Edición Impresa

El Cruce se puso en frenético movimiento

El festival de artes escénicas arrancó con "La idea fija", una puesta de teatro danza que cumpliÓ su 5ª temporada en el circuito porteño

Domingo 03 de Noviembre de 2013

Rastros de humanidad se acumulan en capas de carne, piel, músculos. Un haz de luz se abre y ese color del cuerpo humano va cobrando forma y movimiento. El acto fundacional de la vida aparece en el centro de la escena, bañado por un tenue cenital y envuelto en el sonido de los violines de "Romance", el vals compuesto por Georgy Sviridov.

Ese montículo amorfo que deviene en cuerpo humano construye desde un frenético movimiento disociado de su pelvis, el comienzo de la obra "La idea fija", un espectáculo de teatro-danza que atraviesa su quinta temporada en el circuito porteño y que llegó al Parque España para inaugurar el 13º Festival de artes escénicas contemporáneas El Cruce. El organismo comienza a moverse por completo. Ya no es la pelvis, sino toda la distribución humana que se despliega rodeada de humo, con una música altísima, recibiendo a otros cuatro cuerpos para interactuar.

Animales, máquinas, personajes de video-juegos entregados al placer coital. Una metáfora de las relaciones humanas, de los flujos y reflujos amorosos, del autoerotismo y el fluir de los géneros. Como salidos de una matrix, los cinco construyen un relato abierto, que como una pieza visual de arte contemporáneo nos desacomoda y nos corre de un sentido unívoco.

La sexualidad estallada en pleno siglo XXI se condensa en este espectáculo con cuerpos entrenadísimos en la danza, que derrochan desnudez y democratizan a todas las partes de la materia humana como focos de placer: la genitalidad es un eje que se va descentrando. La obra, dirigida por Pablo Rotemberg, irá jugando con el humor y elementos de fiesta ochentosa que aportan mayores dosis de teatralidad referencial a esos cuerpos que escriben una partitura de poderosa vitalidad.

Esta inauguración del festival El Cruce que organiza Cobai, el colectivo de coreógrafos y bailarines surgido en Rosario en 2000, hizo explotar las gradas del teatro Príncipe de Asturias. Al día siguiente, la programación continuó con el desmontaje de "La idea fija", es decir, un análisis profundo de la obra coordinado por el director José Luis Valenzuela, con la presencia de parte del elenco y del público.

la programación. Este año, El Cruce cuenta con una gran cantidad de programación, que se extenderá hasta el 10 de noviembre, en diferentes espacios de la ciudad, y que forma parte de los más de 40 festivales que componen la red "Ciudades que danzan", en Europa, América y Africa.

El festival rosarino cuenta con obras de sala, acontecimientos de danza en espacios urbanos, una noche dedicada a la video-danza (el jueves 7 en el cine El Cairo), y un encuentro de gestores culturales con invitados de distintas partes del continente.

También funcionan cursos, seminarios y talleres de danza butoh, contact improvisación y composición en danza.

Esta tarde, a las 19 tendrán lugar dos intervenciones en Urquiza y Maipú, comenzando con "Escalera de todos los días", de la compañía chilena Instantes, y cerrando con "Cuerpo Tomado", del grupo local Elenco Infinito.

A las 20.30 en el CEC, Paseo de las Artes y el río, comenzará el espectáculo "El chancho de Palermo" (Rosario), con dirección de Virginia Brauchli y Soledad Verdún, y luego será el turno de "Kastiló" (co-producción Buenos Aires - Estados Unidos), con dirección de Kathryn Trigg.

La participación de espectáculos internacionales continuará el viernes 8 a las 21 con "Maneries" (co-producción entre Argentina y Colombia) en la Biblioteca Vigil, y a las 22 con "Idea de hombre viejo" (co-producción entre Costa Rica y Bélgica), en la Sala Saulo Benavente, Alem y Gaboto.

El cierre del festival El Cruce se realizará el domingo próximo a las 20 con "La incorruptible belleza de la distancia", obra procedente de Barcelona, que se presentará en el auditorio del Centro Cultural del Parque España.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS