Edición Impresa

El consumo cambia su perfil y predomina la cautela

Los referentes de Came recomiendan a los comerciantes adaptarse a las nuevas conductas de compra de los argentinos.

Domingo 07 de Abril de 2013

El perfil del consumidor argentino se está redefiniendo. Atrás quedaron los días de gastos indiscriminados y compras por doquier. Ahora el consumo se mueve con un nuevo ritmo, anclado en el menor crecimiento de la economía a nivel nacional pero también sobre la base de decir basta a la convalidación de precios exagerados en determinados productos.

El consumo es uno de los pilares del modelo económico en Argentina y por eso el gobierno nacional seguirá impulsando políticas que motoricen las compra de bienes y servicios pero algunos indicadores comienzan a mostrar que algo está cambiando. Las ventas minoristas registraron una baja del 1,6 por ciento durante el primer trimestre del año con respecto a igual período del 2012, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came).

Desde la entidad entienden que "la situación es preocupante" ya que la comparación se hace contra marzo de 2012, un mes en el que las ventas habían bajado un 2 por ciento en la comparación interanual, aunque sostienen que las perspectivas para este año son de un crecimiento estable. Es por eso que recomiendan hacer foco y adaptarse a las nuevas conductas de los argentinos que tienen que ver con un consumo "más cauteloso", sólo creciente en fechas especiales.

Vicente Lourenzo, secretario de Came, consideró que este será un año parecido a 2012, que fue inferior en 3 puntos al 2011. "El cliente tuvo una conducta muy cautelosa, responde a determinadas ventas especiales como el Día de la Madre o del Padre. No es que guarda la plata sino que la gasta en determinadas ocasiones y el resto del año es muy cauto. Además, vemos que hay más ingresos destinados al gasto vacacional, se nota que posterga la compra de un par de zapatos nuevos para irse a algún lado de vacaciones los fines de semana largo", puntualizó.

Nuevas estrategias. El referente de los comerciantes a nivel nacional señaló que "hay que prepararse para las fechas especiales" y destacó que "a lo largo del año hay que sobrevivir" porque "no se visualiza un comportamiento diferente al 2012. El redireccionamiento del gasto está afectando a algunos sectores más que a otros. El rubro gastronómico es uno de los más perjudicados de la nueva tendencia de consumo. Lourenzo indicó que las opiniones respecto a los motivos de esta situación están divididos. "Se habla de exceso de oferta, pero otros que dicen que el gasto de ir a comer afuera está siendo con cupones de descuentos, ofertas especiales, donde no se gasta tanto. Claramente está dentro de los perdedores la gastronomía", apuntó.

El secretario de Came subrayó que también la tendencia se registra en indumentaria. "Hoy el cliente no consume cualquier cosa como antes cuando no importaba el precio sino elegía marca y moda. Este año se busca precio, marca y moda se va por demás en precio. Aquellos que trabajan en shopping tienen una baja en sus ingresos, la gente sólo va por el patio de comida. Ese cambio de conducta existe", puntualizó Lourenzo al tiempo que mencionó que esta situación también se refleja en el consumo de helado, antes en invierno era importante y constante, y ahora "por lo que se fue el kilo de helado se elige para un día de fin de semana".

En ese sentido, explicó que "está habiendo un límite en el consumo que antes no había". Específicamente habló "de un redireccionamiento" y de que el consumidor planifica más sus gastos. Eso sí, las líneas premium están en apuros porque son "segmentos postergables".

Aunque todavía resta por ver cómo actuará en el consumo con la llegada de algunos pesos más por los aumentos salariales al cierre de las paritarias 2013 en los diferentes sectores y los comerciantes están lejos de encontrarse en las puertas de una recesión, Lourenzo recomienda "situarse en una combinación precio-producto acorde a los clientes y prepararse para los días especiales"

Las ventas minoristas registraron una baja del 3,4 por ciento en marzo con respecto a igual mes del 2012, según el informe de Came, y con el resultado del tercer mes del año las ventas minoristas medidas en cantidades finalizaron el primer trimestre de 2013 con una caída de 1,6 por ciento frente al mismo período del año pasado.

Desde la entidad entienden que "la situación es preocupante" ya que la comparación se hace contra marzo de 2012, un mes en el que las ventas habían bajado un 2 por ciento en la comparación interanual. "El mercado de consumo sigue mostrando un consumidor cauteloso, muy atento a la evolución de la economía, y eso impide la recuperación de las ventas", indicó en su informe la entidad que reúne a los comercios pequeños y medianos.

Según este sondeo, casi todos los rubros relevados tuvieron caídas interanuales, y bastante marcadas en mueblerías, indumentaria, marroquinería, ferreterías, textiles, e inmobiliarias. En marzo no hubo fechas especiales que impulsen el consumo y eso fue visible ya que son las únicas oportunidades donde se ve un consumidor comprando con entusiasmo, afirmó la entidad que preside Osvaldo Cornide.

El consumo del mes estuvo orientado a productos necesarios, chicos, o aquellos con ofertas de oportunidad y hubo menos promociones que en meses anteriores y acostumbrados a ellos, esa ausencia mantuvo a muchos consumidores en la espera de que salieran nuevas oportunidades. "Si bien el público buscó realizar la mayor parte de sus pagos con tarjetas de crédito y en cuotas cuando fue posible, marzo los encontró con menos límites disponibles y eso también operó en contra del consumo", considera el estudio.

rubro por rubro. En detalle, se revela que de los 22 rubros relevados, 20 registraron bajas anuales y solo dos tuvieron subas. "Esos resultados dejan cierta preocupación en el empresario del comercio, que luego de un diciembre y enero favorable esperaba un 2013 más animado, pero que sin embargo, por el momento, se mantiene en tendencia descendente", afirman desde Came.

Los únicos dos rubros que escaparon a la tendencia general de marzo y finalizaron en alza fueron: farmacias, con un alza anual de 1,6 por ciento, y perfumerías, con un aumento de 2,6 por ciento (siempre medidos en cantidades). Fueron dos rubros donde abundaron promociones en marzo y algunas tarjetas masivas ofrecieron hasta 12 cuotas sin interés.

En cambio, otra vez se retrajo la venta de electrodomésticos y productos electrónicos, donde las cantidades vendidas resultaron 2,5 por ciento inferiores a marzo 2012.

En indumentaria, las cantidades vendidas cayeron 3,9 por ciento interanual revirtiendo así la tendencia favorable que mostró este rubro en los últimos meses, incluso en febrero pasado cuando habían registrado un aumento interanual de 7,7 por ciento.

Para Came incidió que muchas familias aprovechando las oportunidades de febrero hicieron compras anticipadas ese mes. Además, se señala en el informe que un factor de incidencia en la venta fueron las altas temperaturas, que postergó el recambio de ropa de temporada. En alimentos y bebidas, las cantidades vendidas bajaron 1,8 por ciento frente a marzo de 2012, vinculada a la menor cantidad de promociones. •

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS