Edición Impresa

El dilema de los superhéroes

Robert Downey Jr. quiso estar "en buena forma física y muy flexible" para encarar la tercera entrega de las aventuras de Tony Stark, el emblemático superhéroe de "Iron Man 3", aseguró el actor...

Jueves 25 de Abril de 2013

Robert Downey Jr. quiso estar "en buena forma física y muy flexible" para encarar la tercera entrega de las aventuras de Tony Stark, el emblemático superhéroe de "Iron Man 3", aseguró el actor estadounidense.

Precedida del arrollador éxito de las otras dos entregas, que recaudaron más de mil millones de dólares, la continuación de la popular saga de acción fue dirigida por Shane Black, que relevó a Jon Favreau al frente del proyecto.

"Iron Man 3", protagonizada por Downey Jr. y Gwyneth Paltrow, da continuidad a "Los vengadores", donde Iron Man apareció junto a todos los héreos de Marvel, y que récord de taquilla en Estados Unidos con 207,4 millones de dólares en un fin de semana.

En el nuevo filme, el multimillonario y playboy, a quien vuelve a encarnar Robert Downey Jr., se las verá con un enemigo cuya perversión no conoce límites y que pondrá a prueba su inagotable ingenio. Arrinconado en una seria situación, Stark tendrá que sobrevivir por sus propios medios, confiando en su ingenio y su instinto para proteger a las personas más cercanas a él. Mientras se defiende, Stark descubre la respuesta a la pregunta que lo atormentaba en secreto: ¿Es el hombre quien hace al traje, o el traje el que hace al hombre?

El villano de la película, El Mandarín, un descendiente de Gengis Khan que tiene el control sobre diez anillos que le otorgan increíbles poderes, al que presta imagen el británico Ben Kingsley, "en un papel que sorprenderá y encantará al público", señaló Downey Jr.

Distribuido por Walt Disney Studios, el filme parte de un guión adaptado de Drew Pearce y Shane Black sobre el popular cómic de Marvel, en el que "Tony Stark está un poco asustado después de «Los Vengadores» y trata de hacer lo que mejor se le da: esconderse detrás de su traje, preparado para las eventualidades".

En esta tercera entrega, el osado y brillante empresario "pasa más tiempo fuera de su traje", lo que motivó al protagonista a "ponerse en buena forma física para poder estar muy flexible".

"«Iron Man 3» tiene nuevos personajes, situaciones y sorpresas, lidia con tipos muy escurridizos y me propuse que la audiencia sintiera esa sensación de imprevisibilidad", comentó el actor.

Una de las incorporaciones al reparto la encarna Guy Pearce ("Vivir al límite"), en el papel del perverso Aldrich Killian, a quien Downey Jr. describió como "un artista fantástico, que se lo pasó fenomenal".

También derrochó elogios para Rebecca Hall, a quien se refirió como una de sus "personas favoritas en la Tierra y, en cierta forma, la razón por la que la película comienza", o para Ben Kingsley, de quien opinó que es "un tesoro nacional en el Reino Unido".

Gwyneth Paltrow también vuelve al ruedo como Pepper Potts, un personaje que, según explicó la actriz que dio el gran salto de popularidad con Shakespeare enamorado, "evoluciona muchísimo, pasando de ser la ayudante de Tony, la que resuelve sus errores hasta acabar teniendo una relación de iguales; viven juntos y ella exige que él esté ahí".

La actriz aceptó su participación en la franquicia sin siquiera haber leído el guión. Le bastó el entusiasmo del entonces director Jon Favreau quien la persuadió de que el papel de Pepper "sería muy divertido". Favreau dejó su puesto detrás de cámaras pero continuó vinculado al filme a través del personaje de Happy Hogan, el amigo, chofer y guardaespaldas de Stark.

"Al principio tuve algún momento de preocupación por tratarse de una superproducción, pero cuando trabajás con gente como Robert Downey Jr y Jon Favreau es un nivel diferente", dijo la actriz.

En esta tercera película, Potts se viste por primera vez con el traje de Iron Man y tiene ocasión de probar alguno de sus superpoderes. "Si pudiera elegir un súperpoder sería, sin duda, la clonación, para poder hacer varias cosas a la vez", bromeó la actriz.

La intérprete, que compagina la promoción de "Iron Man 3" con la de su segundo libro de cocina, "It's All Good", reconoció que la maternidad -tiene dos hijos con el solista del grupo británico Coldplay, Chris Martin- transformó su vida.

"He cambiado completamente mi estilo de vida, el país en el que vivo; he tomado decisiones importantes para estar en casa y criar a mis hijos", admitió.

Al desarrollar la historia para "Iron Man 3" el productor Kevin Feige quiso asegurarse de que no fuera simplemente una continuación de la trama natural de Tony Stark sino también que estuviera alineada con los acontecimientos previos ocurridos en el universo cinematográfico de Marvel. "Lo emocionante acerca de «Iron Man 3» es que no sólo es la culminación de las dos primeras entregas de la saga sino también una continuación de la acción de «Los vengadores», de Marvel", dice Feige. "Es una de las primeras situaciones en las que una película es una secuela de dos filmes diferentes, y de una manera tal que la libera para ser más particular que todo lo que se ha hecho antes", aseguró.

El productor ejecutivo Stephen Broussard explica la decisión de los realizadores de mezclar dos tramas diferentes para el film. "Hay dos historias clásicas que han aparecido en los cómics de Iron Man; una de ellas es vieja y la otra es más moderna", comentó. "La antigua contiene a un personaje llamado el Mandarín, que es uno de los villanos más famosos de la franquicia. También queríamos combinarla con otra trama del cómic llamada «Extremis», que salió un poco antes del primer film «Iron Man», en 2008. Esta aborda la manipulación biológica de los seres humanos así que Tony debe enfrentar a humanos súper poderosos. Así que pensamos que sería interesante combinar estas dos historias".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS