La serie de calamidades financieras hollywoodenses comenzó el 31 de mayo con el estreno de "After Earth", aquí conocida como "Después de la Tierra", que recaudó penosamente 59 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá luego de una inversión de más de 130 millones, sin contar los gastos de mercadeo.

Y, como un efecto dominó, siguieron "White House Down" (aquí se conocerá como "El ataque" y se estrena el 5 de septiembre), con 150 millones de dólares de presupuesto y sólo 68 millones en ingresos), "El llanero solitario" (250 millones en gastos de producción, 81 millones en ventas de taquilla) y "Titanes del Pacífico" (180 millones invertidos y 72 millones recaudados).

Corona el desastre "RIPD Departamento de Policía Mortal", con una recaudación de 15 millones, tras costos de producción de cerca de 180 millones.

Al parecer, el director Steven Spielberg tenía razón cuando predijo en junio que habría una "gran crisis" del sistema actual de producción.

"Habrá una implosión en la que tres, cuatro o tal vez media docena de películas de enorme presupuesto caerán en picada, y eso cambiará el paradigma", advirtió quien viene de presidir el último Festival de Cannes.

Kathryn Arnold, experta en la industria hollywoodense, atribuye estos fracasos, en parte, a la mediocridad de muchas superproducciones.

"Los estudios buscan llegar a la audiencia más grande posible y a veces creen que, para eso, tienen que simplificar la historia y multiplicar las escenas de acción, a fin de seducir al público no-anglosajón", explicó Arnold, quien también se dedica a la producción cinematográfica.

"Pero el público es más listo, tiene más alternativas de contenido y está más conectado que nunca a distintos medios. Los estudios tienen que aprender a no ser mezquinos con la historia cuando hacen una cinta de gran presupuesto", agregó.

La productora pone como ejemplo "Rápidos y furiosos", "Guerra mundial Z" y "Iron Man 3", tres filmes de gran presupuesto que han tenido estupenda recaudación de taquilla.

"Cuando un estudio hace una película de gran presupuesto con una historia tan buena e interesante como «Guerra mundial Z», que entrega al público algo nuevo y distinto, entonces funciona", dijo.

¿Pero hacen bien sus cuentas los estudios que gastan 400 o 500 millones de dólares en varias películas (mercadeo incluido) en la esperanza de alcanzar un éxito como el de "Iron Man", cuya tercera entrega ha ganado 1.200 millones en el mundo?

"Hollywood siempre fue una casa de apuestas y eso no cambiará en el corto plazo", aseguró Jeff Bock, analista de Exhibitor Relations, que rastrea las cifras de la industria.

Más secuelas. "Las superproducciones son indispensables para levantar la taquilla", dijo. "Y, nos guste o no, los deslucidos resultados de estos filmes originales seguramente lograrán que Hollywood siga rondando en torno a secuelas ya establecidas".

Casi ninguno de los fiascos del año han sido secuelas. Pero la productora Arnold piensa no obstante que esta serie de fracasos debería hacer reflexionar a los estudios y que de este modo puedan de una vez por todas "poner en pausa" la carrera de los megapresupuestos. Aunque no será tarea sencilla.

"Si analizamos cintas como «Magic Mike», «Silver Linings Playbook», «Identity Thief» o «The Heat», vemos que todas tuvieron presupuestos menores a los 50 millones de dólares", observó.

"Pero tienen estrellas, buenas historias que tocan al público y se benefician de un boca a boca favorable, que les hace tener buenos ingresos de taquilla". "Cuando sacas las cuentas, eso es más lucrativo", prosiguió.

Jason Blum, productor de "Paranormal Activity", "Insidious" o "Sinister", va incluso más lejos al realizar filmes de micro-presupuestos de 5 millones de dólares, que recaudan a menudo 10, 20 o 40 millones.

"Cuando la gente está bien establecida en la industria, suele pensar que, ahora que ha tenido éxito, entonces realizará filmes más caros", afirmó.

"Pero cuando empiezas a gastar tanto dinero ya no puedes correr riesgos, no puedes matar al personaje principal, hay que renunciar a un montón de cosas", continuó.

"Si haces películas baratas, en cambio, puedes intentar muchos trucos originales".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS