Edición Impresa

El día en que el tango ingresó al penal y cautivó a los reclusos más jóvenes

La Orquesta Escuela de la Municipalidad ofreció un concierto en la Unidad de Detención Nº 3, de Riccheri y Zeballos. La experiencia fue muy enriquecedora.

Lunes 10 de Noviembre de 2014

La Orquesta Escuela de Tango, dirigida por Javier Martínez Lo Re, entidad perteneciente a la Secretaría de Cultura y Educación municipal, ofreció un concierto en la Unidad de Detención Nº 3, de Riccheri y Zeballos. La experiencia fue por demás de enriquecedora tanto para los músicos como para los reclusos, que disfrutaron de poder entrar en contacto con los instrumentos y el apasionante mundo de la música.

La actividad fue organizada en el marco de un programa de talleres de arte que se imparte a los reclusos y que contemplan la participación eventual de espectáculos musicales.

Al término del concierto, los integrantes de la orquesta compartieron una merienda con la población del penal que asistió, cuya edad rondaba entre los 18 y 25 años.

Fue una experiencia muy interesante, donde los músicos les ofrecieron a los reclusos acercarse a sus instrumentos y les brindaron información sobre cada uno de ellos.

Según destacó el director de la orquesta, "esta fue la segunda ocasión en que la escuela participa de esta propuesta, que es una experiencia muy intensa y conmovedora, dada la corta edad de los internos".

La Orquesta Escuela de Tango fue creada por la Secretaría de Cultura y Educación municipal a fines de 2005, con el objetivo de formar a jóvenes músicos en la práctica instrumental del género, que intenta recuperar la experiencia orquestal.

El programa de estudios dura dos años. En diciembre de 2007 egresó la primera promoción de músicos y a principios de 2008 se realizó una nueva audición para seleccionar a los próximos integrantes de las dos agrupaciones con las que cuenta la Orquesta Escuela.

Los aspirantes a integrar la misma deben ser jóvenes de hasta 35 años, estudiantes avanzados de guitarra, piano, bandoneón, viola, violín, violonchelo y contrabajo.

Todos los participantes se deben presentar con una obra estudiada (popular o clásica), la cuál es evaluada por su capacidad técnica y expresiva. Además, ejecutar un fragmento de un solo, a primera vista a consideración del jurado, con músicos acompañantes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario