Edición Impresa

El FMI advierte que la crisis europea puede provocar una recesión mundial

Washington.- La continuada crisis en la eurozona amenaza con provocar una nueva recesión mundial si los países del euro no adoptan de forma "urgente" los correctivos necesarios, advirtió ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) al presentar sus nuevas y sombrías previsiones de crecimiento global.

Miércoles 25 de Enero de 2012

Washington.- La continuada crisis en la eurozona amenaza con provocar una nueva recesión mundial si los países del euro no adoptan de forma "urgente" los correctivos necesarios, advirtió ayer el Fondo Monetario Internacional (FMI) al presentar sus nuevas y sombrías previsiones de crecimiento global.

De hecho, en su actualización de las Perspectivas de la Economía Mundial (WEO, por sus siglas en inglés) presentadas ayer en Washington, el FMI rebaja sus previsiones de crecimiento en todo el mundo, especialmente en la eurozona.

La coyuntura mundial crecerá en 2012 solamente un 3,3 por ciento, según los pronósticos del FMI. En septiembre, se consideraba que esta cifra llegaría a un 4 por ciento. De todas maneras, para el año próximo el Fondo estima un crecimiento global del 3,9 por ciento.

Panorama sombrío. Sin embargo, los pronósticos para la eurozona son sombríos: su economía se contraerá un 0,5 por ciento en 2012, en lo que el FMI denominó ayer una "recesión suave" de esta región. Para 2013 se espera en los países del euro una mínima subida del 0,8 por ciento. España e Italia, empero, estarán excluidas de esta leve recuperación y continuarán en 2013 sumidas en la recesión.

En el último trimestre de 2011, la eurocrisis ingresó "en una peligrosa nueva fase", subrayó ayer el Fondo. "La mala noticia es que la recuperación mundial está en peligro de estancarse", dijo el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, en rueda de prensa en Washington.

El "epicentro" de este "peligro" reside en Europa, pero, subrayó Blanchard, "el resto del mundo se está viendo cada vez más afectado", como demuestran los datos globales de crecimiento. "Hay un peligro aún mayor y es que la crisis europea se intensifica. En este caso, el mundo podría verse sumergido en otra recesión", alertó.

El economista agregó que, dentro de todo, hay una "buena" noticia: si Europa adopta las medidas que tiene que tomar, todavía hay tiempo para evitar una nueva recesión. Pero estas medidas "tienen que ser tomadas y urgentemente", enfatizó, porque, de lo contrario, "podemos esperar lo peor".

Una lista de consejos. En este sentido, el FMI ofrece una serie de consejos a la eurozona: en primera línea, reconstruir la confianza perdida. Para hacer frente a la crisis, las naciones deben favorecer el crecimiento, pero al mismo tiempo poner en orden sus finanzas estatales. También se requiere mayor liquidez, señala el informe.

"Una flexibilización adicional y actual por parte del BCE (Banco Central Europeo) será importante", recomienda el FMI.

Asimismo considera importante que realmente alcancen los medios puestos a disposición a través del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (FEEF), vigente hasta mediados de año, y su sucesor permanente, el Mecanismo Europeo de Estabilización (MEDE).

La directora del Fondo, Christine Lagarde, había abogado el lunes por que los recursos no utilizados en el FEEF pasen a engrosar al MEDE. "Eso ayudaría sustancialmente", analizó el FMI. El organismo insta asimismo a nuevas inyecciones de capital para los bancos de la eurozona, también desde los fondos públicos.

Pero, ante todo, Europa debe convencer a los mercados de que tiene un plan redondo para salir de la crisis, según comentó el director del Departamento de Asuntos Financieros y Monetarios del FMI, el español José Viñals.

Aunque Viñals admitió que los últimos meses la eurozona ha dado "pasos muy importantes" hacia ese plan integral, puntualizó que se necesita mucho más que eso: "Para restaurar la confianza, los mercados necesitan una imagen muy clara de cuáles son las acciones y tener la seguridad de que éstas van a ser adoptadas muy pronto", sostuvo.

Críticas a EEUU. En el informe del FMI, entre los países industrializados, se destaca la economía estadounidense, invariable con 1,8 por ciento de crecimiento en este año y 2,2 por ciento en el próximo.

Sin embargo, el Fondo también dirige sus críticas hacia Washington: "genera especial preocupación que la parálisis política pueda llevar a un final precipitado de las medidas en respaldo de la coyuntura", dice el reporte. El FMI tampoco desea ver a corto plazo recortes demasiado masivos del presupuesto, señaló.

Según el reporte, también se verán afectadas las economías emergentes y en desarrollo. Los pronósticos apuntan a un 5,4 por ciento de crecimiento en este año y 5,9 el próximo, alrededor de respectivamente medio punto menos de lo inicialmente estimado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario