Edición Impresa

El fiscal Marijuán pidió el sobreseimiento de Báez

Es en la causa por presunta extorsión del empresario kirchnerista al financista Elaskar, que lo denunció por TV pero se retractó en la Justicia.

Martes 29 de Abril de 2014

El fiscal federal Guillermo Marijuan pidió ayer el sobreseimiento del empresario Lázaro Báez en una causa por supuesta extorsión al financista Federico Elaskar para que venda su financiera SGI, sobre la que se investiga si era parte de un circuito de lavado de dinero.

Marijuan elevó su pedido al juez federal Sebastián Casanello y, además del empresario, también incluyó al contador Daniel Pérez Gadin en su pedido de sobreseimiento.

El fiscal sostuvo que a lo largo de la investigación no se encontraron pruebas para sostener la acusación que pesa sobre Báez en la causa.

El dictamen fiscal pone a Báez al borde del sobreseimiento en la causa, que tuvo amplia repercusión pública.

La denuncia se había originado cuando Elaskar había manifestado ante el programa de Jorge Lanata "Periodismo para todos" que Pérez Gadin lo había extorsionado para que le venda su financiera al empresario vinculado a la familia Kirchner.

Sin embargo, ante la Justicia, el financista se retractó y negó haber vendido la empresa bajo extorsión, por lo que el integrante del Ministerio Público Fiscal tuvo en cuenta esa decisión a la hora de solicitar el sobreseimiento de Báez.

Esta causa se encontraba en manos del fiscal José María Campagnoli, hasta que fue suspendido en su cargo y enviado a juicio político por presunto mal desempeño de sus funciones. La Cámara del Crimen le sacó el expediente a Campagnoli por entrometerse en un caso sobre el que no tenía competencia, forzando una supuesta vinculación con una investigación sobre connivencia entre dirigentes de River Plate y barras bravas para la reventa de entradas a la cancha.

El expediente corre a la par de una investigación por presunto lavado de dinero en la que están involucrados Báez, Pérez Gadín, Elaskar y Leonardo Fariña, entre otros.

Marijuán consideró que no hubo extorsión en la venta de SGI a Báez sino que se trató de una operación comercial, y que durante la investigación, de más de 50 cuerpos, no se encontraron pruebas de la existencia de un delito.

Elaskar, además, se retractó en un juzgado correccional ante una querella que le inició el empresario kirchnerista. El fiscal Marijuán también tuvo en cuenta que Elaskar no puede ser acusado y víctima en la misma causa.

Además de Báez y Pérez Gadín, Marijuán pidió el sobreseimiento del abogado Jorge Chueco y de las posteriores autoridades de SGI, Jorge Cerrota, Eduardo Castro, César Fernández y Alejandro Ons Costa.

El juez Casanello está obligado a sobreseer ante la falta de acusación del fiscal a menos que considere que el dictamen es nulo ante un control de legalidad de la causa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario