Edición Impresa

El día que Leo Messi se transformó en un hincha más de la selección argentina

La Pulga celebró la victoria sumándose al festejo de la tribuna. Una imagen inédita del rosarino tras un partido. Era lógico tremendo estallido de algarabía tras 24 años sin semis.

Domingo 06 de Julio de 2014

Ni bien terminó el partido ante Bélgica los jugadores de la selección argentina desataron un festejo loco en el campo de juego. Se abrazaron, cantaron, revolearon las camisetas y se emocionaron de cara a los hinchas albicelestes que coparon el estadio de Brasilia. La grata sorpresa fue que el símbolo futbolístico del equipo, Lionel Messi, lideró el carnaval, algo inédito en la carrera del diez del la formación de Sabella.

Era lógico tremendo estallido de algarabía de los futbolistas tras 24 años sin que el equipo nacional se meta entre los cuatro mejores del mundo.

Lo distintivo fue la demostración de alegría que tuvo Messi, algo no habitual en él, que por carácter y personalidad no se caracteriza por las grandes manifestaciones de euforia dentro de la cancha.

Lo cierto es que ayer Messi se desató, perdió la compostura y dejó salir el hincha que tiene adentro, ese que al menos en un campo de juego jamás se había visto luciendo la camiseta albiceleste con la selección mayor. Está claro que el crack rosarino tuvo un desborde de emoción.

Porque en el Mundial 2006 vio sentado en el banco de suplentes la eliminación por penales en la instancia de cuartos de final de Argentina a manos de Alemania. Luego en Sudáfrica 2010 sintió en carne propia el poderío alemán en la goleada sufrida en la misma instancia de la competencia. Por eso ayer la Pulga tuvo su desahogo. El pasaje a la semifinal lo desencajó, lo liberó y esa imagen del Diez repleto de felicidad recorrió el mundo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS