Edición Impresa

El director Néstor Montalbano presenta su nuevo filme "Por un puñado de pelos"

"Me llama la atención que el cine nuevo sea tan desapasionado". El realizador, identificado con el humor bizarro, dijo que la película encabezada por Nicolás Vázquez y el Pibe Valderrama es "controversial".  

Miércoles 05 de Febrero de 2014

Un millonario parece que tiene todo en la vida. Pero la felicidad le juega una mala pasada por una deuda pendiente: su calvicie. Su ilusión se renueva cuando descubre que en un pueblo hay una cascada cuyas aguas hacen crecer el cabello. Su ambición hará que vea un negocio de recuperación capilar a nivel mundial, lo que le sacará más de una cana verde. Entre el realismo mágico y la cruda realidad, el director Néstor Montalbano le contó a La Capital cuales fueron los disparadores que dieron vida a "Por un puñado de pelos", que se estrena mañana en Rosario, con los protagónicos de Nicolás Vázquez y nada menos que Carlos "El Pibe" Valderrama, ex figura de la selección colombiana de fútbol. "Me llama la atención que el cine nuevo sea tan desapasionado, el 60 por ciento del cine que veo me aburre muchísimo. Esta película es controversial, hay quienes les gusta y otros que no, y yo les doy la razón a los dos", dijo el realizador de "Pájaros volando" y "Soy tu aventura".

Montalbano, que acompañará el estreno del filme mañana en el cine El Cairo, trabajó junto a los que trasgredieron el humor en la Argentina. En televisión pasó por "Cha, Cha, Cha", con Alfredo Casero y "De la Cabeza", con Mex Urtizberea y Flavio Posca, y fue uno de los mentores de "Todo por dos pesos", con Diego Capusotto y Flavio Alberti, un programa que se convirtió en ícono del gag kitsch desde fines de los 90.

Su impronta está asociada a un humor que se corre del eje convencional, de esa media aceptada por la mayoría. Por eso no sorprende que "Por un puñado de pelos", su flamante realización, asome como una propuesta tan disparatada como riesgosa, algo que exhibe, orgulloso, en su ADN.

"La película es controversial, gusta o no gusta, hay gente que antes no me había descubierto y le gusta el estilo de esta película y tipos que me seguían por mi trabajo con Capusotto y salieron a matarme, aunque no todos. Yo les doy la razón a los dos, sinceramente, porque esto se recorta de todo lo que se ve en nuestro cine, ni yo la puedo clasificar", dijo el director, quien contó además en su elenco con la participación de Rubén Rada, Norma Argentina e Ivo Cutzarida, entre otros.

Montalbano agregó que si "Por un puñado de pelos" se ve como un entretenimiento "es muy fácil de llevar" pero, a cambio, "si el espectador no entra en el código de inicio es posible que te quedes afuera".

"Algunos la ven como una crítica al capitalismo (risas), y ese valor la película también lo da, pero no es una película que te haga reír todo el tiempo. El humor lo encontrás si le das una mirada argenta como la veo yo, con esa ironía y con los personajes que construyo, pero es una película muy singular que es para quererla o simplemente decir lo que uno siente", indicó el director.

"Por un puñado de pelos" cuenta la historia de Tuti Turman (Nicolás Vázquez), quien tiene una obsesión con su escasa cabellera. El portero del edificio en donde vive debe viajar al cumpleaños de su abuela, que festeja los 100 años en un remoto pueblo natal. Rodada en San Luis, la trama llevará a un lugar donde, según una extraña leyenda, hay una cascada que hace crecer el cabello.

Tuti se ofrece a llevar a ese destino al portero y comprueba, en efecto, que el agua tiene propiedades mágicas. Pero su sed de ambición troca su idea inicial al vislumbrar un negocio que podría ser millonario. Se trataría de "WaterAir", un centro de recuperación capilar con sedes en todo el mundo.

Pero nada será sencillo para este objetivo. Es que tendrá que lidiar con el alcalde Nemesio, que no es otro que el sorprendente Pibe Valderrama con su enrulada cabellera, y la resistencia armada de Machaco, interpretado por el siempre extravagante Negro Rubén Rada.

Como si no bastara este obstáculo, también el protagonista deberá sortear las creencias de los lugareños y la propia mística del lugar encarnada en la figura del Santo Chapi, Patrono de la Buena Vida y del Cabello. Y toda esta historia se va desandando en medio de una paleta bizarra que se matiza con un famoso cantante transmutado, una anciana que habla lenguas profanas y hasta un cerdo peludo.

Con honestidad brutal, Montalbano expuso su mirada acerca de lo que se llama tomar riesgos al hacer cine: "Yo observo el cine nuevo y creo que hay muchos valores que rescato, pero me llama mucho la atención la falta de pasión. Hoy hay una mirada muy distinta generacionalmente, comparada con los que vimos al cine en la pantalla grande. Hoy las películas las ves en una computadora, todo está muy acelerado y falta pasión".

Y agregó: "A mí me dan 3 o 4 millones de pesos para hacer una película y ya no duermo más. Me puedo equivocar, los errores se ven con el tiempo, pero a la hora de pensar en los riesgos, tengo en claro que egresé de una escuela de cine, vi todo el cine posible, tengo mucha experiencia, pero lo mas rico que me otorga la vida a esta edad es que tengo la madurez de volver a lo genuino. Yo soy auténtico y rescato a directores reconocidos, pero el 60 por ciento de lo que veo me aburre muchísimo, aunque puede que no comulgue con las generales de la ley".

"Esta película tiene elementos del realismo mágico, inclusive la resolución del conflicto no es terrenal. Pero yo soy un grasa total, en mi laburo Monty Python (compañía británica emblemática del humor corrosivo) no aparece para nada, pero soy un grasa que sabe lo que estoy haciendo, y eso a veces desorienta. De todos modos, me hicieron muy feliz las malas críticas, porque lo entiendo de verdad al tipo que la escribió, porque quizá a él no le fui muy claro", indicó sin eufemismos.

Y remató: "A esta película la filmé con mi esencia de tipo de pueblo, cuando nada me había contaminado. Y todo el tiempo me sentí muy libre con lo que quería transmitir".

Una de historia y de fútbol

Montalbano también se anima a sacarle la lengua a la historia argentina. El director está en plena producción de lo que llamó el proyecto “más ambicioso” de su carrera, al que persiguió durante años. “Es una historia de ficción situada en las invasiones inglesas, en donde (el general británico William) Beresford, al ver que hay resistencia de los criollos, pide refuerzos a Inglaterra y mientras tanto tiene que entretener al pueblo. Pero el entretetenimiento que tira Beresford sobre la mesa es el reglamento del fútbol y así la película cuenta cómo nace el fútbol en la Argentina, con los valores de hoy”. La estrella que participaría en este filme sería otro ex futbolista, el mismísimo Michel Platini.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS