Edición Impresa

El Festival de Biarritz va por otra mirada

El Festival de Biarritz de América Latina, que a través de ficciones y documentales recorre distintas miradas de la región, arrancó anteanoche con la proyección del filme "Los insólitos peces gato", ópera prima de la realizadora mexicana Claudia Sainte-Luce.

Miércoles 02 de Octubre de 2013

El Festival de Biarritz de América Latina, que a través de ficciones y documentales recorre distintas miradas de la región, arrancó anteanoche con la proyección del filme "Los insólitos peces gato", ópera prima de la realizadora mexicana Claudia Sainte-Luce. En tanto, la película argentina de Santiago Loza, "La paz", ya exhibida en los festivales de Berlín y de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici), se exhibió ayer, y forma parte de la competencia internacional de la muestra que se desarrolla en esta tranquila villa sobre el mar del sur de Francia hasta el próximo sábado, cuando entregue sus premios.

La ópera prima de Sainte-Luce peca por el intenso dramatismo de las situaciones que pone en juego para hablar de un reemplazo afectivo: el de una madre que se va y el de una joven, sin familia, que llega y parece encontrar un lugar vital en ese sitio donde pronto se producirá una ausencia.

La sexta película de Santiago Loza ("Los labios", "Cuatro mujeres descalzas") es un inconmovible ejemplo de cine independiente, de producciones pequeñas, artesanales y de una mirada de autor que juega por fuera de los géneros.

Dramaturgo también con dilata carrera y una producción escrita vertiginosa, Loza trajo a Biarritz la historia de un personaje que padece una suerte de afectividad salvaje o en estado puro, que no logra encauzarse y que, mientras tanto, parece detenerlo en la vida.

Con proyecciones a público lleno en la sala de la Garde du Midi, una antigua estación de trenes que dejó de funcionar (Estación del Mediodía), completamente reformada y que alberga 1400 asistentes, el Festival de Biarritz es un gran convocante de público de la provincia de los Pirineos Atlánticos, que comparte con Bayona, y de la región de Aquitania, del suroeste francés, cuya capital es Burdeos.

Ciudad balnearia de 26.000 residentes en invierno y 50.000 en verano, Biarritz, fue en su origen (mediados del siglo XII) un pueblo ballenero que adquirió notoriedad a mediados del siglo XIX, cuando la emperatriz Eugenia (esposa de Napoleón III) construyó aquí un palacio veraniego junto al mar, conocido como "la reina de las playas y la playa de los reyes".

Situada a 20 kilómetros de la frontera con España y parte del país vasco (aunque la región no es autónoma), muchos de sus habitantes hablan el castellano y en el festival coexisten, junto al cine, una serie de expresiones artísticas, con muestras de pintura, exposiciones de artesanías, encuentros musicales, conferencias literarias y talleres.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS