Edición Impresa

El cura pedófilo quedó en situación más complicada ante la Justicia

Por más de dos horas declaró en Tribunales un joven que era abusado de chico en el seminario. Hoy se presentará el pedido de instrucción ante el juez  Alejandro Grippo.

Jueves 20 de Septiembre de 2012

Paraná.— El primero de los ex seminaristas presuntamente abusados por el cura Juan José Ilarraz en Paraná se presentó espontáneamente a la Justicia para ratificar las denuncias contra el religioso, cuyo paradero se desconoce, tras que se ausentara de la localidad tucumana de Monteros, donde ejercía funciones pastorales. El procurador general de Entre Ríos, Jorge Amílcar García, que inició la investigación de oficio contra el cura, dijo que "declaró el primer testigo", quien hoy es un joven de 33 años.

García dijo que se trata de "un ex seminarista, no de un sacerdote", que se presentó para dar su testimonio sobre lo ocurrido en aquellos años —entre 1984 y 1992— en el Seminario Menor de Paraná, donde Ilarraz se desempeñaba como prefecto. Este primer testimonio "habilita a la Procuración para hacer una presentación con pedido de instrucción formal", dijo García.

Presentación.Hoy se estará realizando la presentación ante el juez de Instrucción número 3, Alejandro Grippo. Según el funcionario judicial, con esos elementos el magistrado podrá librar los oficios para que la curia entrerriana remita las actuaciones realizadas en el juicio diocesano que se sustanció contra Ilarraz a comienzos de 1990, y que no tiene valor ante la Justicia penal.

Fuentes tribunalicias afirmaron que la investigación diocesana fue hecha por los curas Silvio Fariña, abogado e integrante del Tribunal Diocesano con sede en Santa Fe, y Alfonso Frank, actual vicario general de la diócesis de Concordia.

Esta primera presentación de una de las presuntas víctimas es considerada clave por García porque, de no haberse efectuado, los fiscales tendrían que haber iniciado una causa por corrupción de menores, que podría tener una pena más leve que cuando hay testimonios directos y denuncias contra un responsable determinado.

El procurador aseguró que "existen varias víctimas más (del cura) que están dispuestas a declarar y que probablemente lo hagan entre esta semana y la próxima".

Voceros judiciales explicaron que la reforma del Código Penal a partir de la sanción de la denominada ley Piazza, impulsada por el diseñador Roberto Piazza, amplió los plazos de prescripción de los delitos vinculados con la integridad sexual de los menores de edad, que recién comienza a regir cuando la víctima cumple 18 años.

Ilarraz está acusado de haber abusado de por lo menos 50 niños de entre 12 y 14 años en el Seminario Menor de Paraná entre 1984 y 1992.

De oficio.García, que decidió actuar de oficio en el caso luego de que la iglesia mantuviera en secreto durante décadas lo ocurrido, insistió en que "lo mejor que puede hacer (el cura) es ponerse a disposición de la Justicia".

La noticia se conoció el 13 de septiembre pasado, tras una investigación realizada por el semanario Análisis de Actualidad.

Según el texto del semanario Análisis, el cura abusaba de los chicos "entre las cuatro paredes de su habitación privada del Seminario o en el baño. No se tenía que enterar nadie. Si alguien traicionaba ese pacto perverso de confidencialidad la iba a pasar mal". Si contaban lo que pasaba, denunció la revista, "iban a empezar las represalias y se acababan los privilegios: los caramelos, los chocolatines, la buena comida, la TV o las películas en video".

Tras la publicación del artículo, el mismo 13 de septiembre, el arzobispado de Paraná difundió un escrito en el que expresó: "Las últimas noticias periodísticas reavivan nuestra profunda vergüenza e inmenso dolor por faltas gravísimas cometidas por uno de quienes deben servir a la vida moral del pueblo, con su ejemplo y enseñanza".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario