Edición Impresa

El cuidado de los chicos

Que en Rosario las tareas domésticas y el cuidado tanto de niños como de adultos de la familia están fundamentalmente en manos de las mujeres es algo que evidenciaron ya en 2012 los primeros resultados de la Encuesta del Uso del Tiempo del Instituto de Investigación Económica de la UNR.

Domingo 05 de Abril de 2015

Que en Rosario las tareas domésticas y el cuidado tanto de niños como de adultos de la familia están fundamentalmente en manos de las mujeres es algo que evidenciaron ya en 2012 los primeros resultados de la Encuesta del Uso del Tiempo del Instituto de Investigación Económica de la UNR. Ahora los investigadores profundizaron en una arista específica: el cuidado de los menores de 18 años, una tarea que claramente realizan las mujeres con una tasa de participación que supera el 36 por ciento —contra el 25 por ciento en los varones—, y a la que ellas dedican más de tres horas al día y ellos apenas 1,35 hora.

Guillermo Peinado, integrante del equipo de investigación, apuntó a la inexistencia de una política pública que achique esa brecha de inequidad. "Hay ausencias del Estado que retroalimentan las desigualdades de género", dijo, y dio un ejemplo: "En Rosario es casi inexistente la oferta pública de servicios para el cuidado de menores de 5 años, que sí existe en Capital; sobre todo en el caso de mujeres de menores recursos que no pueden acceder a un servicio privado".

Además de cuestionar que se los llame Jardines Maternales — "la misma palabra refuerza que debe ser la madre y no el padre el que debe hacerse cargo del cuidado del niño", explicó—, Peinado criticó que "la deficiente oferta pública tampoco tiene un criterio que priorice a los sectores de menores ingresos". Así, cuestionó que haya "la misma cantidad de jardines públicos por distrito", y consideró que "en el centro hay una mayor oferta del sector privado, mientras que en el oeste se requiere más de ese servicio como política de Estado".

"Todo esto se traduce en la imposibilidad de muchas mujeres de menores recursos de ingresar al mercado laboral, todo lo contrario, la estructura tiende a perpetuar la diferencia porque son muchas las mujeres que consiguen un trabajo de seis horas, pero no pueden sostenerlo porque no tienen quién les cuide sus hijos".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario